La fiesta principal de la Iglesia Católica y de las otras Iglesias cristianas celebra la resurrección de Jesús de Nazaret, que tuvo lugar el tercer día después de su muerte en la Cruz.

La fiesta cristiana de Pascua es móvil, se establece año tras año porque está correlacionada con el ciclo lunar. La Pasque está precedida por un período preparatorio de Adviento y ayuno, que dura 40 días, llamado Cuaresma, que comienza con el Domingo de Ramos.

La última semana del tiempo de Cuaresma se llama "Semana Santa", que comienza con el Domingo de Ramos.

El Jueves Santo es el día de la Última Cena de Jesús con sus Apóstoles, cuando Cristo instituyó la Eucaristía y el Sacerdocio Ministerial y dio el ejemplo del estilo de servicio a través del gesto de lavar los pies. También es el día de la traición de Judas.

El Viernes Santo es el día en que se celebra la Crucifixión y la Muerte de Jesús, es el día del duelo y en este día las campanas, que tradicionalmente llaman a los fieles a la celebración de la Eucaristía, no suenan.

El Sábado Santo es el día del descanso de Cristo en el Sepulcro. Culmina en la Vigilia Pascual, celebrada en la noche entre el sábado y el domingo de Pascua. A medianoche, las campanas anuncian la Resurrección a la gente. Es un momento de gran alegría que culmina el domingo.

Después del largo período de Cuaresma, se dan huevos de chocolate y dulces en forma de paloma. El huevo, un símbolo de vida que se renueva y un deseo de fecundidad, está conectado con el significado de la Pascua como la fiesta de la primavera y el florecimiento de la naturaleza.

En Roma, el centro del cristianismo con San Pedro, la basílica más famosa del mundo, las ceremonias de Pascua cobran vida desde el Jueves Santo hasta el Domingo de Pascua con un aura de santidad única e inimitable. Todos los ritos de Pascua en Roma son más grandes, no solo por el tamaño, sino también por las emociones que despiertan: pensemos en el Via Crucis en Roma.

Una procesión particular, en primer lugar porque el Papa participa, y luego porque tiene lugar en un lugar único en el mundo, el Coliseo, el símbolo histórico de la ciudad.