La Campania es una tierra rica en recursos históricos, culturales y gastronómicos. La historia de la cocina de la Campania está llena de platos y bebidas tradicionales, que han marcado sus usos culinarios. Los amantes de la buena comida deberían hacer un buen recorrido gastronómico en esta tierra. La cocina napolitana es una cultura y un estilo de vida.

Se puede decir que la cocina napolitana nació con los Griegos y los Romanos. Ellos prestaron mucha atención a la preparación de los platos, condimentaban sus platos con preciosos aceites y todo era acompañado con los excelentes vinos de Campania Felix, o de países como Capua, Cuma, Pompeya, Sorrento, Stabia, Nocera y Salerno.

Desde entonces, la cocina napolitana ha comenzado a enriquecerse, utilizando ingredientes simples que han sido elaborados en platos complejos, dejándose, entre otras cosas, influenciar por las tradiciones españolas y francesas. Hacer una lista de los platos y postres de Campania sería muy largo, hay muchos y sería un eufemismo hacer una lista. Mencionamos solo unos pocos que ciertamente son bien conocidos en todo el mundo.

Cuando pensamos en Nápoles, inmediatamente nos viene a la mente Pizza. Es el plato por excelencia amado en todo el mundo. Tiene raíces centenarias, y su nombre se escogió en honor a la reina Margherita de Savoia. Los ingredientes que la componen pertenecen a la tradición campana: albahaca, mozzarella y tomate (colores típicos de la bandera italiana).

Y qué decir de la Mozzarella, cuyos orígenes se remontan a 1100-1200. El nombre deriva del verbo mozzare, ósea cortar, operación que se hace con el dedo índice y el pulgar.

Está la "original", que es la de leche de búfala, producido principalmente en Salerno y Caserta, y el elaborado con leche de vaca, llamado "fior di latte".

Además, hay muchos otros sabores de la tradición de Campania que tocan también el mar, que tienen como ingredientes básicos de los platos los mejillones, almejas, anchoas, pulpos, erizos de mar. Ya sea un aperitivo, primero plato o segundo plato, no importa, en Nápoles no se tira nada, al contrario, se usa de la mejor manera.

En cuanto a los postres, solo mencionaré algunos: la pastiera, la sfogliatelle, la tarta caprese, el rococó, el babà, y la lista sería larguísima. Un dulce especial son los zeppole, beignets fritos con natillas y cereza negra preparados con motivo de la fiesta de San José.

¿Cómo digerir toda esta bondad de Dios? Con un buen café napolitano elaborado estrictamente en moka.

Para no hacer la lectura larga y aburrida, propongo una receta muy especial de Campania, los ndunderi son una especie de ñoquis originario de la costa de Amalfi y en particular de la ciudad de Minori. La receta de hoy es un plato típico de verano. La receta original preveía la espelta y la cuajada de leche, hoy se pueden preparar con harina (incluso integral) y ricota fresca.

Ingredientes para 4 personas:

  • 200 gr Harina 00.
  • 400 gr de ricota.
  • 4 yemas.
  • Parmesano rallado al gusto.
  • Limón q.s..
  • 400 gr de camarones.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 berenjenas.
  • Albahaca q.s..
  • Sal y pimienta q.s..
  • Aceite de oliva virgen q.s.

Preparación: Para la crema de berenjenas: cortamos las berenjenas por la mitad a lo largo, cortar el interior y ponemos sal. Colocamos las partes en una sartén engrasada y horneamos durante 20 minutos a 180 ° C. Una vez sacado del horno, licuamos la pulpa con la albahaca y el aceite, ajustando de sal, hasta obtener una crema.

Para el ndunderi: En un bol, mezclamos la harina con la ricota, la ralladura de limón, las yemas de huevo, el parmesano, sal y pimienta, y formamos un pequeño cilindro. Cortamos trozos pequeños de unos 3 cm, lo pasamos por la riga ñoquis (tabla de madera para darle las estrías, o utilizamos un tenedor para hacerlo) y cocinamos en agua hirviendo con sal.


Limpiamos las gambas, dejando algunas sin pelar, las doramos rápidamente en una sartén con aceite y ajo y añadimos los ndunderi. Salteamos y servimos sobre la crema de berenjena, decorando con la piel de berenjena enharinada y frita.


Se acompaña bien con vinos blancos bastante jóvenes, frescos y sabrosos.


Buon Appetito!