El istmo de Panamá fue un paso obligado durante el primer poblamiento de América hace unos 15-20 mil años y un centro neurálgico para el paso de mercancías, ideas e incluso personas durante el periodo colonial más reciente. En este estudio, un grupo internacional e interdisciplinario de investigadores, coordinado por el Prof. Alessandro Achilli de la Universidad de Pavía, logró obtener por primera vez genomas antiguos del Istmo de Panamá, que comparados con los genomas de las poblaciones actuales han puesto de manifiesto las peculiaridades genéticas de la zona istmeño-colombiana aportando además una nueva interpretación de algunos enterramientos prehispánicos encontrados en la ciudad de Panamá. El estudio también ha identificado un nuevo componente genético, nunca antes encontrado en las poblaciones indígenas americanas, presente sobre todo en uno de los grupos étnicos panameños actuales (los Guna).
La investigación, titulada "Archaeogenomic distinctiveness of the Isthmo-Colombian area", se publicó el 23 de marzo en "Cell", una de las revistas científicas más prestigiosas en el campo de las Ciencias de la Vida. Reconstruir la historia demográfica del Istmo de Panamá en los últimos diez mil años a través del ADN fue el objetivo de un equipo internacional de antropólogos, arqueólogos, historiadores y genetistas de Panamá, Colombia, Estados Unidos, Gran Bretaña, Alemania, Estonia, España e Italia, coordinado por los genetistas Alessandro Achilli y Marco Rosario Capodiferro, del Departamento de Biología y Biotecnología de la Universidad de Pavía, en colaboración con la historiadora Bethany Aram, de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla.

El clima tropical de Panamá y la proximidad de los lugares de excavación al océano son condiciones extremas para la conservación de los residuos de ADN presentes en los restos óseos (huesos y dientes) de los antiguos enterramientos. A pesar de ello, Capodiferro y sus colaboradores tuvieron éxito en la ardua tarea de secuenciar y analizar los genomas primitivos de los huesos del Istmo de Panamá, comparándolos además con los datos genómicos de los panameños modernos. En concreto, se analizaron 12 genomas antiguos, entre ellos diez prehispánicos y dos de la época colonial temprana, todos ellos enterrados en la ciudad de Panamá (en los yacimientos de Coco del Mar y Panamá Viejo), y los genomas modernos de 84 individuos de todo Panamá que habían donado su ADN para esta investigación en 2016.

"La investigación ha puesto de manifiesto una clara estructura genómica (diferenciación) de las poblaciones de Panamá, que caracteriza claramente los diferentes grupos étnicos actuales y precoloniales de Panamá. Podríamos decir que cada grupo de población tiene su propia historia genética. Al mismo tiempo, también se identificaron mayores similitudes genéticas entre los grupos étnicos (Bribri, Naso Djërdi y Ngäbe) en la región occidental de Panamá (extendida hasta el Cabécar de Costa Rica) que en la parte oriental, donde se encuentran los Guna, Emberá y las muestras antiguas analizadas en este trabajo. Curiosamente, estos grupos genómicos reflejan en parte los dos principales grupos culturales prehispánicos, el Gran Chiriquí en el oeste y el Gran Darién en el este.

Pero los resultados de esta investigación tienen implicaciones que van mucho más allá de la región del Istmo. La comparación con los datos genómicos de 1.800 individuos antiguos y modernos ha confirmado, por un lado, que los grupos indígenas (antiguos y modernos) del Istmo de Panamá comparten las mismas raíces genéticas con las poblaciones indígenas de América del Norte, Central y del Sur, y por otro lado ha revelado una variabilidad genética única en el área istmeño-colombiana, particularmente evidente en los panameños.

"Para explicar esta singularidad", explica el Prof. Achilli, "tuvimos que hipotetizar la llegada a Panamá de tres componentes genéticos ancestrales diferentes y muy antiguos, incluyendo uno nunca destacado antes y en otros lugares, que llegaron a Panamá hace más de diez mil años, expandiéndose localmente durante el Holoceno temprano (hace unos 10 mil años) y que dejaron huellas evidentes tanto en el genoma de los panameños de hoy, especialmente en grupos étnicos aislados como los Guna, como en los del pasado."

La historiadora Prof. Bethany Aram señala que "este estudio también ha aportado respuestas a antiguas cuestiones arqueológicas y antropológicas, proporcionando nuevas interpretaciones sobre dos tumbas prehispánicas encontradas en los sitios arqueológicos de Panamá Viejo y Coco del Mar, que presentan esqueletos femeninos enteros rodeados de numerosos cráneos de individuos exclusivamente masculinos, fechados entre el 600 y el 1450 d.C.".

"Este estudio es un modelo para futuros estudios interdisciplinarios relativos a la zona istmeña-colombiana, que ha sido y sigue siendo una encrucijada de pueblos", concluye el profesor Achilli. "En un futuro próximo, la historia genética de esta región se enriquecerá con el análisis de genomas completos de individuos modernos y de genomas de alta resolución de muestras antiguas recogidas en diferentes yacimientos arqueológicos datados en un marco temporal más amplio que va desde el Holoceno temprano hasta el periodo colonial, proporcionando también información más precisa sobre las variaciones demográficas pre y postcoloniales."

Entre los principales autores se encuentran los genetistas del Grupo de Genómica de Poblaciones Humanas y Animales del Dpto. de Biología y Biotecnología "L. Spallanzani" de la Universidad de Pavía (M.R. Capodiferro, A. Raveane, N. Rambaldi Migliore, G. Colombo, L. Ongaro, U.A. Perego, V. Grugni, G. Lombardo, A. Olivieri A. Torroni, O. Semino y A. Achilli) y otras universidades italianas (A, Modi, M. Lari M y D. Caramelli, Florencia; L. Pagani, Padua; F. Montinaro, Bari), junto con investigadores (arqueólogos, antropólogos e historiadores) de otras partes del mundo.

La investigación, realizada en colaboración con el Patronato Panamá Viejo, el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud de Panamá, los laboratorios de ADN antiguo y de genética de poblaciones modernas de la Universidad de Illinois y la Universidad de Tartu, con la aprobación de las autoridades panameñas (Dirección Nacional de Patrimonio Histórico, Instituto Nacional de Cultura) fue financiada por el proyecto ERC CoG 648535 "ArtEmpire" del Consejo Europeo de Investigación (Horizonte 2020), dirigido por el Prof. Aram, la Universidad de Ferrara y la Comisión Europea. ssa Aram, por la Universidad de Pavía - programa INROAd, por la Fondazione Cariplo proyecto n. 2018-2045 y por el Ministerio de Educación, Ministerio de Universidad e Investigación (MIUR) proyecto PRIN2017 20174BTC4R.