Este plato se enriquece con la presencia de pasas (y, en una variante, también nueces) que lo enriquecen con el contraste entre las crujientes nueces y la consistencia dulce y suave de las pasas. La receta original prevé que la sartén con el bacalao se ponga a cocinar en la chimenea, completamente cubierta de ceniza. Durante el tiempo de cocción, que puede variar de 30 a 45 minutos, se debe untar el bacalao con una mezcla de aceite y vino y aromatizar con unas hojas de laurel.

Ingredientes para 4-6 personas:

  • 750 g de bacalao.
  • 200 g de miga de pan.
  • 6 papas medianas.
  • 4 tomates maduros.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 manojo de perejil.
  • 3 cucharadas de pasas secas.
  • 4 cucharadas de orégano seco.
  • Aceite de Oliva Virgen Extra q.s.
  • Sal q.s.

Preparación: Primero tenemos que remojar el bacalao la noche anterior, para que se rehidrate.

Escaldamos los tomates un minuto, los pelamos y le quitamos las semillas. Cortamos la pulpa en filetes y los dejamos escurrir. Remojamos las pasas en agua tibia, picamos el ajo y el perejil. 

En un bol desmenuzamos la miga de pan y agregamos el ajo y el perejil picados, 4 cucharadas de orégano, las pasas exprimidas, y mezclamos agregando el aceite necesario para que la miga quede bien impregnada. Mezclamos bien, sazonamos con sal y añadimos aceite si vemos que la miga aún está seca.

En una bandeja para horno vertamos un chorrito de aceite y colocamos el bacalao, distribuimos uniformemente el pescado con la mezcla de miga de pan, distribuimos los filetes de tomate sobre el bacalao para formar una decoración de espina.

Pelamos y lavamos las patatas, las cortamos en rodajas y las colocamos alrededor del bacalao. Agregamos un poco más de aceite y cubrimos la bandeja con papel de aluminio, ponemos en horno precalentado a 180 ° durante 25 minutos. Retiramos el papel y seguimos cocinando durante 10 minutos hasta que la corteza del pan esté dorada y crujiente.

Recomendamos un vino tinto como el Trebbiano d'Abruzzo.

Buon Appetito!