Con esta harina de leguminosas se preparaba algo muy similar a la polenta (tamal de olla) de maíz; Para la polenta hecha con harina de maíz tendremos que esperar el descubrimiento de América.

Aquí está la receta de fhriscatula con brócoli y chicharrón de cerdo, que en Calabria viene comúnmente llamado sfrizzoli. Son prácticamente unos cuadritos de chicharrón de cerdo.

Ingredientes

  • Harina de maíz (300 g de papel de aluminio).
  • Brócoli, 2 tallos grandes.
  • Tocino ahumado 100 g.
  • Pecorino rallado 50 gr (se puede utilizar el parmesano).
  • 2 cucharadas de sfrizzoli (chicharroncitos de cerdo).
  • Un diente de ajo.
  • Peperoncino ( guindilla o ají picante).
  • Aceite de oliva virgen extra y sal al gusto.

Preparación: Limpiamos y pelamos los tallos del brócoli, cortamos todos en tallos más pequeños y los hervimos en agua con sal. Los escurrimos con un colador y reservamos el agua de cocción.

Tomamos una sartén y freímos en aceite EVO (Extra Virgen de Olivo), ajo, tocino ahumado en cubitos y peperoncino, teniendo cuidado en no cocinar demasiado los ingredientes; vertamos el brócoli y dejamos que tome sabor. Cuando estén totalmente cocidos, los aplastamos con un tenedor.

Ponemos sobre el fuego, en una olla con bordes altos, el agua de cocción del brócoli, calculando la cantidad de un litro y doscientos ml (se calcula multiplicando el peso de la harina de maíz por 4). Agregamos dos cucharadas de aceite EVO y cuando el agua estará tibia, vertamos lentamente la harina de maíz y giramos continuamente con una cuchara de madera, para evitar grumos.

Cuando la polenta comience a hervir, bajamos el fuego y sigamos revolviendo. Después de unos 10 minutos de cocción, la polenta debería haberse espesado. Agregamos el aderezo de brócoli y continuamos revolviendo durante otros 30 minutos. Es necesario girar continuamente tocando siempre el fondo de la sartén, o por el contrario se formará una capa gruesa de polenta al fondo, lo que evitará que el calor alcance toda la preparación y la cocción será más lenta.

Cuando termine la cocción, con la olla todavía en el fuego, agregamos los sfrizzoli, continuando a revolver.

Se sirve con una espolvoreada generosa de queso pecorino, o de parmesano, rallado.

El maridaje es con un con vino tinto seco, aterciopelado, ligeramente aromático.

Buon Appetito!