"El futuro que queremos - Ser adolescentes en la época de COVID-19", nacido para saber cómo la emergencia sanitaria ha cambiado la percepción que los adolescentes de Italia tienen de su bienestar, el impacto que COVID-19 ha tenido en sus vidas y las lecciones aprendidas para un futuro más justo y sostenible.
Según los datos de la encuesta -realizada a 2.000 jóvenes de entre 15 y 19 años- los adolescentes que viven en Italia se declaran satisfechos con la vida en general, atribuyéndole un 6,5 en una escala del 1 al 10. Si se consideran las diferentes dimensiones, supera ligeramente el 6 el bienestar económico. Por debajo de la suficiencia está la salud (5.9), en cuya evaluación ha pesado ciertamente la percepción de inseguridad y fragilidad ligada a la pandemia.
El entorno en el que viven los adolescentes es el aspecto con el que están más satisfechos, evaluado con un 8,1, la familia es también uno de los aspectos con los que los adolescentes están más satisfechos (7,6). Uno de cada tres adolescentes pensaba que las relaciones con la familia y los convivientes durante el encierro habían mejorado; sin embargo, el 16% de los que respondieron a la encuesta informaron de un empeoramiento de las relaciones familiares. También surge una cifra alarmante: el 64% de los adolescentes, significativamente el 73% de las chicas y el 53% de los chicos, piensan que el hogar (o el lugar donde viven) no es un lugar seguro para todos.
El informe será presentado mañana, 19 de noviembre, por una delegación de tres jóvenes que colaboraron en la investigación, durante el evento "Los desafíos de la pandemia para los niños y los adolescentes", con motivo de la celebración del Día Nacional de los Derechos del Niño y del Adolescente 2020, organizado por el Departamento de Política Familiar de la Presidencia del Consejo de Ministros y la Comisión Parlamentaria para la Infancia y la Adolescencia (transmisión en vivo, a las 10.30 horas, en línea en los sitios web famiglia.governo.it y webtv.senato.it).
Una delegación de UNICEF Italia con niños y jóvenes, acompañada por el Presidente de la Comisión Extraordinaria para la Protección y Promoción de los Derechos Humanos, Pucciarelli, presentará el Informe al Presidente del Senado, Alberti Casellati.
Del informe surge una fotografía del impacto que la pandemia ha tenido en la percepción del bienestar de los adolescentes en Italia.
Los jóvenes piden que se vuelva a una nueva normalidad que tenga en cuenta las lecciones aprendidas en los últimos meses y las buenas prácticas establecidas, un cambio de rumbo que no puede ignorar el escuchar su voz.
OTROS DATOS DEL INFORME
El 65% de los adolescentes piensa que un sistema de salud pública, gratuito y accesible para todos, es el factor indispensable para mantener una buena salud. Así pues, para casi 4 de cada 10 adolescentes, los factores ambientales que actúan sobre las causas de las epidemias deben tenerse muy en cuenta para la salud pública.
Para la mitad de los adolescentes, la promoción de una nutrición adecuada y de estilos de vida más saludables, que también debería tener lugar en la escuela, también se considera una prioridad para el bienestar físico.
Uno de cada tres adolescentes desearía tener más redes de escucha y apoyo psicológico.
El 87% de los adolescentes proponen como comportamiento virtuoso que debe mantenerse incluso después de la emergencia la reducción de la contaminación mediante la disminución del consumo.
Casi la mitad de los adolescentes que respondieron a la encuesta piensan que lo digital los ha unido durante el encierro, porque sin él habrían estado más aislados, pero 1 de cada 3 encuestados tiene dudas al respecto y 1 de cada 5 piensa que los ha dividido, porque no todos tenían el mismo acceso a la tecnología y la conexión.
En cuanto a la educación a distancia, casi 6 de cada 10 adolescentes no tuvieron problemas con la digitalización, pero 1 de cada 3 sí. Sin embargo, más de 6 de cada 10 estudiantes dijeron que la digitalización creaba estrés en sus estudios.
Hay varias buenas prácticas adoptadas durante el COVID-19 que las niñas y los niños quisieran encontrar en la escuela este año, en primer lugar más flexibilidad en los horarios y participación en la definición del calendario con los maestros (58%), seguido de clases de recuperación para los que tienen dificultades (37%) y el uso de materiales didácticos en línea como complemento de los textos. Sólo un adolescente de cada 4 le gustaría seguir manteniendo algunas sesiones de aprendizaje a distancia. Para ayudar a los estudiantes con dificultades financieras, un adolescente de cada 3 desea más becas y la integración del bono cultural.
Los adolescentes quieren más tiempo para dedicar a sus seres queridos, más oportunidades para escuchar a sus comunidades, quieren participar en las decisiones de la escuela, con un ojo en el medio ambiente. En las recomendaciones al Gobierno de Italia, presentadas al final del informe, se pide un marco normativo y políticas más atentas a las necesidades de las niñas y los niños y una mayor inversión en las zonas estudiadas.
La campaña del UNICEF "El futuro que queremos", de la que forma parte el Informe, se creó con el objetivo de hacer participar a las niñas y los niños en el impacto de la pandemia en sus vidas y en su visión del futuro posterior a la pandemia, y se puso en marcha el pasado mes de julio a través de un Manifiesto de 10 puntos con recomendaciones de los jóvenes a las instituciones para un futuro más justo y sostenible. Todas las observaciones contenidas en el documento se han profundizado en el informe.
"El UNICEF siempre ha insistido en la importancia de escuchar e involucrar a los jóvenes", subraya Anna Riatti, responsable de la respuesta del UNICEF a favor de los niños y adolescentes migrantes y refugiados. "Con motivo de esta fecha simbólica, hemos querido vincular este mensaje a la idea de un futuro más justo y sostenible, que sólo puede construirse escuchando hoy a quienes serán sus principales protagonistas, interviniendo sobre las desigualdades económicas y sociales para que todos los niños y adolescentes puedan disfrutar de este derecho sin exclusiones".
El 20 de noviembre, añade Carmela Pace, Vicepresidenta de UNICEF Italia, "celebramos el Día Mundial de la Infancia, este año más que nunca, queremos reafirmar que los derechos de todos los niños y adolescentes cuentan y deben ser respetados y promovidos cada día, en todas partes del mundo. El año 2020 se ha caracterizado a todos los niveles por el COVID-19, que ha abierto nuevas crisis y ha exacerbado las ya existentes, especialmente para los niños y jóvenes, los más vulnerables. La pobreza, la educación, el acceso a Internet, la angustia psicológica, la atención sanitaria, el cambio climático: son algunas de las prioridades que requieren que todos hagamos un esfuerzo conjunto, sostenido y sostenible, sin olvidar ni dejar a nadie atrás. Debemos ayudar concretamente a todos los niños y jóvenes de Italia y del mundo. Nosotros, el UNICEF, celebramos este Día con la promesa de seguir estando presentes en la respuesta a la pandemia y en la prestación de apoyo a los grupos más vulnerables".
"La pandemia ha puesto a todos a prueba, pero estamos de vuelta para demostrar un futuro mejor", dijo Nafissa, voluntaria de YOUNICEF y participante en el trabajo para el Manifiesto. "Somos conscientes de que el cambio comienza con nosotros y este es el mensaje que queremos compartir con nuestros compañeros.
La campaña "El futuro que queremos" no se detiene el 20 de noviembre, sino que continúa con varias citas.
Comienza con el llamado a la acción de "El futuro que queremos", a través del cual UNICEF promoverá canales de movilización para los adolescentes en sus comunidades, desde la activación en los grupos de YOUNICEF hasta la participación en programas y movimientos externos. Los participantes en el trabajo para el Manifiesto compartirán a través de sus canales sociales ideas y formas de involucrarse en la construcción del futuro que desean.
Los resultados del informe serán compartidos directamente por las niñas y los niños en un seminario web, que tendrá lugar mañana, 19 de noviembre, organizado por la red interasociativa Grupo CRC para el lanzamiento del informe de actualización sobre el seguimiento de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y la Adolescencia.
El Informe - y todas las iniciativas del 20 de noviembre - están disponibles aquí.