Este plato es la expresión de la tradición gastronómica de Trieste del famoso plato húngaro.

Como se mencionó, la influencia de las tradiciones austro-húngaras está fuertemente arraigada en la región y la gastronomía no es menor, y el gulash de Trieste es solo uno de esos platos tradicionales austriacos o húngaros que encontramos perfectamente incorporados a la tradición gastronómica, a menudo combinados con patate in tecia, rodajas de polenta o ñoquis de pan y patata.

El nombre gulash se deriva de los orígenes de este plato. De hecho, los gulyas, eran los pastores húngaros, que cocinaban los ingredientes históricos en un gran caldero sobre el fuego, para preparar comidas durante los viajes desde Puszta al extranjero para vender, en los distintos mercados de Moravia, Viena y Nuremberg, su carne de res.


Ingredientes para 4 personas:

  • 500 gr de pulpa de res (carne para guisar).
  • 2 cebollas.
  • 250 gr de puré de tomate.
  • 2 hojas de laurel.
  • 3 cucharadas de pimentón fuerte y dulce.
  • Mejorana.
  • Caldo de carne q.s.
  • 1 cucharada de manteca de cerdo.
  • Sal q.s.

Preparación: Tomamos la carne de res, la limpiamos de las cáscaras o partes excesivamente duras y la cortamos en trozos pequeños o bocados.

En una sartén bastante grande, sofreímos las cebollas finamente picadas y las hojas de laurel en manteca de cerdo (podemos usar aceite de oliva virgen extra como sustituto) durante unos 4 minutos. Ponemos los pedazos de carne y los doramos bien, añadimos la mejorana a propio gusto y humedecemos todo añadiendo el puré de tomate. Vertimos un par de cucharones de caldo, y completamos añadiendo las 3 cucharadas de paprika dulce y fuerte (si no queremos que quede muy picante, aumentamos la dosis de paprika dulce). Mezclamos y sazonamos con sal, y dejamos hervir el gulash a fuego lento durante unas 2 horas con la tapa cerrada.

De vez en cuando hay que controlar la cocción y, si se seca demasiado, añadir una taza de caldo.

El gulash triestino va servido bien caliente.

Sugerencias de vinos: tinto suave, con sabor afrutado y respaldado por una agradable acidez.

Buon Appetito!