Dependiendo de si se cruza la costa, las colinas o las montañas, la cocina de le Marche ofrece platos que pueden ser típicos del pescador o del pastor, del montañero o del enólogo. Una cocina de sabor fuerte, rústico, baja en grasas, con pocas especias.

En la costa, los platos utilizan ingredientes a base de excelentes pescados, como las brochetas o el plato símbolo que es la "sopa de pescado", interpretado de manera diferente en cada puerto, desde el rojo con tomate, en la zona de Pesaro, hasta el amarillo con azafrán, de Ascoli.

En la zona de los Apeninos entre Umbría y Marche, encontramos platos dominados por sabores fuertes basados ​​principalmente en carne, como la porchetta, el pollo, los animales de caza, las verduras, las aceitunas y los embutidos.

No hay que olvidar que, en competencia con Alba, la provincia de Pesaro es la mayor productora de trufa blanca de Italia.

La receta de hoy, es el plato típico que unifica la región, el sabroso Vincisgrassi, un primer plato ideal para esos largos y agradables almuerzos dominicales en familia o con amigos.

Los Vincisgrassi son los progenitores ​​de las lasañas al horno de toda Italia, pero no deben confundirse con las lasañas, son "mucho más" como dice la gente de le Marche.

El origen de esta especialidad no está muy claro, una de las versiones dice que fueron preparados en honor al general austriaco Windisch Graetz quien se había distinguido en la defensa de la ciudad de Ancona contra las tropas napoleónicas en 1799. El invitado lo apreció mucho y por ello se los llamaron Vincisgrassi en su honor, italianizando el apellido del general austriaco.


Es un primer plato rústico, rico, sustancioso y delicioso, que, como todas las recetas de la cocina tradicional, tiene muchas variaciones locales y cada familia tiene su propia receta, sin embargo, todos incluyen 7 capas de pasta y la presencia de menudencias de pollo en la salsa.

Ingredientes para 4 personas:

  • 250 gr de pasta fresca al huevo para láminas de lasaña.
  • 300 gramos de pulpa de res.
  • 300 gramos de hígados de pollo.
  • 1 cebolla.
  • 1 zanahoria.
  • 200 gr de pulpa de tomate.
  • 100 ml de vino tinto.
  • 100 ml de caldo de verduras o carne.
  • 300 gramos de queso parmesano.
  • romero q.s.
  • hoja de laurel q.s.
  • mantequilla q.s.
  • Sal q.s.
  • pimienta q.s.

Preparación: Picamos finamente la pulpa de res y los hígados de pollo con un cuchillo. Picamos la zanahoria y la cebolla y la sofreímos en una sartén con 3 cucharadas de aceite de oliva. Salpimentamos ligeramente. Agregamos una hoja de laurel y una ramita de romero picado y dejamos sofreír durante unos 10 minutos. En este punto añadimos la carne picada y dejamos que se dore bien. Agregamos el vino y dejamos que se evapore, luego vertemos la pulpa de tomate y empezamos a cocinar el ragú, agregando el caldo poco a poco para evitar que se seque.

Dejamos que el ragú hierva a fuego lento durante al menos 1 hora hasta que la carne esté tierna.

Si se usa lasaña seca, recuerden blanquearlas antes de usarlas en la composición del plato. Engrasamos una sartén mediana, y vertamos unas cucharadas de ragú en el fondo. Cubrimos con la lasaña y añadimos otra capa de ragú, espolvoreamos con abundante parmesano y continuamos hasta que se acaben todos los ingredientes. Completamos con parmesano y unos trocitos de mantequilla.

Metemos el Vincisgrassi en el horno a 180 ° C, y lo dejamos cocinar durante 40 minutos, si la superficie se vuelve un poco marrón, es suficiente cubrirla con papel aluminio.

Una vez listos, los sacamos del horno y los dejamos reposar unos diez minutos tapados. Vamos a servirlo caliente.

Los Vincisgrassi combina bien con vinos tintos estructurados, como un Rosso Piceno o un Rosso Conero, que son vinos de le Marche, pero también podría estar bien una Vernaccia di Serrapetrona, un vino espumoso DOCG también de le Marche.

Buon Appetito!