El lunes 20, en el Allianz Stadium, en casa de la Juventus, Lazio está obligada a ganar y no será una hazaña fácil. Entre las "primerísimas" el equipo de Inzaghi cayó al cuarto lugar. El Atalanta y el Inter ya la han rebasado en la persecución de la Juventus.

Los antecedentes.​

De por si, las estadísticas no ayudan mucho. Los Bianconeri son el equipo contra el cual la Lazio ha perdido más partidos en la liga (81 partidos), y más aún, el Biancoceleste es también el equipo contra el cual la Juve ha anotado más goles en la Serie A (269 goles).

El último éxito de los laciales contra los piemonteses en la Serie A, en la segunda ronda, se remonta a marzo de 2001, desde entonces se registran 12 éxitos de los Bianconeri y 5 empates.

Pero también es cierto que esta Lazio, el 22 de diciembre de 2019, en Riad, le arrebató a la  Juventus de Sarri y CR7, la Supercopa de Italia 2019, con goles de Luis Alberto, Lulic y Cataldi a los que sólo se opuso el gol de Dybala.

Inzaghi: le apuesta a los nuevos talentos.

El equipo de Inzaghi está en crisis. Se encuentra perdido y su goleador, Ciro, no ha tenido cita con el gol desde hace buen rato. En resumen, las circunstancias no son las más propicias.

La Lazio todavía se encuentra sin Patric, descalificado. El par ofensivo Caicedo-Immobile todavía no cuenta con la alternativa de Correa.

Parece que Inzaghi, para el desafío del domingo, confiará en los "Chicos de la Primavera", es decir, jugadores poco utilizados y en fase de preparación, para dar nueva energía en el final.

Entre ellos está Bobby Adekanye, el delantero holandés de 21 años que ya ha anotado en Serie A, contra el Spal (victoria en el Olímpico 5-1). Esa tarde del 2 de febrero, cuando vio la pelota en la red, parecía estar volando con infinita alegría. Recibió el abrazo de sus compañeros de equipo y de todo el banquillo, incluyendo a Inzaghi. Y la Curva lo bautizó "Bobby Gol". Al reiniciar la Serie tuvo que enfrentarse a algunos problemas musculares antes de verse de nuevo en el terreno de juego, donde se vió empleado en los últimos cuatro partidos. Es probable que tenga espacio el lunes por la noche. Y seguro que intentará, por todos los medios, asentarle un golpe a la Juventus.

El nombre de Djavan Anderson también está en pole position. El centrocampista holandés de 25 años, después de su debut en la Serie A contra la Fiorentina, ha jugado tres  partidos más. Después de figurar en la Salernitana y el Bari en la Serie B, estuvo en la periferia del primer equipo hasta enero, esperando ser ficha del mercado. Luego, se unió al grupo de Inzaghi para surgir en la emergencia que golpeó la plantilla blancoceleste.

Armini y Falbo, capitán y vice-capitán de la Primavera respectivamente, también confían en una oportunidad, comenzando desde el banquillo. Nicolá Armini, que creció en el mito de Nesta, es un defensor. Luca Falbo, luego de transitar por los equipos juveniles de Turín y Roma, es un centrocampista exterior. Se unirán a la Lazio del futuro, pero le gustaría empezar en el desafío contra la Juventus.

Sarri: recupera la dupla defensiva.

Por los lados de Sarri la situación no es mucho mejor. Sin embargo, la Juventus todavía tiene 77 puntos en la clasificación y el primer puesto hacia el Scudetto.

Han pasado tres jornadas seguidas sin ganar.  Perdió rotundamente contra el Milan y consiguió dos empates, in extremis, contra Atalanta y Sassuolo. Esto hizo calar un velo de duda sobre la capacidad de Sarri y el rendimiento de CR7 & Company.

Aparentemente Sarri recupera a la pareja Bonucci-De Ligt para el lunes. El holandés y el Nacional Azzurro  son ahora una garantía para los Bianconeri. Sin el par defensivo titular, a la “Vecchia Signora” le han marcado 7 goles en dos partidos.

Para el deleite de Maurizio Sarri y todos los aficionados juventinos, con los dos en el campo el equipo había encontrado una esperanzadora sólida defensiva. Las victorias contra Bolonia (2-0), Lecce (4-0), Génova (3-1) y Torino (4-1) dieron fe de ello. Sólo 2 goles concedidos en 4 partidos. Los dos defensores también han demostrado que pueden ser peligrosos en la zona de ataque, con tres goles cada uno anotados en éste campeonato.

En vísperas de la cita del lunes por la noche, los Bianconeri se encuentran sin Bernardeschi, descalificado. Esto obliga a Sarri  a jugar con Douglas Costa desde el principio en apoyo de Ronaldo y Dybala. Higuaín retoma lugar en el banquillo. En el mediocampo, Rabiot se alineará con Pjanic y Bentancur. También contará de nuevo con Cuadrado, a la derecha.

Por lo tanto, un choque directo largamente esperado, un encuentro entre primerísimas y un decisivo partido para la carrera hacie el Scudetto el del lunes.  Buena suerte y que gane el mejor.

Ciro vs CR7

También estarán frente a frente, el lunes, las dos figuras principales de la clasificación goleadores de la Serie A: Ciro Immobile y Cristiano Ronaldo. El bomber de la Lazio tiene 29 goles. La estrella de la Juve ha marcado 28. La competencia ahora está en el vértice.

Un desafío dentro del desafío éste que tiene lugar entre dos de los mejores delanteros de la liga. Se contienden el cetro de máximo goleador. Y no sólo eso: ambos persiguen a Robert Lewandowski en la clasificación para el Botín de Oro. El puntero del Bayern Múnich, que ya ha terminado su temporada, tiene en su haber 34 anotaciones. A los goleadores de la Serie A le quedan cinco partidos para tratar de cambiar las cosas. Un promedio de un gol por juego para el enganche: difícil, pero no imposible.

Ciro Immobile, sin embargo, se detuvo. El máximo goleador de la Serie A ha estado a seco durante tres partidos. No había pasado en más de un año. Con el Atalanta llegó una derrota e Inmobile no anotó. Lo mismo sucedió ante el Lecce, Sassuolo y Udinese (empate 0-0).

Cristiano Ronaldo, por su parte mantiene el ritmo. Ha marcado continuamente, un gol en cada encuentro contra Bolonia, Lecce, Génova, Torino, Milán e incluso anotó dos veces contra el Atalanta. Sólo se quedó en blanco en la Jornada 33 contra el Sassuolo.

El lunes, es muy probable que los números cambien en este desafío de los goleadores, por ello será un duelo digno de no perderse.