Normalmente en diciembre comienza la época en la cual miramos atrás y vemos qué ocurrió en los últimos 12 meses. Aparecen éxitos y metas cumplidas, y también aparecen ideas que quedaron pendientes. Pero resulta extremadamente complejo hacerlo en un año como el 2020 que, para consuelo de muchos, toca su fin. Estas serán las fiestas más atípicas que muchas generaciones han vivido, este año serán más íntimas. En la burbuja familiar o virtuales. Recordaremos con cariño a aquellos que no nos pueden acompañar, a aquellos que están en la distancia y, sobre todo, a aquellos que han perdido la vida como consecuencia de esta pandemia que nos sobrevino y que, definitivamente, nos ha sometido a una dura prueba.

El Corriere es el resultado de un esfuerzo común, de muchas personas con un mismo objetivo: llegar a las manos de miles de lectores para que conozcan más de nuestra idiosincrasia, cultura y trabajo dentro y fuera de Panamá. 

A todas esas personas que nos acompañan, queremos decirles gracias. Al staff que día a día trabaja para que nuestro periódico siga creciendo. Al equipo hermoso de colaboradores que trae sus mejores ideas para nutrir nuestras páginas. A nuestros invaluables anunciantes, que nos acompañan en la edición digital e impresa. Y a todos ustedes, lectores, que nos hacen el honor de seguir leyéndonos.

Crecimos, disfrutamos, nos pusimos nerviosos, fuimos más. Volvimos a ser menos, nos reímos, nos preocupamos, proyectamos, concretamos y seguimos soñando.

Que cada día del año 2021 lo vivamos como un día de año nuevo, lleno de ilusiones, esperanzas, fe, deseos de cambio y fuerza para continuar el resto de nuestras vidas.