En el Estadio "Da Luz" de Lisboa, sede del Benfica de Portugal, con 66.000 asientos vacíos, ayer la Atalanta de Bergamo vió “apagarse” sus sueños pero a la vez hizo historia.

Faltaron tan solo seis minutos para que estuviera en semifinales de Champions League, pero el cansancio y el desorden defensivo no permitieron frenar el talento y convicción del PSG que logró remontar, de forma asombrosa y en extremis, un partido que hasta el minuto 90 tenía perdido y que al final de la prórroga, 90+6, había conseguido ganar 2-1.

El gol, de espectacular confección, del Atalanta llegó al minuto 26 por obra de Mario Pasalic. El team italiano continuó con su habitual esquema de juego abierto, dando la pelea en la cancha, buscando reforzar el marcador frente a un PSG que lucía impreciso. 

Eso causó desgaste. En su afán de medirse tu a tu con el gigante francés de Neymar, Gasperini se consumió anticipadamente las sustituciones disponibles y en el ocaso del encuentro los “nerazzurri” estaban visiblemente agotados.  

Bastaron así 3 minutos, en tiempo de descuento, para que la alegría cambiara de bando. Marcos Aoás al minuto 90, asistido por Neymar y Choupo Moting al 90+3, asistido por Mbappé, que resucitó del banquillo, le arrancaron al Atalanta la posibilidad de colocarse entre los 4 mejores clubes de Europa y después de 25 años pusieron nuevamente al PSG en semifinales de Champions.

Tal vez los bergamascos debieron ser más mezquinos, probablemente pudieron jugar un anti futbol extremadamente defensivo para romper esquemas y blindar el marcador. Pero Gasperini y sus chicos no fueron a Champions sino para jugar y eventualmente ganar con la frente en alto.

De éste modo, pese a la derrota, felicitamos al glorioso equipo y celebramos la campaña histórica del Atalanta que en su primera participación en Champions League, logró llegar a octavos de final y perdió con honores.

Esta Atalanta ha sido sin duda una revelación, una muestra de esfuerzo y constancia en ésta difícil temporada 2019-2020. Rompió todos los records de su historia como equipo, por ende es sin duda orgullo de sus “tifosi” y objeto de admiración de todos los fanáticos del Calcio Italiano.

Felicitaciones Muchachos !!!.