En el 2021 Italia celebrará el séptimo centenario de la muerte de Dante Alighieri, padre de nuestra lengua y uno de los genios absolutos de la literatura europea y mundial, que murió en Ravena el 14 de septiembre de 1321.

El pasado 5 de septiembre, el Presidente de la República Sergio Mattarella visitó la tumba del Sumo Poeta, recientemente restaurada y reabierta solemnemente para la ocasión, y luego habló en la ceremonia de apertura del año de dantesco. En 2021, el nombre de Dante resonará en todo el mundo, con eventos e iniciativas de arte y cultura que se celebrarán en Italia y en el extranjero para promover y relanzar la belleza de Italia.

Así pues, el año 2021 será una oportunidad para todos nosotros de recordar que somos hijos de este extraordinario italiano, que durante 700 años ha representado lo mejor de Italia, de su idioma, de su civilización y de su cultura, elementos que hoy más que nunca, incluso en el extranjero, constituyen el mayor vínculo entre los ciudadanos de una misma nación.

Dante Alighieri, conocido en todo el mundo gracias a su obra más famosa y difundida, la Divina Comedia, es verdaderamente un símbolo italiano, cuya identidad él mismo ayudó a conformar, siglos antes de que el proceso de unificación política la llevara a cabo en 1861. Italia como nación nació gracias a la creación de esta identidad cultural que Dante, con una visión extremadamente moderna, fue capaz de definir también como factor de futura unificación política. En el Canto Sesto del Purgatorio, con la famosa expresión "Ahi serva Italia, di dolore ostello", estigmatizó las divisiones que se apoderaron de la Península en su época, invitando a los italianos a redescubrir la unidad que una vez los hizo grandes. En palabras de Dante, la Patria está formada por las obras de todos los grandes hombres del pasado, por una herencia ideal sedimentada en siglos de historia y en las aspiraciones de un pueblo que sabe renovar esta grandeza. 

Dante, un hombre de profunda religiosidad, debe también ser celebrado por haber sido parte del proceso que da vida a una conciencia secular de la cultura italiana, tanto en el campo literario como en el político. En su dimensión de pensador político anticipó la necesidad de dividir el poder temporal del poder espiritual, desarrollando en De Monarchia una profunda reflexión sobre las relaciones entre las máximas autoridades de su tiempo, impregnadas, al mismo tiempo, de ideales universalistas que, de alguna manera, prefiguran una renovada unidad de Europa.
A tal propósito, me complace anticipar en estas páginas que en breve un Comité local de la Sociedad Dante Alighieri volverá a funcionar en Panamá, gracias a la participación activa de un grupo de conciudadanos. La Sociedad Dante Alighieri, que no por casualidad lleva el nombre del Sumo Poeta, es una institución cultural fundada en Italia en 1899 por un grupo de intelectuales dirigidos por Giosuè Carducci, cuyos comités locales trabajan para proteger y difundir la lengua y la cultura italianas en el mundo, reavivando los lazos espirituales de los compatriotas en el extranjero con su patria y alimentando entre los extranjeros el amor y el culto a la civilización italiana.

Por lo tanto, invito a nuestros connacionales, así como a todos los amantes de Italia, a seguir las actividades e iniciativas que la Embajada organizará para celebrar al Sumo Poeta -a partir de la próxima Semana de la Lengua Italiana en el Mundo y durante todo el año 2021- con la esperanza de que el Comité Panameño de Dante Alighieri se convierta en un abanderado de la cultura de nuestro país, acogiendo entre sus miembros a un gran número de compatriotas y lectores del Corriere di Panamá.