Una vida no es suficiente para leer todos los libros del mundo. Lamentablemente, hay que elegir, el género favorito, el autor preferido, la portada que más nos atrapa. En resumen, todos no podremos leerlos, pero tal vez podamos arreglárnoslas.

En este artículo he escogido 10 novelas históricas, en definitiva son libros muy conocidos que, quizás, por una u otra razón, aún no has leído. Esta es una buena oportunidad para actualizar su lista de libros por leer. Aunque mi elección no sea de tu agrado elige otro género y Disfruta de la Lectura.

Aunque muchos libros son difíciles de encontrar en el mercado, hoy en día la tecnología nos permite descargarlos a través de Internet en los siguientes formatos: Kindle, ePub, eBook y PDF.

Ben Hur de Lew Wallace, publicado en 1880. Novela histórica, los hechos se desarrolla en Palestina 21 años después del nacimiento de Jesús; Ben-Hur, un príncipe judío de 17 años deja caer un azulejo sobre la cabeza de Valerio Grato, cónsul del Imperio Romano que está de paso. Mesala, su amigo romano, es testigo del incidente, pero no hace nada para evitar su detención. Por ello, los romanos detienen a Ben-Hur acusado de intento de revuelta contra Roma, y el muchacho es condenado a ser esclavo en los barcos romanos como remero, mientras su madre y su joven hermana son encarceladas.
Sin embargo, durante una batalla nocturna con piratas, Ben-Hur salva a Quinto Arrio de la muerte. Éste lo adopta y lo nombra heredero como recompensa por sus acciones.

Guerra y Paz de Lev Nikolaevič Tolstoi, publicada entre 1865 y 1869. Está ambientada en la Rusia zarista y durante las guerras napoleónicas entre 1805 y 1820. La ambiciosa obra de Tolstoi, que abarca las guerras napoleónicas desde 1805 hasta la gran epopeya de 1812, con la invasión francesa y el incendio de Moscú, y continúa con el epílogo hasta 1820, sigue sorprendiendo hoy por la amplitud y profundidad de su visión en la que confluyen la acción novelística, el material histórico y el discurso filosófico. Guerra y Paz sigue siendo uno de los libros más queridos de la literatura occidental: quizá porque la riqueza de su trama satisface nuestra sed de historias, o porque nos presenta unos personajes tan vivos y fiables que tendemos a considerarlos hombres y mujeres reales. En Guerra y Paz, la poderosa denuncia de los horrores y el sinsentido de la guerra no excluye la descripción de la belleza de un campo de batalla o la emoción de una carga de caballería.

Los Miserables de Victor Hugo, publicado en 1862. Está ambientado entre 1815 y 1833.
En esta gran novela, una de las más importantes de la literatura francesa, Víctor Hugo vierte gran parte de su experiencia humana y social para construir una historia de trabajo, exilio y pobreza. Una epopeya de la miseria que tiene como protagonistas a unos personajes inolvidables, como Jean Valjean, Cosette, Fantine, antihéroes de una socialidad contradictoria como sólo la del París del siglo XIX podía ser, capaces de una increíble y conmovedora delicadeza. Una historia en la que los sentimientos de frustración y venganza marcan el ritmo apremiante de todo el relato, magistral e irrepetible por la autenticidad de las emociones y la complejidad de la trama narrativa.

Los Tres Mosqueteros de Alexandre Dumas, publicado en 1844. Es una de las novelas más famosas y traducidas de la literatura francesa y dio inicio a una trilogía, que incluye Veinte años después (1845) y El vizconde de Bragelonne (1850).

Los tres mosqueteros son Athos, Porthos y Aramis, a los que se une el protagonista de la novela, D'Artagnan, un joven gascón, que acude a París para ser admitido en las filas de los mosqueteros del rey Luis XIII. Sin embargo, la carta de recomendación que lleva consigo es robada en el camino. Monsieur de Tréville lo recibe de todos modos y, tras la audiencia, D'Artagnan parte hacia París, donde se encuentra, uno por uno, con Athos, Porthos y Aramis. Todos ellos, creyéndose provocados, le retan a un duelo sin que los demás lo sepan. Sin embargo, los guardias del cardenal Richelieu también acuden a la cita, decididos a detenerlos en virtud de la prohibición de los duelos. Los tres mosqueteros se oponen a ellos y D'Artagnan lucha con ellos, ganando su confianza y amistad. Más tarde, el rey Luis los convoca en palacio, pero en lugar de reprenderlos, los felicita por haber hecho frente a los guardias del primer ministro Richelieu.

El Conde de Montecristo de Alexandre Dumas, publicado en 1846. Es una novela en la que poco se confía a la imaginación y todo se analiza minuciosamente, el lector nunca se aburre de ser acompañado en este mundo encantado que viaja de la Francia napoleónica a la Francia realista, de los sultanes de Oriente a las revoluciones y traiciones, de Italia con sus bandoleros y su historia a las islas frente a Marsella, hechas de mitos y prisiones. Las tramas, complejas e intrincadas, son quizá el elemento más brillante de la imaginación de Dumas. En cualquier caso, el lector es acompañado por un narrador omnisciente a través de las diferentes escenas, poniéndose en la piel de todos los personajes, uno por uno.

Ivanhoe de Walter Scott, publicado en 1819. La historia está ambientada en la Inglaterra del siglo XII, con un telón de fondo de contrastes entre sajones y normandos. Ivanhoe, el hijo de Cedric, ama, enamorado, a Lady Rowena. Pero Cedric ha decidido entregar a Rowena en matrimonio a Athelstane para que vuelva a haber un linaje sajón en el trono y destierra a Ivanhoe, amigo del rey normando Ricardo Corazón de León. El joven va de cruzada siguiendo la estela de Ricardo, mientras que, en ausencia del rey, Juan usurpa el trono. Cuando los cruzados regresan, Ivanhoe vence a todos los campeones del usurpador. Pero los nobles normandos lo hacen prisionero.

La Hija del Capitán de Aleksandr Sergeevič Pushkin, publicado en 1836. Pëtr Andréevič Grinëv, el protagonista de la novela, es el único hijo de un oficial noble retirado y, por tanto, está destinado desde antes de nacer a la carrera militar como sargento de la Guardia Imperial. Un padre estricto, un hijo rebelde enviado a hacer el servicio militar en el puesto de avanzada de Belogorsk, un bandido, una joven contestataria. Con el telón de fondo de una Rusia atravesada por la revuelta cosaca de Pugacëv, entre duelos, enfrentamientos y encarcelamientos, Aleksandr Puskin narra el amor contrastado entre dos jóvenes, el noble Grinëv y la dulce Masa, que deben superar innumerables dificultades para coronar su sueño. El último esfuerzo literario de Puskin, "La hija del capitán", mezcla magistralmente las historias de los protagonistas con la historia, en una novela que se lee como un "antiguo cuento de hadas ruso.

La Pimpinela Escarlata de Emma Orczy, publicada en 1905. París, año de gracia 1792. El Reinado del Terror siembra el caos. Los "aristos malditos", desafortunados descendientes de las familias aristocráticas francesas, son enviados a la muerte por el implacable tribunal del pueblo: cada día caen cabezas de hombres, mujeres y niños bajo la cuchilla de la guillotina. Pero un personaje escurridizo y misterioso interviene para ayudarles. A través de audaces e ingeniosas fugas, consigue llevar a los perseguidos al otro lado del Canal, para liberar a Inglaterra. No deja ningún rastro tras de sí, salvo su propia marca: una pequeña flor escarlata, que le valdrá el apodo de Prímula Roja. La incógnita obsesiona al astuto y cruel funcionario francés Chauvelin y fascina a la alta sociedad inglesa: pero la solución del misterio resultará tan insospechada como ingeniosa.

Rob Roy "Robert MacGregor" de Walter Scott, publicado en 1817. Ambientada en el siglo XVIII, ve a orgullosos escoceses en kilts luchando contra los ingleses liderados por el odioso Tim Roth. Rob Roy fue un bandido y un asaltante, y al mismo tiempo un patriota y un jacobita, que ganó fama como el Robin Hood escocés durante el período de agitación política que siguió a la unión de Escocia con Inglaterra.

Estructuralmente, la novela se divide en dos partes que sitúan a los personajes en situaciones y entornos diferentes: la primera se desarrolla principalmente en Osbaldistone Hall, en Northumberland, la segunda catapulta a nuestro protagonista primero a Glasgow y luego a las Highlands, en un mundo hostil y desconocido, donde la acción sufre una brusca aceleración. Los temas románticos están bien presentes, así como cierta extensión excesiva, sobre todo al principio. Además, la ambientación histórica y las implicaciones políticas podrían resultar indigestas para un lector no acostumbrado a estos temas.

Robin Hood, de Alexandre Dumas, publicado en 1872. Novela histórica, que cuenta la historia del joven expósito que es confiado al cuidado del guardabosques Gilbert Head y su esposa Margaret, el nombre del joven es Robin Head, que luego es cambiado a Hood. Robin crece en el bosque de Sherwood ganando fama como hábil arquero. Nadie sabe que el niño es el heredero legítimo del condado de Huntingdon, habiendo escapado por poco de la muerte. Su encuentro con Allan Clare y su hermana Marian, de la que se enamora perdidamente, le lleva a desafiar al sherif de Nottingham, el barón Fitz Alwine, cuya hija Christabel, enamorada de Allan, es secuestrada. También hay una versión escrita por Walter Scott.

Tags