La cocción es lenta y las verduras se van añadiendo una a una, para respetar el tiempo de cocción de cada una, y obtener un resultado homogéneo y sabroso. La Ciambotta molisana se puede enriquecer con verduras y aromas preferidos, como ajo, guindilla o calabacín.

Esta guarnición, un poco como su pariente, la peperonata, es excelente caliente, pero también es deliciosa tibia o fría, por lo que es ideal para preparar con anticipación o para llevar a un almuerzo al aire libre. Sírvelo con un segundo plato de carne o una ensalada de legumbres.


Ingredientes para 4 personas:

  • 2 papas grandes.
  • 2 pimientos.
  • 2 berenjenas redondas.
  • 1 cebolla morada.
  • 2 tomates maduros.
  • Albahaca q.s.
  • Aceite de oliva virgen extra q.s.
  • Sal q.s.
  • Pimienta q.s.

Preparación: Pelamos las papas, la cortamos en trozos grandes y las lavamos con agua corriente, cortamos en rodajas gruesas la cebolla, lavamos y picamos en trozos grandes las berenjenas, los pimientos sin las semillas y los tomates.

Vertamos 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva virgen extra en una sartén grande, agregamos la cebolla, una pizca de sal y cocinamos por 5 minutos, agregamos las papas y dejamos cocinar por 5 minutos más, continuamos agregando las berenjenas y cocinamos por otros 5 minutos, y finalmente agregamos los pimientos y los tomates. Sazonamos con sal y pimienta y agregamos abundante albahaca fresca.

Dejamos cocinar por unos 40 - 45 minutos, dando la vuelta a las verduras lo menos posible. Cuando todas las verduras estén bien cocidas, emplatamos y servimos adornando con albahaca fresca.

Si se desea enriquecer la Ciambotta con calabacines, estos se deben agregar, cortar en trozos, a la mitad de la cocción.

Podemos combinar un vino rosado como el Negroamaro rosè, o un tinto joven y suave.

Buon appetito!