Nació como una salsa de carne para acompañar los platos de pasta, pero la carne a menudo se dejaba a un lado, y de hecho solo consumía la salsa.

Fue entonces cuando Aberto Alvisi, chef del entonces Cardenal de Imola, a fines del siglo XVIII, cocinó el primer Ragú, servido con un plato de macarrones. A principios del siglo XIX, la salsa de carne también apareció en algunos libros de cocina Emiliana, y era un plato que la mayoría de las veces se servía en días festivos.

Hay muchos tipos de ragú de carne, personalmente conozco 3 tipos, y todos pertenecen a Italia: el ragú napolitano, el ragú bolognese y el ragú barese.

El primero es un ragú hecho con pedazos de carne entera, cortada como si fueran pedazos para un guiso, y son de diferentes tipos: res, ternera y cerdo. La carne se cocina en la salsa durante varias horas, hasta que se haya vuelto muy suave y sabrosa.

El ragú barese, en cambio, se hace con rollos de carne de caballo. Aquí, también, la cocción debe ser larga para obtener una salsa que servirá para condimentar la pasta, que en la mayoría de los casos son orecchiette caseras. 

El último, el más famoso del mundo, es el bolognese. La receta original ha sido depositada el 17 de octubre de 1982 por la Delegación de Bolonia de la Academia Italiana de Cocina en la Cámara de Comercio de Bolonia,

La que vamos a hacer es con una pequeña variación.

Ingredientes para 4 personas:

  • Aceite de oliva Virgen extra 30 ml.
  • Cebolla, zanahoria y apio (15 gr de cada una)
  • 100 gr de carne molida (50 de res y 50 de cerdo)
  • 50 ml de vino blanco
  • 200 ml de Passata di pomodoro (Salsa de tomate)
  • Sal c.s.

Preparación: sofreír la cebolla, zanahoria y el apio en el aceite hasta que la cebolla se vuelva transparente (por 2 min), agregar las carnes molidas y dóralas. Verter el vino y dejar que evapore y añadir la passata di pomodoro. Dejar cocinar por 30 min, agregar la sal (1 cucharadita llena), el agua y dejar cocinar por otro 60 min.

Condimentar la pasta que se quiere, aun si lo ideal serían las “tagliatelle”.

Buon appetito!