Economía

Covid-19

El Covid entre ricos y pobres

La pandemia ha empobrecido a cientos de millones de personas pero, al mismo tiempo, ha hecho ricos a unos pocos cientos de "Scrooges" ya súper ricos.

Redazione Aise

11/6/2020 12:49:00 PM

ROMA\ aise\ - Covid19. Según el estudio "Riding the storm" recientemente publicado por el banco suizo UBS junto con Price Waterhouse Coopers, el "consultor contable" de las grandes multinacionales, la riqueza de las 2.189 personas más ricas del mundo ha aumentado de 8.000 billones de dólares a principios de abril a 10.200 billones de dólares en julio. En menos de cuatro meses y en medio de la mayor agitación económica, social y sanitaria de la historia de la humanidad, si no contamos las dos guerras mundiales, su riqueza ha crecido más de un cuarto! Tambaleante y alucinante. Cabe señalar que el informe mostró que la riqueza mencionada era a finales de 2017 de 8,9 billones de dólares y que había disminuido considerablemente en 2019 y especialmente en los primeros meses de 2020. Luego el "tiovivo" se puso en marcha de nuevo tras la inundación de liquidez de los bancos centrales y los gobiernos.

Entre estos multimillonarios destacan los de los sectores de nuevas tecnologías, con un incremento medio del 42,5%, la salud, con un incremento del 50,3%, la tecnología de la información y, por supuesto, las ventas en línea.

Geográficamente, en China su riqueza ha aumentado un 1.146%, en Francia un 439% y en los EE.UU. un 170%.

A este respecto, la ONG internacional Oxfam estima que en el mundo los dos mil megabillonarios poseen el 60 por ciento de toda la riqueza mundial. Una riqueza mayor que los 4.560 millones de personas que poseen más de la mitad de la población mundial. Según la ONG, las 32 multinacionales más grandes del planeta aumentarán sus beneficios hasta 109.000 millones de dólares en 2020.

Según el Instituto de Estudios Políticos de los Estados Unidos, de marzo a octubre de 2020 la riqueza de 644 "patos" estadounidenses aumentó en 931.000 millones de dólares. Por ejemplo, la riqueza personal de Jeff Bezos, el director general de Amazon, ha alcanzado los 193 mil millones de dólares, un aumento del 70% en siete meses, mientras que la de Elon Musk, el propietario del imperio tecnológico de Tesla y SpaceX, ha superado los 91 mil millones con un aumento de alrededor del 273%!

En cambio, es pertinente señalar que las acciones de los cuatro principales bancos estadounidenses, JP Morgan Chase, Bank of America, Citigroup y Wells Fargo, estarían entre un 20 y un 50% por debajo de los niveles de hace 12 meses. Esto revela un grave problema con la resistencia del sistema bancario, a pesar de que las bolsas más importantes se han mantenido, muy artificialmente, en los niveles más altos de capitalización.

El FMI también está preocupado por esto. En su último informe "The world economic outlook" reconoce que Covid "ha causado una crisis económica mundial sin precedentes" y que se producirá una fenomenal recesión económica mundial en 2020. Si bien aprecia el hecho de que los bancos centrales hayan inyectado 7,5 billones de dólares de liquidez, además de 12 billones de dólares de estímulos fiscales y diversos tipos de ayuda de todos los gobiernos, el FMI teme la tendencia de la gigantesca "burbuja de la deuda", tanto la deuda soberana de los Estados como la llamada deuda corporativa de las empresas.

Evidentemente, es la más débil y la más expuesta a los costos: las decenas de millones de personas que han perdido su empleo y las numerosas PYMES en riesgo de quiebra en los llamados países avanzados. Por no mencionar los muchos países pobres y economías emergentes que se enfrentan al colapso y la bancarrota.

El aumento de la riqueza de unos pocos choca inevitablemente con el crecimiento exponencial de la pobreza en el mundo. El Banco Mundial estima que, por primera vez en veinte años, se producirá un aumento significativo de la pobreza extrema en 2020, que podría afectar al 9% de la población mundial. Como es bien sabido, la pobreza extrema se define cuando un individuo vive con menos de 1,90 dólares al día.

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), que ganó el Premio Nobel de la Paz este año, teme el riesgo de una "hambruna de proporciones bíblicas". Según la organización, 7 millones de personas han muerto de hambre este año y, si no abandonamos Covid, el número podría aumentar hasta 5 veces. Y no debería sorprender cuando afirma que el 60% de las personas que realmente sufren de hambre están en zonas de conflicto militar. Recordemos que 500 millones de personas viven en zonas desestabilizadas desde el Sahel hasta el Medio Oriente.

El Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, también advirtió de la "amenaza del hambre", en particular en muchas zonas de África, donde los cierres han tenido efectos muy negativos para los productores, distribuidores y consumidores. Por otra parte, en África, alrededor del 80% de los alimentos se producen localmente. Una condición positiva, pero sólo en tiempos de paz y estabilidad. De lo contrario, la inseguridad alimentaria, combinada con otras formas de especulación, eleva los precios. En muchos países del Sub Sahara en los últimos meses ha habido una inflación de alrededor del 15% de los precios de los alimentos básicos.

Los datos, lamentablemente, confirman las dramáticas desigualdades entre continentes, países y pueblos. Sobre todo, cuestionan a los líderes de los llamados países avanzados sobre la necesidad y la urgencia de una política mundial obediente que determine mejores convicciones de vida y paz en todas las partes del mundo. 

Por Mario Littereri* (Paolo Raimondi**)

* Subsecretario de Asuntos Económicos

** economista