Lo más importante será el poder llevar a la economía a una normalidad, de alguna forma. Y esta normalidad empieza por el empleo.

Y es que el empleo es el principal motor de una economía, ya que si existe empleo hay empresas y también van a existir los impuestos que necesita el estado para funcionar para todos.

El empleo genera demanda de productos y servicios, con el empleo funcionan las empresas y se mueve la economía, y debemos estar claros que es la empresa privada la que debe mover la economía y no el gobierno.

Las cifras de los contratos en suspensión no pasa de 300,000 empleados. Esta es la cifra oficial. Pero realmente, ¿cuántos están desempleados? Probablemente algo así de entre 600,000 a 800,000 personas, es decir algo así como el 40% de las personas económicamente activas.

Ahora, esto no nos debe asustar per se. Por eso es que es sumamente importante el volver a hacer negocios lo más rápido que se pueda, ya que esto va generando empleo, genera riqueza, y genera impuestos. Sencillo. Adicionalmente, al estar empleados, nos aseguramos de que podemos cubrir nuestras necesidades básicas de techo, comida y trabajo.

Ahora, es obvio que muchas empresas no van a poder resistir la cuarentena. Ya los restaurantes están hablando que 1,000 de ellos no reabrirán, y si multiplicamos por 5 empleados, estamos hablando de 5,000 personas (solo les recuerdo que cada 20,000 es 1% de desempleo adicional).

Como mi estilo no es el de criticar sino proponer, seguiremos tratando de aportar cosas, unas que ya están en el tapete, y otras de mi inspiración. Veamos.

Es importante empezar por los contratos suspendidos, y es que el gobierno le conviene reactivar de alguna manera a estas 300,000 personas, lo cual le saldría mas barato que buscar mas inversiones y de allí generar empleos. Sabemos el que, pero ahora tenemos que buscar el cómo lo hacemos.

Es evidente que durante los primeros meses no tendremos la demanda pre-pandemia, por lo que no necesitaremos a todos los empleados.  Tendríamos dos opciones, la primera, que no es buena, seria la de solo emplear a los que son necesarios. La segunda, es la de contratar a todos por tiempo parcial, de manera que todos puedan cobrar algo, y se le quita presión al gobierno para estas subsidiando a los que no tienen trabajo. La idea seria la de tratar de emplear a la mayor cantidad de personas que están en contrato suspendido.

El otro tema aquí, que también implica cambios, aunque sea temporales, en el Código de Trabajo, que permita que florezca el empleo, sin menoscabar el salario, a través de la inversión privada en nuevos proyectos.

El otro tema, donde el ejecutivo ha dicho que va a hacer es el de dar dinero a las PYMES para reabrir, a través de los bancos del estado. Mi teoría es que los bancos estatales no saben de MIPYMES, y que seria mejor un ente especializado y menos burocrático, que utilice la tecnología para otorgar los prestamos y cobrarlos, y que se genere un efecto de bola de nieve con las MIPYMES.

Lo otro es que el tema del fortalecimiento del Fondo de Vivienda no es tan mala idea ya que genera una demanda adicional en las viviendas de bajo costo (que es donde existe el déficit mayor), y que van a crear un movimiento extraordinario en la economía y específicamente en el sector construcción., donde el empleo directo genera una gran cantidad de empleos indirectos.

En el mismo sector, el gobierno ha empezado o reabierto proyectos de infraestructura que se habían parado, pero más efectivo serian los mini proyectos en todo el país, con empresas nacionales y que puedan generar una gran cantidad de empleos en todo el país, activa el sector construcción en todo el país y por ende se generan pagos de impuestos y aportes a la CSS.

El gobierno puede buscar nuevas inversiones en el extranjero, pero la competencia por esto es fuerte. Todo el mundo quiere IDE. Ahora, los fundamentos de Panamá como destino de inversiones se mantienen: Economía basada en el US$, posición geográfica, Canal de Panamá, Puertos, 2 Océanos, Aeropuerto Hub, entrada terrestre a Centroamérica, etc. Por lo que podríamos vender Zona Libre, Panamá Pacífico, Ciudad del Saber, y SEM, y ahora más EMMA (empresas de manufactura). Entiendo que el VICOMEX esta buscando inversiones, desde mucho antes de la pandemia, y la aprobación de las EMMA será un punto adicional para las IDE en Panamá.

De más esta decir que estas inversiones extranjeras no serán tan rápidas que entren al país, pero si vemos a mediano plazo, para el 2021 podríamos tener un repunte en las mismas y atacar aún más el empleo. Fuera de lo anteriormente dicho, no veo otras cosas que se pudieran hacer para crecer el empleo rápidamente, y tratar de cerrar el año, de la forma más decente posible.

De modo que lo que nos queda es abrir el país lo ms rápido que se puede, y de la forma más segura posible. Y definitivamente si es posible, y los mejores resultados de esto lo obtenemos de empresas como los supermercados y farmacias, los cuales no han cerrado en ningún momento, mantienen altos estándares de bioseguridad no solo con sus empleados sino con sus clientes, y es lo que nos demuestra es que si pudiéramos abrir el país.

Queda en las empresas establecer todos los protocoles que se han diseñado previamente por el MINSA, de una manera férrea, velando por la salud económica y mental de la empresa y sus trabajadores. Este será el reto real de volver a abrir los negocios.

Evidentemente existen otros temas como lo serian el tema del transporte de los ciudadanos, que es el que pudiera exacerbar el contagio y que la forma de evitar, en lo posible esto, seria la de escalonar las entradas y salidas del personal (tal cual lo sugirió el ejecutivo), incrementar la cantidad de vagones y buses para ayudar en este tema, y seguir sugiriendo el teletrabajo como opciones para combatir la pandemia.

Por otro lado, la casa se descongestiona, especialmente en los sectores donde el hacinamiento reina, aun cuando sea por unas horas, y permite que la persona que sale a trabajar se despeje. Aquí también ayudaría que todos los positivos fueran aislados en hoteles, de manera que no contagien en sus casas y así tratar de que no se infecten más personas.

Al final, todo el resultado positivo de estas medidas va a recaer en todos los panameños, los cuales tenemos que hacer lo imposible para no contagiarnos ni contagiar a nadie más. La vida tiene que continuar, y así evitar que la gente se muera de hambre, que la economía vuelva a funcionar, pero manteniendo la salud.

Foto Agencia EFE