"Una Italia sin niños es una Italia que no cree y no planifica. Es una Italia destinada a envejecer lentamente y a desaparecer". Lo dijo el Primer Ministro Mario Draghi, al intervenir en la Asamblea General sobre Nacimientos en presencia del Papa Francisco: "Incluso antes de la crisis sanitaria, Italia ya sufría un preocupante y persistente descenso de la natalidad -recordó el Primer Ministro-. En el año de la pandemia, se ha agravado aún más. En 2020, sólo nacieron 404.000 niños. Es la cifra más baja desde la unificación de Italia y casi un 30% menos que hace diez años. También en 2020, la diferencia entre nacimientos y muertes ha alcanzado un récord negativo: 340.000 personas menos. Hoy en día la mitad de los italianos tiene al menos 47 años, la edad media más alta de Europa".Agradecimiento del Pontífice por el subsidio único por cada hijo nacido. "Por fin -dijo el Papa Francisco- en Italia se ha decidido convertir en ley un subsidio, definido como único y universal, para cada niño que nace. Expreso mi agradecimiento a las autoridades y espero que este subsidio satisfaga las necesidades concretas de las familias, que han hecho y hacen tantos sacrificios, y marque el inicio de las reformas sociales que ponen a los niños y a las familias en el centro. Si las familias no están en el centro del presente, no habrá futuro; pero si las familias se reinician, todo se reinicia".

Tags