El amor entre una madre y un hijo es sustentado por un hilo imperceptible que los une de por vida. La madre es la primera figura familiar con la que estamos en contacto, tanto durante el período de gestación como inmediatamente después de venir al mundo. La relación con esta "primera mujer", como recién nacidos, nos da gran seguridad y consuelo.

 

Desde que éramos niños, mamá ha sido nuestro punto de apoyo en situaciones de dificultad, y dolor. La cercanía de una madre, su abrazo y su mano estrechada, inmediatamente nos dan fuerza y alivio. Probablemente, cuando tienes una enfermedad, delicada o grave, sólo su cuidado y afecto nos permiten poner fin al sufrimiento. La madre, por otro lado, siempre responde a estímulos emocionales y ya sólo su pensamiento nos consuela. Conectamos con ella las más bellas expresiones de ternura. Mamá es un verdadero punto de referencia. Definitivamente es el primer y más duradero amor. En la esfera familiar no hay otra figura que pueda reemplazar la dedicación y el cuidado que ella infunde. Hoy, para el aniversario del "Día de la Madre", aprovechamos la oportunidad para difundir algunos aspectos curiosos de su figura en la cultura italiana.

Los "mammoni"

En la cultura italiana, la relación entre madres e hijos varones es muy especial. Paradójicamente, las personas más machistas no son hombres, sino las madres de hijos varones. Estas pueden llegar a viciarlos hasta niveles verdaderamente extremos. Siguen tratandolos como niños a pesar de ser adultos y les hacen así ver difícil dejar el "cascarón" si no a edad avanzada. Incluso si el hijo ya no vive con sus padres, la madre plancha sus

camisas,

le hace encontrar la cena lista todas las noches y se escandaliza si una posible novia le permite lavar los platos. Incluso aquellos que les gustaría ser más independientes terminan aprovechando tantos beneficios y viviendo en simbiosis con una madre que les hace tantos servicios. Por ello, en Italia, existe una designación precisa, como en ningún otro lugar del mundo, para describir a los hombres de este tipo:

"mammoni"

.

Mamá es música.

Pero no hay nada extraño en amar a alguien que siempre te perdona, piensa que eres la persona más inteligente del mundo y pasa casi todo su tiempo contigo. Es de esta manera que mamá ha conquistado uno de los primeros lugares en el corazón de los italianos. De allí surgió una famosa y antigua canción popular italiana, del autor napolitano

Cesare Andrea Bixio,

dedicada a mamá. Esta ha sido interpretada magistralmente y se ha hecho nota, en miles de escenarios, italianos y en el extranjero, por figuras famosas de bel canto como Claudio Villa, Luciano Pavarotti y Andrea Bocelli. La canción traduce bien el sentimiento de millones de italianos. Toma la voz de un hipotético emigrante que regresa a casa después de muchos años, que dedica estas sencillas palabras a su madre:

"Mamá, estoy muy feliz porque vuelvo a ti (...). Mamá, la canción mía más hermosa eres tú, eres la vida y de por vida nunca te dejaré de nuevo".

Mamá en la literatura.

Italia se enorgullece de una obra literaria que cuenta el poder del amor entre madre e hijo. Es la famosa historia del escritor de Liguria,

Edmondo de Amicis,

que forma parte de la colección

"Corazón"

de 1889, bajo el título

"De los Apeninos a los Andes".

El relato narra la historia de Marco, un niño de 13 años de Génova, de  familia pobre, que hace muchos años viajó, solo, de Génova a Argentina para unirse a su madre, habiendo estado durante mucho tiempo sin noticias de ella. Su madre había ido dos años antes a Buenos Aires, para ponerse al servicio de una casa de alta sociedad y así ganar dinero suficiente para ayudar a su familia, La historia pone de relieve el caso de muchas madres valientes que en ese momento (finales del siglo XIX) dejaron a sus hijos con gran dolor para emprender, en busca de su bien, un largo y arriesgado periplo. Después de un arduo viaje, en la historia de De Amicis, Marco finalmente se reúne con su madre, quien, debido a una enfermedad, está al borde de la muerte. Es allí, cuando el médico se dispone a concluir la cirugía, que el último párrafo de esta hermosa historia, en palabras cortas y sencillas, representa todo lo que puede hacer el amor entre madre e hijo:

"De repente, un grito agudo, como el grito de un herido mortal, resonó en toda la casa.

El niño respondió con otro grito desesperado: "¡Mi madre está muerta!

Apareció en la puerta el médico y dijo: "Tu madre está a salvo.

Por un momento el niño lo miró y luego se arrojó a sus pies sollozando: "¡Gracias Doctor!

Pero el doctor lo levantó con un gesto, diciendo: "Levantate!... Eres tú, niño heroico, quien salvó a tu madre".

"Mamma Mia" en el argot popular.

La figura de la madre siempre está presente en la vida cotidiana de los italianos. Somos conocidos por nuestros gestos y las formas extravagantes de expresarnos. Una de las más utilizadas es sin duda "Mamma mia". "Mamma Mia" es una frase poderosa porque invoca, en el momento exacto en el que se pronuncia, una de las figuras más importantes de nuestra existencia. La expresión es utilizada por los italianos para describir varios estados y emociones. El famoso dicho popular se puede pronunciar para indicar sorpresa, exclamación, decepción, ira, en resumen, que tiene más. Pero, ¿de dónde viene esta expresión? ¿Y por qué el italiano lo usa con tanta frecuencia? No hay una historia precisa de su origen, pero lo más probable es que surja de la importancia que la figura materna ha tenido en diversos campos, como religioso, histórico y antropológico. Es muy interesante, a nivel antropológico y dialéctico, capturar cómo una frase simple, si se pronuncia en diferentes tonos, puede adoptar diferentes significados. En momentos de sorpresa, de hecho, diciendo "Mamma Mia" entiendes la satisfacción y el asombro de ese momento. Si, por el contrario, la usamos en momentos de miedo, fortalecemos un sentimiento de temor. ¿O por qué no? Incluso en momentos de decepción, enviamos un mensaje claro y directo a la persona con la que interactuamos. Además, si estamos frente a emocionantes espectáculos como monumentos históricos o una puesta de sol en el mar, la expresión “Mamma Mia” abarca exactamente el concepto de asombro y estupor que queremos comunicar y compartir.

Sólo nos queda desear a todas las Madres que tanto nos han brindado, que están y estarán siempre presentes, incluso, cuando lamentablemente, se hallarán ausentes.


Tags