No creo que nadie lo esperara, aunque era cronica de una muerte anunciada, parecía que estaría allí para siempre dando pelea, dando que hablar; en TV,  radio, prensa, muchos mundiales, muchas noticias, buenas y malas pero siempre el 10 presente y parte de la historia argentina moderna, guste o no. Personaje controversial, de amores y odios. Hoy 25 de noviembre murió Maradona en Buenos Aires Argentina a los 60 años en una casa del barrio privado San Andrés donde se recuperaba de una operación reciente de un hematoma subdural.

Allegados al DT de Gimnasia y Esgrima de La Plata confirmaron que Maradona se descompensó este mediodía y que ni la enfermera que lo acompañaba las 24 horas ni un médico que en ese momento se encontraba en la vivienda pudieron reanimarlo.

La noticia generó una fuerte repercusión en los medios.

Su figura es tan venerada en todo el mundo que hasta cuenta con una Iglesia Maradoniana, que festeja la “Navidad” cada 30 de octubre, día de su nacimiento en 1960, y es considerado un semidiós en Nápoles, club en el que salió campeón cuatro veces (dos Scudettos, una Supercopa italiana y una Copa UEFA), algo que ni antes ni después de él volvió a conseguir. Fue campeón mundial con la selección argentina en 1986, brillando como pocas veces lo consiguió ningún jugador, finalista en 1990 y campeón mundial juvenil en 1979. También fue director técnico de la selección argentina entre noviembre de 2008 y julio de 2010.

Amado u odiado, Maradona fue un divisor permanente de aguas, trazando una línea roja entre los que estaban de su lado o del otro, para temas trascendentes o nimios. Estampita, póster, tatuaje o bandera, es acaso uno de los máximos representantes de la rebeldía en el mundo y uno de los personajes más reconocidos en cualquier rincón de la tierra. El fallecido poeta uruguayo Mario Benedetti regresa con su definición a la relación entre Maradona y los milagros al sostener que el gol a los ingleses en México 1986, “con la ayuda de la mano divina es, por ahora, la única prueba fiable de la existencia de Dios”.