En Italia en Friuli Venezia Giulia y en el Trentino Alto Adige es parte de su tradición gastronómica, ya que fueron regiones que formaron parte del Imperio Austro-Húngaro. El codillo de cerdo es un plato bastante fácil de preparar, incluso si requiere una cocción muy prolongada a bajas temperaturas.

Ingredientes para 4 personas:

  • 1 o 2 muslos de cerdo (1 kg).
  • 500 gr de Patatas.
  • 1 diente de ajo.
  • 2 hojas de laurel.
  • 1 ramita de romero.
  • 2 vasos de cerveza.
  • Aceite de oliva virgen extra al gusto.
  • Pimienta según sea necesario..
  • Sal al gusto.

Preparación: En una cazuela añadimos un poco de aceite, el diente de ajo, la ramita de romero y las hojas de laurel. Ponemos los codillos en la cazuela y comenzamos a calentar.

Dejamos que se doren en aceite de manera uniforme por toda la superficie, dándoles la vuelta por todos lados. Mientras doramos, mantenemos la llama no demasiado baja, de hecho, es importante que la temperatura del aceite sea suficiente para formar una costra marrón en toda la superficie de los codillos. Una vez dorados, agregamos la cerveza y continuamos cocinando hasta que se haya evaporada completamente, dejando un fondo de cocción. Apagamos, y mientras aún están calientes, ponemos los codillos en una bandeja para hornear, que habremos previamente engrasado. Guardamos el fondo de cocción que se utilizará durante la cocción en el horno para engrasar la superficie de los codillos.

Lavamos bien las patatas, las pelamos y las cortamos en trozos, las vertimos en la bandeja con los codillos, distribuyéndolas bien sobre ella.

Calentamos el horno a 180 ° C y horneamos. Dejamos cocinar unas 2 horas y media, volteando los codillos de vez en cuando y mojándolas con un poco del fondo de cocción conservado, para que los codillos nunca queden completamente secos.

Dado el sabor fuerte de la carne, el mejor maridaje es con vinos tintos estructurados y de mediana crianza. Se puede optar por un buen Chianti Classico DOC o un Merlot, o el piamontés Barbera o el siciliano Nero d'Avola. Otro gran maridaje es un clásico Pinot Noir.

Buon Appetito!