El 27 de enero de 1945 las tropas del Ejército Rojo, en el curso de la ofensiva hacia Berlín, llegaron a la ciudad polaca de Oświęcim, conocida por su nombre alemán de Auschwitz. Las tropas soviéticas descubrieron el campo de concentración de la ciudad y liberaron a los pocos supervivientes. El descubrimiento de la desgracia de Auschwitz reveló al mundo la crueldad del genocidio nazi. El 27 de enero de cada año se celebra, por lo tanto, el "Día del Recuerdo", una recurrencia internacional y un día de conmemoración que tiene como objetivo - como se indica en el artículo 1 del texto de la ley del 20 de julio de 2000 n. 211 - "para recordar la Shoah (exterminio del pueblo judío), las leyes raciales, la persecución italiana de los ciudadanos judíos, los italianos que sufrieron la deportación, el encarcelamiento, la muerte, así como los que, incluso en campos y bandos diferentes, se opusieron al proyecto de exterminio, y arriesgando sus propias vidas salvaron otras y protegieron a los perseguidos". La ONU también celebra el mismo aniversario tras la resolución aprobada el 1 de noviembre de 2005.