Sociedad

El 11 de septiembre, hace 19 años, el mundo se detuvo

El mundo se detiene en memoria de los ataques que golpearon el corazón de los EE.UU. en 2001.

V A

9/11/2020 12:57:00 PM

El 11 de septiembre de 2001, hace diecinueve años, un grupo de terroristas de Al Qaeda secuestró cuatro aviones usándolos como misiles para atacar el corazón de los Estados Unidos, matando a 2.974 personas e hiriendo a otras 6.000. Fue el peor ataque contra América, y el más grave de la historia contemporánea.

Son las 8:46 de la mañana del 11 de septiembre de 2001 en Manhattan cuando el primer avión secuestrado por terroristas que salía de Boston hacia Los Ángeles se estrelló contra la Torre Norte del World Trade Center.

A las 9:03 a.m. el segundo avión entra en la Torre Sur, a las 9:37 a.m. un tercer avión golpea el Pentágono.

La Torre Sur se derrumba sobre sí misma a las 9:59 a.m. y a las 10:03 a.m. El Vuelo 93 de United se estrella en Shanksville, Pennsylvania, mientras los pasajeros tratan de recuperar el control.

A las 10:28 a.m. la Torre Norte también se derrumba. Una nube de ceniza y polvo envuelve a Manhattan.

Hoy la ciudad de Nueva York se detiene. Las celebraciones en memoria de las víctimas del atentado terrorista de este año serán menos brillantes que las habituales, atenuadas por la pandemia que ha obligado a la ciudad que nunca duerme a apagar las luces y a preguntarse por un futuro que parece muy incierto.

Con las prohibiciones de reunión en vigor y el temor a un nuevo salto en los casos de coronavirus, las conmemoraciones en el World Trade Center sólo verán como protagonistas a los familiares de las víctimas: no se ha montado ningún escenario, pero habrá decenas de distribuidores de desinfectante de manos.

No se esperan grandes nombres más allá de la posible presencia del vicepresidente Mike Pence, mientras que Donald Trump y su rival Joe Biden volarán a Pensilvania. Los nombres de las 2.974 víctimas han sido registrados y serán transmitidos.

El Museo del 11-S, sin embargo, vuelve a abrir para la ocasión después de un paréntesis de seis meses, con acceso garantizado sólo para los miembros de las familias de las víctimas.

Lo único que no cambiará es el sonido de las campanas de cada uno de los ataques y los rayos de luz en lugar de las Torres Gemelas.