Una vida no es suficiente para leer todos los libros del mundo. Lamentablemente, hay que elegir, el género favorito, el autor preferido, la portada que más nos atrapa. En resumen, todos no podremos leerlos, pero tal vez podamos arreglárnoslas.

En este artículo he escogido 10 novelas clásicas de ficción gótica, en definitiva son libros muy conocidos que, quizás, por una u otra razón, aún no has leído. Esta es una buena oportunidad para actualizar su lista de libros por leer. Aunque mi elección no sea de tu agrado, elige otro género y Disfruta de la Lectura.

Aunque muchos libros son difíciles de encontrar en el mercado, hoy en día la tecnología nos permite descargarlos a través de Internet en los siguientes formatos: Kindle, ePub, eBook y PDF.

Drácula de Bram Stoker, publicado en 1897. Drácula es un personaje nacido de la imaginación de Stoker, pero probablemente se inspiró en el príncipe Vlad III de Valaquia, miembro de la dinastía Dracul. El príncipe Vlad fue un defensor de la cristiandad en Europa oriental contra el avance de los turcos; se distinguió por sus atroces actos de crueldad contra sus enemigos a los que empalaba y por ello se le asoció con actos de vampirismo.

El escritor sitúa su historia en Londres. El Conde Dracula se traslada de Transilvania a Londres, donde quiere crear un imperio vampírico que él mismo lidera.

Sus víctimas femeninas, como Mina Murray y Lucy Westenra, son defendidas por hombres con profesiones y vidas respetables, entre ellos el profesor Van Helsing, un médico holandés experto en vampirismo, o Jonathan Harker, un joven abogado.

El Conde Dracula que Stoker describe proviene de un mundo lejano y antiguo del que aún conserva las costumbres, es un hombre fascinante, sin embargo, que representa los aspectos más transgresores de la sociedad convencional de la época y que actúa movido por impulsos prohibidos, inmorales e irracionales. De hecho se le considera un antihéroe victoriano, no posee las cualidades típicas de los héroes victorianos, es un extraño alejado de los valores típicos del victorianismo, como la respetabilidad, la honestidad y la castidad. Es un aristócrata decadente que no respeta las reglas de la sociedad, tiene poderes sobrenaturales y lleva una vida de vicios.

Frankenstein de Mary Shelley, publicado en 1818. La novela es uno de los mitos de la literatura precisamente porque hunde sus raíces en los miedos humanos, es probable que su éxito se deba a la figura del monstruo, expresión del miedo en la época generalizada por el desarrollo tecnológico. La "criatura" es el ejemplo de lo sublime, de lo diferente, que como tal causa terror.
La autora trata de recrear ese terror y ese miedo que ella misma experimentó durante una pesadilla en la que soñaba con un estudiante que ensamblaba una criatura que, en un momento dado, empieza a dar señales de vida. Así nació el mito gótico de Frankenstein, que se hizo inmortal con la publicación del libro.

El Castillo de Otranto de Horace Walpole, publicado en 1764. Considerada la primera novela gótica. Ambientada en la ciudad salentina de Otranto, en el sur de Italia, es la obra que dio el pistoletazo de salida al género literario que luego se extendió entre finales del siglo XVIII y principios del XIX. La novela de Walpole está presumiblemente ambientada en la Edad Media, lo que se deduce de muchos aspectos que no se compararían en una novela más moderna. De hecho, las novelas ambientadas en esta época suelen tener un argumento similar: castillos llenos de pasadizos secretos y mazmorras, doncellas encantadas, sucesos sangrientos, profecías o matrimonios perdidos e historias de amor.

El Fantasma de la ópera de Gastón Leroux, publicado en 1910. La historia se desarrolla en París durante el reinado de Napoleón III y está ambientada en la Ópera de París. En los meandros del teatro deambula el "Fantasma" Erik, que nació con la cara desfigurada y se ve obligado a ocultar sus horribles rasgos tras una máscara.
El Fantasma es un personaje gótico no sólo por sus rasgos físicos, sino también por lo que representa: encarna el mal, la muerte y la condenación. Sin embargo, el Fantasma de la Ópera, tirano y asesino, se convierte a su vez en víctima, sucumbiendo a lo incontrolable y misterioso que es el amor. El lector se encuentra lentamente seducido por el Fantasma y, a medida que avanza en la lectura, aprende a tener compasión por sus lágrimas y admiración por su inteligencia y sensibilidad.

El Sabueso de los Baskerville de Arthur Conan Doyle, publicado en 1902. Ambientada aquí en Inglaterra, cerca de Londres, en el condado de Devonshire, donde se encuentra la mansión de los Baskerville, a finales del siglo XIX. Habla de un perro maldito con las llamas del infierno en los ojos, una muerte incomprensible: el escenario perfecto para Sherlock Holmes y el siempre presente Watson. Una novela que mantiene al lector preso en un espacio narrativo que se encuentra entre el misterio y el terror. La muerte en cuestión es la de Sir Charles Baskerville, el último ocupante de Baskerville Hall, la leyenda que habla de un perro del inframundo, un sabueso demoníaco que persigue a la familia Baskerville.

El Pozo y el Péndulo de Edgar Allan Poe, publicado en 1824. Es una historia de terror que utiliza imágenes sensoriales detalladas para infundir miedo y horror al lector. La trama se adentra en el miedo humano a la tortura básica y por la época en la que se desarrolla bajo la Inquisición española. El narrador de la historia es considerado responsable de crímenes no especificados y encerrado en una celda completamente oscura. Poe explora varios temas a lo largo del camino, incluyendo el miedo, la intolerancia y la injusticia, y el poder de la desesperación.

El Exorcista de William Peter Blatty, publicado en 1971. La novela se inspira en un caso de posesión ocurrido en 1949 en Cottage City, Maryland. El protagonista del trágico suceso fue un joven de 14 años cuya identidad se mantuvo en secreto y para el que se utilizó el seudónimo de Roland Doe. Mientras que en la novela se cuenta la historia de una niña de 12 años, Regan MacNeil, que vive en Georgetown y que de repente cambia de personalidad, volviéndose muy violenta.

La caída de la casa Usher de Edgar Allan Poe, publicada en 1840. La caída de la casa Usher entra sin duda en la lista de los relatos más populares e inquietantes de Edgar Allan Poe. También conocida por los títulos La ruina de la casa Usher y El derrumbe de la casa Usher. La historia se desarrolla en una vieja casa señorial en ruinas donde viven los dos últimos descendientes de la Casa Usher: Roderick y su hermana, Lady Madeline. Excéntricos, alienados, gravemente enfermos, los hermanos Usher mueren de forma horrible y la casa desaparece con ellos. El testigo de los hechos es un narrador desconocido, que cuenta los acontecimientos en primera persona.
Esta es la historia de uno de los cuentos más atormentados de Edgar Alla Poe y es especialmente apreciada por su capacidad de combinar magistralmente elementos reales con sugerencias imaginativas.

La leyenda de Sleepy Hollow de Washington Irving, publicada en 1820. La historia está ambientada en 1790 en la campiña que rodea el asentamiento holandés de Tarry Town, en un valle aislado conocido como Sleepy Hollow, famoso por sus fantasmas y la inquietante atmósfera que impregna la imaginación de sus habitantes y visitantes. La novela tiene todos los ingredientes para ser un cuento espeluznante, El narrador sugiere una atmósfera encantada a la que los habitantes se adaptan y mezclan sus propias historias con todos los ruidos y voces que escuchan.

El extraño caso del Dr. Jekyll y el Sr. Hyde de Robert Louis Stevenson, publicado en 1886. La novela está ambientada en una sociedad en la que la prosperidad está en franco declive, el dominio inglés está amenazado y el resultado es el desempleo y el malestar social. El texto está ambientado en Londres y los personajes pertenecen a la clase media alta. Es una novela corta dedicada al horror y a lo sobrenatural, que el nuevo "Romanticismo" inglés quiere recuperar.
El libro tuvo tanto éxito que la definición Jekyll y Hyde entró en el lenguaje común para indicar una persona con dos personalidades distintas, una buena y otra mala o, en un sentido más amplio, la ambivalencia del comportamiento humano.

Tags