Ciudad de Panamá

Apostando al 2021, en esta frase se puede resumir la calificación de riesgo de riesgo emitida para Panamá por la firma Standard & Poors (S&P), que aunque la mantiene en BBB+, una de las más alta de la región, ve a su economía con un decrecimiento del -2% en el Producto Interno Bruto (PIB) este año.

S&P  revisó la perspectiva de la calificación a negativa en función del impacto causado a la economía por la pandemia del COVID-19.

No obstante, la empresa calificadora de riesgo internacional, asegura que las medidas que ejecuta el Gobierno Nacional y las rápidas respuestas ante el COVID-19, ayudarán a estabilizar la economía panameña y hacerle frente a las necesidades sanitarias y sociales asociadas con los impactos de esta epidemia.

S&P anticipa una recuperación de la economía panameña partir del año 2021, con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de 4.2%, impulsado por el consumo privado, la inversión y las exportaciones. Contempla además que, la finalización de grandes proyectos de infraestructura mantendrá el impulso del crecimiento económico en los próximos años.

Para este año, la empresa calificadora prevé que la economía sea afectada por los impactos del COVID-19, y estima una contracción del crecimiento a un -2% del PIB.

En su reporte, S&P destacó el acceso favorable que tiene el país a los mercados financieros internacionales, permitiéndole a la nación hacer frente a los impactos del COVID-19.

S&P contempla que el Gobierno Nacional tomará las medidas requeridas para mejorar las perspectivas de crecimiento económico y fortalecer la estructura y calidad de las finanzas públicas en los próximos años.

Adicionalmente, la calificadora resalta, al igual que el Gobierno Nacional, la importancia de realizar los esfuerzos para fortalecer la efectividad, la eficiencia y la transparencia del sector público.

En cuanto al manejo de la deuda, S&P resalta que el país ha mejorado el perfil de la deuda y los términos y condiciones de la misma, manteniendo indicadores robustos que mitigan el riesgo de mercado y que minimizan el riesgo de refinanciamiento de la República.