El pasado 20 de marzo fue el Día Internacional de la Felicidad, parece extraño y algo paradójico hablar sobre la felicidad en los días del Coronavirus.​
Pero no, tenemos que hablar de eso continuamente cada momento cada segundo del día.

Esta es la única forma de crear raíces profundas y duraderas qué hacen que situaciones difíciles y complejas, como la actual, estén mejor gestionadas.

Todos los seres humanos queremos ser felices, para lograr tal condición, debemos comenzar por comprender lo que se entiende por felicidad.

Según el padre de la psicología positiva Martin Selingman, el 60 por ciento de la felicidad está determinada por nuestros genes y el medio ambiente, el 40 por ciento restante depende de nosotros.

La felicidad no es el resultado de un evento, sino una consecuencia de nuestro estado de ánimo, es que si la buscas en el mundo, fuera de ti, nada puede parecerse a ella, este estado de ánimo tan satisfactorio es la base de todos nuestros sueños y deseos, que aparecen así como el sabor de la vida.


Y como dijo Roberto Benigni: Busque la felicidad todos los días porque todos la tenemos.


La Felicidad subtitulada Roberto Benigni