Continuando el recorrido gastronómico entre nuestras regiones italianas, para valorizar sus sabores, este mes estamos en Abruzzo, una de las regiones de Italia central.

Su cocina es mediterránea en los ingredientes y aromas, creativa en la variedad y originalidad de los platos y productos más típicos, de las raíces campesinas y pastorales de su propia tradición, la cocina de Abruzzo tiene la capacidad de ser pobre y noble, con sabores antiguos, de espléndida e increíble simplicidad, en la que hay ingredientes de origen tanto pastoral como marino. La cocina de Abruzzo es un himno a la gula y la buena comida.

Entre los muchos productos de relevancia están el pan y productos horneados, pastas, carnes y pescados, pero también quesos y dulces. Todos acompañados de excelentes vinos, blancos y tintos: uno de los más conocidos y reconocidos es Montepulciano d’Abruzzo.

Además, hay algunas excelencias, como el precioso azafrán, que se cultiva en las tierras altas de L'Aquila, que se seca utilizando brasas de roble, que ha sido reconocido con la marca DOP (Denominación de Origen Protegida), y los Confeti de Sulmona que se han convertido en el símbolo de la tradición de la repostería de Abruzzo, famosos en todo el mundo, hechos con almendras sicilianas de Avola cubiertas con una capa de azúcar.

Comencemos con la primera receta de Abruzzo, las otras vendrán en las próximas semanas, los Peperoni ripieni alla teramana (Pimientos rellenos), una receta de la ciudad de Teramo, de origen pobre, muy barata, pero con un excelente rendimiento y que es un verdadero segundo plato.

Como su nombre lo indica, el ingrediente principal es el pimentón, que es una verdura con gran versatilidad, de varios colores, que además de ser deliciosa también es dietética, dando siempre una gran experiencia de sabor.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 Pimientos rojos (o verdes) largos en forma de cuerno
  • 300 gr. de atún en aceite
  • 50 gr. de migas de pan
  • 20 gr. de alcaparras
  • una copa de vino blanco
  • aceite de oliva virgen extra
  • sal al gusto
  • perejil

Procedimiento: Coloque el atún escurrido en un recipiente, agregue las migas de pan, el perejil y algunas alcaparras. Amasamos ablandando con la adición de vino blanco y aceite. Es mejor trabajarlo con las manos hasta que el relleno tenga una consistencia similar a la del pastel de carne.

Lavamos bien los pimientos, cortamos la parte superior y los privamos del núcleo, las semillas y los filamentos internos, teniendo el cuidado de no romperlos. Llenamos el pimiento con el relleno, presionando bien.

En una bandeja para horno engrasada con aceite, ponemos los pimientos, la sal y los ponemos en un horno caliente a una temperatura de 160 ° durante aproximadamente 45 minutos, con mucho cuidado y delicadeza cuando tenemos que voltearlos. Agregamos un par de tazas de agua, esto evitará que los pimientos se peguen a la bandeja.

Los pimientos deben servirse calientes, pero también son excelentes fríos.

Buon Appetito!