Debemos aprender a sobrevivir a una medio cuarentena a la que estamos obligados por la irresponsabilidad de algunos (gobierno y pueblo). 

Si las camas de UCI están ya copadas o por coparse, el gobierno no va a abrir ninguna otra fase. Pero no creo que deba recoger las fases 1 y 2 que ya tienen tiempo en la calle, ya que los niveles de insatisfacción y desesperación están casi al límite, se necesita trabajar para tener dinero para poder comer, y lamentablemente, es prácticamente imposible que algún gobierno le pueda garantizar dinero o comida a todos los necesitados, por razones logísticas, monetarias, y hasta políticas.

Desde el punto de vista sanitario solo podemos hacer ciertas cosas, por ejemplo, comprar más camas, los insumos y equipos necesarios para más contagiados graves (si tenemos 200 UCI’s, podríamos subir a 400 o 600, habilitando los centros de convenciones disponibles para este propósito; ponernos de primeros en la lista para la vacuna (ya sea que esté lista en septiembre o diciembre - y tener un plan de vacunación igual o mejor -al que tenemos para la influenza). 

Como ven, esto no es para ya, así que usted tendrá que tomar buenas decisiones en su vida para poder sobrevivir. Lo otro que hay que hacer es poner más gente a recuperarse en los hoteles y no enviarlos a su casa donde puedan contaminar a los miembros de la familia, especialmente a aquellos que tienen casas muy pequeñas donde no puedan cumplir el aislamiento. Esto permitirá que la industria hotelera pueda tener ingresos durante este período, y poner a trabajar a más gente. Y no sería mala idea crear los cercos sanitarios en la áreas donde están los problemas (que están bien detectadas) proporcionándole la comida necesaria para que puedan sobrevivir a una cuarentena de este tipo.

Debemos recordar que no todo el mundo esta sin trabajar, todo el gobierno está trabajando (250,000), además de que todos los jubilados están recibiendo su jubilación y todos los beneficiarios de los subsidios siguen cobrando. Los supermercados, minimercados, mini super, tiendas de conveniencias y chinitos también están trabajando al máximo de su capacidad, y esto incluye a las distribuidoras y los fabricantes de alimentos y artículos de limpieza. El agro en Panamá debe estar también a 100% de su capacidad, y deberían estar pensando en sembrar más. Están trabajando a medias los restaurantes, los bancos, las escuelas privadas, las universidades, y otras industrias. 

Mi conteo es de los 2,000,000 trabajadores económicamente activos, si ya teníamos 140,000 desempleados, se han metidos unos 260,000 a contratos suspendidos y de los 400,000 informales puedan estar unos 200,000 desempleados (recuerde que los motorizados están moviendo al país en este momento, y las domésticas pueden estar haciendo su trabajo nuevamente), yo diría que nos podemos encontrar en un 30% de desempleo – 600,000 personas más o menos. Hay que recuperar estos puestos de trabajo bajando el desempleo a menos del 10% lo más rápido que se pueda, y con esto, se recuperan muchas cifras macroeconómicas que han desmejorado con la pandemia.

También podemos encontrar a gente trabajando, pero por menos de las 8 horas diarias y por ende recibiendo mucho menos de su salario normal (pero por lo menos recibe una parte). Algo que también he notado es que hay empresas buscando trabajadores, de alguna manera y otra, algo positivo, pero donde nos encontraremos con mucha competencia para el mismo puesto. Ha este punto le podemos confirmar que las recaudaciones en impuestos de personas naturales han bajado, en el primer semestre, un 10% de los presupuestado y 12.5% con respecto al año 2019.

Si el gobierno no abre las siguientes fases, entonces ¿qué podemos hacer? Primero haga un presupuesto (personal o de la empresa) total de sus gastos. Luego divídalo en tres columnas – la primera debe ser lo estrictamente necesario para funcionar, las segunda debe ser lo que debe pagar pero que no le afecta la operación y la tercera es lo que puede dejar de contratar (es decir, los gastos que puede eliminar). Esto le permitirá tener una mejor idea de sus finanzas y donde esta parado en este momento.

Ahora siga estos consejos:

Revise esto con mucho cuidado

Renegocie todo lo que pueda, más tiempo, menos monto.

Recuerde que esto es una situación especial, que debe mejorar apenas que una vacuna sea encontrada y llegue al país.

Si son sus gastos personales, lo primero que debe tener en cuenta son sus necesidades básicas: techo y comida

Si es una empresa, considere el número de empleados, ya que tiene dos opciones, puede salir de algunos empleados de acuerdo con la demanda, o negocia con todos para que todos mantengan su empleo, pero con menos horas y menos salario.

Haga trueques, ya que el efectivo es algo escaso. Piense bien sus trueques, algo que realmente necesite y pueda usar.

Sea positivo.

Piense fuera de la caja.

¿Como puede innovar su negocio o su vida?

¿Aprendió algo nuevo? Póngalo en práctica

¿No lo ha podido hacer? Todavía tiene tiempo, busque algo que le interese, apréndalo y luego póngalo en práctica para convertir ese conocimiento en dinero.

Tiene que tomar decisiones, cuantos empleados mantener, cuantas sucursales se mantienen abiertas, que gastos cortar, todo esto con el propósito de mantener a flote la empresa y que puedan sobrevivir hasta el momento en que la economía empiece a mejorar. Mientras que no pueda abrir al público, tiene que mover su inventario lo más rápido que se pueda. Para esto, tome las siguientes recomendaciones:

¿No tiene una página web? Haga una lo más rápido posible, enfocada a las ventas. Es decir, debe tener los productos que tiene disponibles (fotos, características), precios, colores, modelos, tallas, etc..

Recuerde que debe tomar las fotos, y levantar toda la información para que el cliente pueda pedir el producto que necesita. Esto es igual para cualquier tipo de industria o servicio.

Lo bueno de la crisis es que le permite echar mano a todos los productos que tenga, inclusive a los que no se vendían. Recuerde que las circunstancias son otras y se crean otras necesidades. Asegúrese que el producto no este vencido y que funcione.

Revise que todos los productos despachados están en buena condición. Lo que menos necesita ahora es que los clientes empiecen a utilizar las redes para decir que su empresa ofrece productos no óptimos para el consumo.

También recuerde las ofertas, la gente está buscando ofertas también. Además atrae mucho que su websites las mencione. Estos son ganchos que se pueden utilizar para la atracción de clientes nuevos y viejos.

No tiene delivery? Tiene muchas opciones en este momento. Desde utilizar a su propia fuerza laboral, hasta contratar especialistas, pero necesita hacer delivery o permitir el “pick up” en las tiendas.

No se demore mucho en el despacho. No debe pasar más de un día en que el cliente pague a que el cliente reciba lo comprado. Si no puede despachar rápido dígale al cliente para que no este esperando por gusto. Lo importante de todo esto, es que cumpla con las fechas de entrega.

La logística es fundamental para que el delivery funcione bien, desde la automatización del inventario, a la búsqueda de la orden hasta la coordinación del delivery.

Si no puede mover lo que tiene (es decir, si su empresa no tiene ninguna oportunidad de revivir en este momento), va a tener que reinventarse si quiere sobrevivir (lo que necesita es tiempo para seguir resolviendo los problemas). Analice las necesidades del mercado, vea las alternativas, ¿hay inventario? ¿Ud. puede hacer su producto o servicio? ¿Puede conseguir el inventario? ¿Puede ofrecerlo sin necesidad de un local comercial? Piense bien lo que puede hacer, pero actúe lo más rápido que pueda. De esto depende su supervivencia.

Ahora el gobierno también puede hacer más cosas para que esta cuarentena y sus consecuencias mejoren. Por ejemplo:

Buscar inversionistas extranjeros. Aquí estaríamos compitiendo con todo el mundo, pero Panamá sigue teniendo los mismos atractivos que teníamos antes de la pandemia. Tengo entendido que el MICI y VICOMEX están trabajando fuertemente en esto, con todo y la competencia internacional al respecto.

Mejorar las condiciones de los prestatarios, tanto empresas como consumidores, a través de dejar de aplicar los acuerdos bancarios que castigan a los bancos por sus cuentas malas y prestamos atrasados, lo que les permitiría a los bancos restructurar realmente las deudas, ya que esto no se ha hecho. Esto, más que los US$1,000 millones que se les tienen apartados en caso de ser necesarios, sería fundamental para que los bancos realmente ayudaran a sus clientes y se mantengan a flote. Esto va más allá de la ley de moratoria que la Asamblea paso y el presidente sanciono. 

Arreglar el código de trabajo, aunque sea transitoriamente, de manera que empleadores y empleados se pongan de acuerdo en horas laborables y salarios, de manera que la mayor cantidad de empleos se puedan salvar en el corto plazo (ya en el día de ayer lunes paso el decreto 101 de MITRABS sobre el horario laboral que se podría recortar hasta el 50% del total). Y están introduciendo otro proyecto de Ley a la Asamblea para que el XIII de los contratos suspendidos pueda ser US$50). Les faltaría uno adicional, que fuera mas flexible para los trabajadores a tiempo parcial (esto generaría mas empleos a corto, mediano y largo plazo), no castigar los domingos ni las horas extras (para las empresas de venta al por menor), la idea seria la de crear empleo a corto plazo, mientras que la economía puede recuperarse en los próximos 6 meses después de la apertura de la economía.

Una idea interesante para las MIPYMES seria la que la Superintendencia de Valores pudiera reglamentar el uso del crowdfunding para las mismas, de manera que puedan recoger dinero en el mercado de forma barata y eficiente (de hecho ya existe una plataforma digital en Panama, más la que están en el extranjero que también se pueden utilizar), sin tener que costar lo que cuesta una emisión de valores corriente que debe ser de US$2,000,000 mínimo para que se pague. La idea es que esto se regule eficientemente, sin burocracia, pero que le permita a inversionistas y emisores el contar con una plataforma segura para esto). Tenemos que navegar hacia nuevas formas de hacer negocios, financieramente hablando, rompiendo paradigmas y haciendo el mercado de valores para democrático.

Ideas hay muchas, solo hay que analizarlas y ponerlas en práctica, dejar el miedo, pensar fuera de la caja y en el bien común. La pandemia nos trajo muchos cambios, hay que acostumbrarse a ellos, pero también hay que seguir adelante. El mundo  ha cambiado, y tenemos que adaptarnos a los mismos.