Jerusalema, una canción escrita por el DJ y productor sudafricano Master KG y cantada por Nomcedo Zidoke es uno de los mayores éxitos mundiales de 2020. Las cifras hablan por sí solas: el vídeo de la canción ha superado los 180 millones de visitas en YouTube, 250 millones de visitas en Tik Tok y 15 millones de publicaciones en Instagram, más de 46 millones de transmisiones mundiales por Internet y un millón de audiencias diarias en Spotify, la canción ha entrado en las listas de éxitos en Italia, Francia, Bélgica, Rumania, Suiza, Portugal, Holanda, Alemania, España, Canadá, Gran Bretaña, Hungría, Austria, República Checa, China, Irlanda, Nueva Zelanda, el continente Africano y Americano. Ha conquistado el mundo entero y en Italia ha conseguido la certificación de disco de  Platino.

Cantada en el idioma venda, la canción fue concebida en 2019 como una música religiosa que inesperadamente se convirtió en un verdadero himno internacional. Ofrecer el carácter de popularidad a la canción fue sin duda la contribución de Tik Tok que, especialmente en este último período, está demostrando su peculiar habilidad para elevar incluso la canción más localizada y remota a un éxito interplanetario.

La letra de la canción se presenta como una oración a Dios, una dulce invocación capaz de encender la llama de la esperanza en el corazón de los fieles, para que se calienten en los momentos más fríos de la vida y encuentren el coraje para superar cualquier obstáculo: "Jerusalén es mi hogar, guíame, llévame contigo no me dejes aquí. Mi lugar no está aquí, mi Reino no está aquí, guíame, llévame contigo".

Es una "pandemia" musical absolutamente positiva, una especie de gran danza colectiva de liberación después del claustro, una celebración de la vida, de la comunidad, de la esperanza, que pasa por unos simples pasos de baile que todos son capaces de reproducir y que todos quieren compartir.


Tags