La Champions League, el más prestigioso torneo europeo de fútbol de clubes, se reanudó después del encierro Covid-19, con las esperanzas italianas descansando en tres equipos: la titular del Scudetto, la Juventus; el campeón de la Copa de Italia, el Napoli; y la revelación indiscutible de la Serie A, el Atalanta. Así es como fueron evolucionando las cosas hasta el día de hoy y que podemos esperar en los próximos episodios.

JUVENTUS, QUÉ DOLOROSA DECEPCIÓN.

Juventus llegó como favorita al encuentro con el Lyon. De hecho, el desafío se llevaría a cabo entre los Campeones Italianos y un oponente que había obtenido un precario séptimo lugar en el Campeonato de Francia. Y además estaba Cristiano Ronaldo que vistiendo la camiseta de la Juventus, toda una garantía. El optimismo en la antesala del partido creció también cuando Paulo Dybala, afecto con lesión al aductor de su muslo izquierdo, pudo recuperarse y quería estar en el terreno de juego. Lo cual era muy beneficioso para su para su equipo en el partido de vuelta.

Pero las cosas no pudieron salir peor. Los dos goles de CR7 no fueron suficientes. Sarri tuvo que poner en marcha el Plan B arrancando con Higuaín como delantero centro. Dybala no pudo jugar desde el principio y cuando, por desesperación, lo insertaron en el juego, inmediatamente se resintió de nuevo y muy a su pesar, se sentó de nuevo en el banquillo.


La Juve está una vez más fuera de la Liga de Campeones. La decepción es enorme. Ahora en la tapete está el cuestionamiento de la gestión Sarri, por una temporada bianconera más que insatisfactoria y en todos los rincones se oye resonar el grito: "se busca nuevo entrenador".

Pero lo que más hace temblar a los aficionados de la Juventus es la duda sobre la continuidad de Ronaldo en el club de Turín. Una duda casi inevitable para aquellos que, como él, están acostumbrados a apuntar siempre hacia el máximo. Se sabe que el portugués no admite fracasos, mucho menos en el contexto europeo. Después de la segunda misión fallida consecutiva, tendrá que evaluar con atención su futuro en el club de Turín.

Ronaldo no puede ser el único que jale el carro, como ha sucedido hasta ahora en Europa. En los últimos dos años, los únicos goles de la Juventus en la fase eliminatoria son de su autoría. Esto le ha revelado que no cuenta con el apoyo adecuado de sus compañeros de equipo.

NAPOLI TENDRÁ QUE APOSTARLE AL ESPÍRITU DE LUCHA.

Hoy el equipo napolitano a las órdenes de Gattuso se enfrentará a los catalanes del Mariscal Messi, con el fin de tener éxito en una misión casi milagrosa, como lo es remontar el empate de un gol en el juego de ida. Las estadísticas nos dicen que el Barcelona ha superado esta ronda en las 19 ocasiones anteriores.

Gattuso espera tener al capitán Insigne disponible para el encuentro en el Camp Nou. El pase a los los cuartos de final puede ser un hecho histórico, al cual el jugador quiere atar su nombre.

Lorenzo Insigne ha sido sometido a nuevos exámenes médicos que han confirmado su recuperación. Ha llevado a cabo todos los entrenamientos junto con sus compañeros sin percibir ningún problema particular y por lo tanto es muy probable que sea desplegado, en el tridente de ataque histórico, junto con Callejón y Mertens, contra el Barcelona.

En cualquier caso, es mejor no hacerse ninguna ilusión, debido a que se juega en el Camp Nou, con marcador inicial de 1-1 y en estos casos las estadísticas dicen que el favorito es el anfitrión. Si éste además es el Barcelona, que tiene a Messi en su guarida  y no pierde en Europa desde el 1 de mayo de 2013, la situación se complica.

Sin embargo, no hay nada normal en este momento histórico, incluso para el fútbol. En el equipo napolitano hay mucho valor y espíritu de lucha y no en vano son los titulares de la Coppa Italia. Así que nada por sentado para Barcelona-Napoli.

ATALANTA: DAVID vs. PSG: GOLIAT.

Los Nerazzurri de Gasperini ya están en los cuartos de final. ¿Quién habría dicho eso?. Sinceras y merecidas congratulaciones a los Bergamaschi.

El miércoles 12 de agosto se enfrentarán a los campeones franceses del París Saint Germain, un equipo con gran tradición en esta competición europea.

La "banda" se fue a Lisboa con el saludo entusiasta de los ultras, que esperan que sea el año adecuado para realizar el sueño de ganar la Liga de Campeone


El PSG irá al terreno de juego con el favoritismo, pero también con una larga lista de lesionados. No sólo Verratti, que no abordó el avión, sino también Mbappé, que comienza desde el banquillo. Di Maria, descalificado, Kurzawa, no disponible y Kehrer en riesgo por una fractura de hueso de la oreja.

Con el Atalanta será una batalla abierta, aunque los aficionados parisinos esperan que Neymar arrastre a sus compañeros de equipo hasta la final.