Roma nunca deja de sorprender: cada rincón de la capital guarda tesoros de inestimable belleza, algunos de ellos desconocidos para los turistas y para los mismo romano. Entre ellos, también está el barrio de Coppedè.

Más que un verdadero barrio, Coppedè es un pequeño rincón donde hay un complejo de 26 edificios y 17 villas, que sorprende por su extraña arquitectura, una increíble mezcla de Art Liberty (o Art Nouveau italiano) y Art Deco, con influencias griegas, góticas, barrocas e incluso medievales. Situado en el distrito de Trieste, en la manzana entre via Tagliamento, via Arno, via Ombrone, via Serchio y via Clitunno.

El área lleva el nombre del arquitecto que la diseñó, Gino Coppedè entre 1915 y 1927. En las primeras décadas del siglo XX, Coppedè construyó varios edificios en nombre de la Sociedad de Construcción Moderna.

El arquitecto murió en 1927 (las obras fueron terminadas por su yerno Paolo Emilio Andrè), diez años después de la construcción de esta zona urbana que radicalizó la moda de la época y la llenó de numerosas referencias a diferentes estilos y creaciones imaginativas como si fuera una respuesta a los edificios de Gaudí en Barcelona.

La naturaleza es su principal inspiración, lo que la convierte en un espacio de encanto, magia y fantasía.

La entrada principal al barrio de Coppedè se realiza desde la Via Tagliamento y está representada por un gran arco ricamente decorado que conecta los dos palacios de los embajadores y sirve de puerta de entrada. Flanqueada por una estatua de la Virgen y el Niño, en el centro del arco se puede ver un enorme candelabro de hierro forjado, mientras que en el centro de la Piazza Mincio está la hermosa Fuente de la Rana. Es una obra imponente, adornada con 12 ranas (también es famosa porque los Beatles se zambulleron en su bañera, completamente vestidos, después de un concierto en la cercana discoteca Piper).

Las fachadas se caracterizan por los elementos que las componen. El Palacio del Ragno tiene un candelabro en la entrada, recuerda el estilo de los asirio-babilonios y tiene una gran tela de araña en la fachada.

El Villino delle Fate se destaca por su total falta de simetría y por los arcos y frisos medievales que combinan diferentes materiales (mármol, ladrillo, travertino, terracota, vidrio).

El aire de fantasía que rodea este lugar ha atraído a muchos cineastas. El director de películas de terror, Dario Argento, quedó enormemente impresionado por el barrio de Coppedè, y lo utilizó como escenario para dos de sus obras más famosas "Inferno" y "L'uccello dalle piume di cristallo". Otros contienen elementos decorativos cómo un lobo o un gallo.

Los materiales que caracterizan los edificios del barrio son arcilla, travertino, mármol, vidrio, hierro, madera y ladrillo.

Algunos de los edificios del distrito toman como referencia la ciudad de Florencia y sus edificios; en otros edificios, en cambio, Coppedè toma como ejemplo Roma o Venecia, a través de símbolos y caracteres que evocan la ciudad.

Villini delle fate se refiere a la capital toscana. En una de sus fuentes se lee “Firenze Sei Bella” y en su fachada se encuentran dos esculturas dedicadas a dos genios de la literatura florentina, Dante y Petrarca.

La fachada de la Via Brenta se refiere a Venecia. El león en la Basílica de San Marcos y el diseño de un reloj de sol, como el de la Torre del Reloj.

La villa también rinde homenaje a la ciudad de Roma, con el lobo representado por Rómulo y Remo.

El área también aparece en otras películas, como "Il profumo della signora in nero" de Francesco Barilli, "Ultimo tango a Zagarlo" de Nando Cicero y "Audace colpo dei soliti ignoti" de Nanni Loy, protagonizada por Vittorio Gassman.

Tags