Julio, ya pasaron seis meses más de sobrevivencias, de reinvenciones, de replanteos. 2021 el año de “lo que la pandemia nos dejó”, porque aunque aún no se haya retirado estamos sintiendo sus consecuencias fuertemente, sociales, económicas y emocionales entre otras. Panamá atraviesa situaciones difíciles que esperemos puedan ser encaminadas y solucionadas a tiempo: corrupción, injusticia, falta de trabajo, aumento de la delincuencia. 

La vacunación avanza pero lamentablemente otra vez nos encontramos sobre los 1000 infectados diarios. Tenemos que cuidar lo que tenemos, esa fracción de libertad que nos han devuelto debe ser utilizada con conciencia. 

Pero julio también trae color del otro lado del océano, en Europa terminó otro año escolar irregular y el verano se está estrenando, hay mucha expectativa de cómo se podrá vivir el segundo verano en pandemia, la estación más divertida, la de los recuerdos al mar o los paseos en las montañas, todos necesitamos un respiro y este julio necesitamos buenas señales.