En casa o en el trabajo, hoy en día, se ha convertido en algo obligatorio contar con herramientas de alto rendimiento que puedan conectarnos eficazmente a la red.

Muchos routers, especialmente los proporcionados por los proveedores de servicios de Internet, son bastante limitados en cuanto a la funcionalidad que ofrecen. A menudo no es posible modificar el software interno o instalar aplicaciones adicionales. Por tanto, si quieres personalizar tu router a tu gusto, debes elegir un modelo que lo permita.

Prácticamente todos los routers permiten activar un firewall; sin embargo, pocos modelos permiten instalar una VPN. Por lo tanto, es un aspecto a tener en cuenta si se quiere obtener un nivel de seguridad superior al que suelen ofrecer los routers más básicos. De hecho, una VPN instalada en el router permite proteger toda la red local con todos los dispositivos conectados a ella.

Otro aspecto a tener en cuenta es el protocolo de seguridad utilizado. WEP (Wired Equivalent Privacy) y WPA (WiFi Protected Access) están ya obsoletos, por lo que hay que buscar modelos que soporten el protocolo WPA2 (WiFi Protected Access 2) o el nuevo introducido en el 2018 WPA3 (WiFi Protected Access 3).

Otras funciones que pueden ser útiles son la posibilidad de crear redes WiFi para invitados (Guest) y controlar el tráfico. Si quieres compartir tu red con otras personas, es una buena idea crear una segunda red inalámbrica para este fin: de esta manera, reduces el riesgo de ataques externos. Puede ir más allá y limitar el tráfico permitido en la red del host a ciertos tipos, o impedir el acceso a determinados sitios.

Los operadores de telefonía pueden ofrecer diferentes protocolos de conexión, según la zona y el tipo de oferta. Por lo tanto, es importante elegir un router que sea compatible con el protocolo específico utilizado por su proveedor.

Sí tienes una conexión ADSL, debes adquirir un router que soporte el protocolo.

ADSL2 : Proporciona una conexión de hasta 12 Mbps de descarga y hasta 3,5 Mbps de subida.

ADSL2+: Con este estándar, la velocidad de transmisión es de 24 Mbps de descarga y 1,5 Mbps de subida.

Si tienes una conexión mixta de fibra y cobre, que suele tener un límite de velocidad máxima de 300 Mbps, necesitas un router que soporte el protocolo VDSL /VDSL2: Estos dos estándares, a menudo asociados a las conexiones de fibra óptica pero que en realidad prevén la conexión de fibra-cobre, pueden alcanzar hasta 55 Mbps y hasta 100 Mbps.

Por último, también existen routers específicos para conexiones de fibra óptica, que alcanzan velocidades de 1 Gbps o superiores, que se diferencian en la tasa de transferencia soportada, dependiendo de la frecuencia en la que operan, los routers WiFi se pueden clasificar en diferentes clases. Representan la velocidad de transferencia de paquetes entre el router y el dispositivo conectado a él. En concreto, las clases existentes actualmente son

Clase 802.11a: este protocolo es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 54 Mbps.

Clase 802.11b: los routers pertenecientes a esta clase pueden alcanzar velocidades de hasta 11 Mbps.

Clase 802.11g: es la versión mejorada de la clase b, de la que utiliza las frecuencias, capaz de alcanzar velocidades de hasta 54 Mbps.

Clase 802.11n: con este estándar es posible alcanzar una velocidad de transferencia de 450 Mbps.

Clase 802.11ac: es el estándar más reciente, capaz de alcanzar una velocidad máxima de 1,3 Gbps.

Clase 802.11ax: Wi-Fi 6 también conocido como "AX WiFi" Es el estándar de próxima generación en tecnología, capaz de alcanzar una velocidad de: 1148 Mbps para radios Wi-Fi 6 4x4 de 2,4 GHz, para radios Wi-Fi 5 4x4 de 5 GHz velocidad máxima 1733 Mbps, y para radios Wi-Fi 6 8x8 de 5 GHz con una velocidad máxima 4804 Mbps.

Sin embargo, además de la clasificación, hay que tener en cuenta otro factor. Son las bandas de frecuencias: cada país, de hecho, regula las frecuencias en las que deben realizarse determinadas transmisiones. En particular, se han reservado dos frecuencias para las conexiones WiFi:

~2,4 GHz: es una frecuencia que permite transmitir a baja velocidad, pero a mayores distancias y, por tanto, es preferible cuando el dispositivo está lejos del router.

~5,0 GHz: esta frecuencia es capaz de transmitir a alta velocidad, pero a distancias más cortas y, por lo tanto, es preferible si el dispositivo está a poca distancia del router.

El hardware del router también juega un papel esencial en la calidad de la conexión. Hay tres componentes de hardware que pueden determinar el rendimiento del router: el chipset, es decir, los procesadores de red, la CPU y la RAM, que en conjunto gestionan las conexiones de los diferentes dispositivos. Eso determina el rendimiento de la conexión con la red, y la capacidad del router para manejar más o menos dispositivos. En pocas palabras, cuanto mayor sea el número de dispositivos que se conecten al router (ordenadores, smartphones, televisores inteligentes), mayor tendrá que ser la potencia de la CPU y la RAM.

Otro componente de hardware que puede variar la calidad de la conexión WiFi son las antenas. Estos pueden estar colocados dentro del propio router, y en este caso no serán visibles desde el exterior, o pueden ser externos y posiblemente ajustables.

Su potencia se expresa en dBi, cuanto mayor sea la potencia de las antenas, mejor será la calidad de la red WiFi.

Si las antenas son internas, el alcance será muy bajo. Si, por el contrario, las antenas son externas, hay que tener en cuenta su número y potencia. La mayoría de los routers tienen dos antenas, pero algunos modelos más avanzados tienen tres o más. La potencia se expresa en dBi, y en el caso de los routers domésticos suele variar entre 4 dBi, que ofrecen un menor alcance, y 9 dBi, que en cambio garantizan el mejor rendimiento.

Los puertos de conexión externa y un aspecto interesante, sobre todo en el ámbito semiprofesional, son las asignaciones de puertos del router. La mayoría de los routers modernos están equipados con una serie de puertos que permiten la conexión física de dispositivos al router. Por lo general, estos pueden ser Ethernet o USB, los primeros pueden ser del tipo Fast Ethernet, que alcanzan los 100 Mbps, o 1 Gigabit, para los que tienen una conexión de fibra óptica.

Los puertos USB, sin embargo, pueden utilizarse tanto para conectar dispositivos sin Wi-Fi, como impresoras antiguas, como discos duros externos. Además, algunos modelos de routers permiten aprovechar el puerto USB mediante la conexión de teclas 4G en caso de falta de conexión telefónica.

Si nuestra necesidad es especialmente dedicada a los juegos (Ps5, Xbox etc. etc.), hoy en día el mercado nos ofrece diferentes tipos de routers gaming, (Asus, Netgear, TP-Link, Razer, D-Link, LinkSys, Ubiquiti, etc. etc.). La conectividad de la red es uno de los aspectos que no debes dejar de lado para garantizar una gran experiencia de juego online. Más de una vez, usted sufre de retraso y a menudo piensa que es un problema del ISP (Proveedor de Servicios de Internet). Esto último no siempre es así, por lo que resulta muy práctico comprar un router orientado a los juegos online. El Ping (es una utilidad de administración de redes informáticas que se utiliza para medir el tiempo, expresado en milisegundos, que tardan uno o varios paquetes ICMP en llegar a un dispositivo de la red) y la Latencia-input/output (en informática y telecomunicaciones, indica en un sistema de procesamiento de datos y/o telecomunicaciones, el intervalo de tiempo entre el momento en que se envía la entrada al sistema y el momento en que su salida está disponible. En otras palabras, la latencia no es más que una medida de la velocidad de respuesta de un sistema), suelen ser mayores que si nos conectamos por cable. Esto es algo que afecta mucho a los juegos online. Al igual que también afecta a la hora de realizar una videollamada, por ejemplo. Como sabemos, el retraso en el tiempo que tarda en llegar la información, por lo que para los juegos es esencial. Los routers para juegos están diseñados precisamente para reducir este Ping o Latencia. De este modo, podemos jugar en Internet sin preocuparnos demasiado por este aspecto. Básicamente, se parece más a la calidad que tendríamos si estuviéramos conectados a través de un cable Ethernet.

También otra diferencia entre los routers para juegos que los routers normales es la QoS ( Calidad de servicio ) enfocada al juego . Estos dispositivos permiten configurar la prioridad de acceso a la red de las diferentes aplicaciones y servicios que requieren una mayor disponibilidad de la red.

Si en cambio quieres un router que gestione VPN uno de los mejores en el mercado es el VILFO VPN Router de fabricación sueca que puede manejar 25 proveedores de VPN. Se trata de un router diseñado específicamente para permitir de forma sencilla y eficaz el uso de múltiples servicios VPN de forma simultánea, decidiendo incluso de forma centralizada qué Red Privada Virtual utilizar para cada dispositivo conectado a nuestra LAN.

Gracias a un cómodo panel de control accesible a través del navegador web, Vilfo permite establecer grupos en los que insertar los dispositivos que utilizamos a diario para navegar. Por ejemplo, se puede crear un grupo y llamarlo "Netflix" insertando dentro los dispositivos con los que queremos superar el geobloqueo del servicio de streaming, por ejemplo una tableta, nuestro smartphone y quizás la smart TV. Este grupo podrá utilizar un servicio de VPN, elegido entre los que mejor funcionan para el streaming.

A menudo, el mejor router es el que se adapta a tus necesidades, ya que la elección correcta debe hacerse en función del uso. El coste representa a menudo un problema, así como las necesidades del entorno y la velocidad de conexión, ya que algunos routers presentan un alto rendimiento que requiere un coste elevado. Por eso es importante elegir un router en función del uso que se le quiera dar, optimizando al máximo el gasto y calibrando las prestaciones del router con el uso del usuario. Una vez elegido el router y la conexión más adecuados, sólo queda empezar a navegar o jugar.

Tags