Sabía usted que…

Sicilia está formada casi en su totalidad por la isla del mismo nombre, la más grande de Italia y del Mediterráneo; el resto está formado por los archipiélagos de las Islas Eolias, Egadi y Pelagie, Ustica y Pantelleria. Sicilia puede presumir de contar con seis lugares galardonados con el título de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su importancia histórica, artística, arqueológica y natural: se trata de la Villa del Casale (1997), el Valle de los Templos (1997), las Islas Eolias (2000), las ciudades tardobarrocas del Valle de Noto (2002), Siracusa y la Necrópolis Rupestre de Pantalica (2005), el Monte Etna (2013).

Santorini es una isla volcánica, originalmente circular, con una laguna marina interior y un gran cráter, situado a unos 8 km al noreste de la costa interior, justo en medio de la laguna. El agua del mar penetró por la única vía de acceso a los puertos interiores, delimitada a los lados por dos acantilados.

Capri es una de las islas más bellas de Italia. Una pequeña joya enclavada en el Golfo de Nápoles, un lugar donde los productos y la cultura locales tradicionales están rodeados de una naturaleza impresionante.

Creta la isla de los mitos, de Teseo y Ariadna la de Dédalo e Ícaro. Al ser muy grande y rica en historia, ofrece muchos de los atractivos de otras famosas islas griegas: la lista esencial de qué ver en Creta incluye, como es fácil de esperar, museos y yacimientos arqueológicos, pero también sugerentes senderos en las verdes montañas, ciudades costeras que mezclan elementos venecianos y bizantinos, un corolario de encantadoras islas menores.

La isla de Hvar, en Croacia, es la que más días de sol tiene al año, este envidiable récord, se estima en 2724 horas de sol al año, El panorama está dominado por el complejo montañoso que se eleva en el centro de la isla, mientras que en la parte sur se extiende una fértil llanura. Al explorar el interior, se embriagará con los colores y aromas de la vegetación de la isla, que incluye zonas de macchia, pero también olivos, higueras, uvas y lavanda. Para darse un chapuzón en el mar puede elegir una de las numerosas playas que salpican la escarpada costa de Hvar.

El archipiélago de las Azores, en el océano Atlántico, está formado por 9 islas volcánicas: San Miguel, Terceira, San Jorge, Pico, Faial, Flores, Graciosa, Corvo y Santa María. Exuberantes, montañosas y salvajes (la montaña del Pico, con sus 2.351 metros, es el pico más alto de Portugal), están suavizadas por una espesa vegetación jalonada por increíbles arbustos de hortensias.

Las Azores son islas de una belleza única, un auténtico paraíso en la tierra, especialmente para los amantes de la naturaleza y de las vacaciones activas, gracias a las numerosas rutas de senderismo y actividades marinas. Delfines, tortugas y ballenas recorren las aguas circundantes, haciendo las delicias de los turistas que sistemáticamente consiguen avistarlas durante un paseo en barco.

Gozo, Malta que forma parte del archipiélago de las Islas Calipse, se puede llegar desde Malta en ferry y es un destino para los amantes del snorkel, dada la celebridad de sus fondos marinos. Cerca de la bahía de Ramla se encuentra lo que se supone que es la legendaria cueva de la ninfa Calipso, mencionada en la Odisea de Homero. La oferta turística de la isla también incluye lugares históricos y los templos de Ggantija.

Skye, Escocia. Una sucesión de valles interminables, paisajes escarpados, acantilados rocosos y cabos azotados por el viento caracterizan el majestuoso paisaje de Skye, una isla del archipiélago de las Hébridas Interiores.

Tags