Cada día más similares a nuestras PCs

No es correcto comparar a un ser humano con cualquiera de sus creaciones, sin embargo, hay una tendencia en guiar y transformar nuestras vidas hacia una forma cada vez más sistemática y programada como sea posible.

Por lo tanto, el ser humano se parece cada vez más a cualquier computadora que responde a "ENTRADAS" muy precisas y frías, y por lo tanto es legítimo sentirse libre de hacer la comparación.

Durante la gran guerra del negocio de la informática, crecimos eligiendo entre varios sistemas operativos que se adaptaban a nuestras necesidades y estilos de vida.

Commodore Amiga un proyecto informático revolucionario que se quedó sin fondos

Había opciones muy progresistas, como el Commodore Amiga u otras realidades de pequeñas empresas que eran incómodas para los que buscaban estandarizar las masas.

En dos frentes Windows e IOS: PC, muy popular pero muy problemático y MAC menos vulnerable, más estable, pero un tanto elitista.

Ambos nacieron en el mismo garaje y luego se dividieron entre Bill Gates y Steve Jobs.

Este último dejó una huella futurista en nuestros estilos de vida, pero fue víctima de una plaga moderna que nos preocupaba mucho más, hasta que apareciera el COVID-19.

El "CANCER", con su temible y corto nombre, representa un excelente volumen de negocios para las empresas farmacéuticas, aun sigue recogiendo una interminable lista de víctimas, así como la difusión del sufrimiento por largos períodos de tiempo entre los seres queridos.

AppleCampaignLa campaña publicitaria de APPLE ya nos estaba dando una pista

Nos hemos convertido en ordenadores con un Windows muy vulnerable.

Por expresar estos argumentos puede que parezca un escritor sobre conspiraciones en Facebook, pero ¿por qué no hacer una analogía entre nuestro cuerpo y una PC?  Somos igualmente vulnerables.

Hoy más que nunca es necesario protegernos del VIRUS.

En aquel entonces, la descarga de ciertos programas ponía en peligro los datos y la integridad de su ordenador. Así que, además del sistema, lleno de problemas de estabilidad (¡no como nuestro cuerpo, que es perfecto!), tenías que adquirir un ANTIVIRUS.

Después de 30 años, el mercado de los software de antivirus está definitivamente establecido y casi nadie ya se queja.

Ahora está incluido en el sistema operativo, así que, pagas por él de todas formas y te sientes orgulloso cuando anuncia que ha luchado y erradicado algún "malware".

¿No se aprecia una cierta similitud con nuestros últimos 30 años?

Y ahora hay que preguntarse:

¿Habría imaginado alguna vez que tus hijos "crecieran" con una máscara además encerrados en casa durante 3 meses?

¿Tarde o temprano con mil dudas nos veremos obligados, a comprar un ANTIVIRUS para sobrevivir?

¿Detrás de todo esto estará el mismo personaje que, hace mucho tiempo, comenzó su viaje desde un garaje...?

La diferencia entre el hombre y la computadora es que el VIRUS actual no destruye un disco duro, sino que mata un corazón "blando" o con pocos recursos.