Estas papas eran preparadas por los campesinos y luego llevadas al campo. Las papas se cocinaban una sartén llamada rueda que luego se envolvía con paños de cocina para mantener las papas calientes.

Las papas raganate se preparan cortando papas, cebollas y tomates en rodajas que luego se colocan en capas en una bandeja para horno y luego se hornean con aceite, queso “pecorino” (de oveja), orégano y miga de pan duro, lo que da el típico dorado crujiente del que el plato toma su nombre. De hecho, "raganato" significa gratinado en el dialecto de Lucania, pero es un término usado en otras regiones del sur ("raganato" o "arraganato") y también se usa para indicar alimentos cocinados con orégano.

Las papas Raganate son una guarnición simple pero muy sabrosa gracias a la presencia de queso pecorino rallado y orégano que dan sabor a la crujiente empanizado que cubre las verduras.

Ingredientes

  • Papas 1 kg.
  • Cebollas blancas 300 g.
  • Tomates maduros 500 g.
  • Migas de pan duro 150 g (pueden utilizar el pan rallado si quieren)
  • Queso pecorino romano rallado 30 g.
  • Orégano 2 cucharadas.
  • Aceite de oliva virgen extra q.s.
  • Sal q.s.
  • Pimienta negra q.s.
  • Preparación: Para preparar las papas raganata, lavar y pelar los tomates, luego cortarlos en rodajas de medio cm de grosor. Pelar las cebollas y también cortarlas en aros de aproximadamente medio cm de grosor. Finalmente, pelar y cortar las papas en rodajas que tengan siempre medio cm de grosor, teniendo cuidado, a medida que se hacen las rodajas, de ponerlas en un recipiente lleno de agua fría para evitar que se ennegrezcan. Luego déjalos escurrir en un colador.

    Desmenuzar la miga de pan duro (o poner el pan rallado) en un tazón. Tomar una bandeja de cerámica de aproximadamente 21 cm por 30 cm con 7 cm de altura, se recomienda no usar una bandeja de aluminio para horno, porque las verduras se pegarán al fondo. Se puede usar cualquier tipo de bandeja de horno aún más ancha, pero con un fondo más bajo, en este caso se obtendrán menos capas y por ende se tendrán que reducir los tiempos de cocción. Engrasar la bandeja elegida y colocar una capa de papas juntas de manera concéntrica.

    Encima de las papas colocar las cebollas en aros, y encima de las cebollas colocar los tomates en rodajas. Sal, pimienta, verter una poco de aceite y cubrir con 50 g de miga de pan duro desmenuzado (o el pan rallado). Continuar con la composición de las capas, procediendo como antes, manteniendo las mismas dosis indicadas. Arreglar primero las papas, las cebollas y por ultimo los tomates. Sal, pimienta, bañar con un poco de aceite y el pan rallado. Por último, cubrir con una capa de papas. Sazonar con sal, pimienta, espolvorear con el pan rallado y queso pecorino rallado, orégano y aceite. Cocinar en un horno estático precalentado a 180 ° durante 60 minutos o en un horno ventilado a 160 ° durante 50 minutos, teniendo cuidado de gratinar los últimos 5 minutos con las hornillas de la parte de arriba del horno. Cuando la superficie estará dorada y crujiente, apagar las papas raganate, dejarlas enfriar y llevarlas a la mesa.

    El maridaje de este plato es con vino blanco estructurado e intenso. Si prefiere vinos tintos, entonces un tinto suave y aromático.

    Buon Appetito!