Esta receta, que obviamente incluye huevos, proviene directamente de la antigua tradición culinaria de la Liguria, es un pastel rústico y es fácil de preparar y se suele cocinar para Semana Santa, la Torta Pascualina.

Según la tradición, las mujeres de Liguria lograban preparar y apilar hasta 33 hojas, una encima de la otra, una por cada año de Jesús, precisamente para asociar la cocina con el sentimiento religioso que marca la Pascua.

La receta de este sabroso pastel se remonta a la Edad Media por Ortensio Lando, quien lo llama "gattafura", se ha extendido en el tiempo, creando varias variantes regionales, como la de Ventimiglia que en lugar de acelgas utiliza hierbas silvestres, o con alcachofas, achicoria y muchas otras verduras de temporada.

Es buena caliente, pero también fría, por lo que es ideal para llevarla en un día de playa o de campo, o en el desayuno de Pascua.

 


Ingredientes para una torta de 8 porciones

500 g de acelgas o espinacas.

200 gr de ricota.

40 gr de queso parmesano rallado.

40 gr de pecorino rallado.

6 huevos.

2 rollo de hojaldres preparados.

pimienta q.s.

Sal q.s.

Preparación: Lavamos y blanqueamos con cuidado las acelgas en una olla durante 10 minutos en agua ligeramente salada, las escurrimos y las dejamos enfriar, luego la exprimimos bien dejando salir todos los líquidos.

Preparamos el relleno de la Torta Pascualina, mezclando bien la ricota con 1 huevo, el parmesano y el pecorino. Lo trabajamos bien añadiendo un poco de sal y pimienta. Cuando la mezcla esté bien mezclada, añadimos las acelgas hervidas, posiblemente después de haber picado las hojas con un cuchillo.

Tomamos un molde de 22/24 cm de diámetro no demasiado bajo, lo forramos con papel de cocina y el primer rollo de hojaldre. Una vez listo, lo rellenamos con el relleno de ricota y acelgas, preparado previamente.

Con una cuchara, hacemos 4 pequeños huecos en el relleno, equidistantes entre ellos, y rompemos un huevo entero en cada uno, para que durante la cocción queden bien cocidos. Cerramos la tarta con el segundo disco de hojaldre y sellamos suavemente, doblando el borde del disco de la base por dentro. Cepillamos la superficie con huevo batido y la pinchamos con las púas de un tenedor, quizás decorándola con algún diseño para que quede más bonita.

Horneamos la tarta a 180 ° C durante unos 60 minutos. Si la superficie se vuelve demasiado oscura, la cubrimos con una hoja de papel de aluminio.

Retiramos del horno y dejamos enfriar un poco antes de servir.

Un vino para acompañar podría ser un Vermentino, un Chardonnay o un Pinot Bianco, también estarían bien.

Buon Appetito! y Buona Pasqua!

Tags