El 12 de octubre de 1492 Colón descubrió las Américas. El explorador y navegante genovés Cristóbal Colón, convencido de la esfericidad de la tierra y por tanto seguro de la posibilidad de llegar a las Indias navegando hacia el oeste. El 3 de agosto de 1492, gracias al apoyo de la reina Isabel de Castilla, zarpó de Puertos Palos de la Frontera con tres carabelas, la Nina, la Pinta y la Santa María.

Con destino a las Indias. La travesía duró setenta días, con muchos problemas con la tripulación, al borde de la desesperación. El 6 de octubre estalló un motín que únicamente pudo ser dominado cuando Martín Alonso Pinzón impuso su firmeza. La inestabilidad volvió a resurgir, no obstante, cuatro días después, el 10 de octubre; pero entonces, Colón ya había tomado una decisión, que fue fundamental. El mismo día de la revuelta, Martín Alonso Pinzón propuso cambiar el rumbo, pero Colón se negó. Sin embargo, el día siguiente vio algunas bandadas de pájaros y optó por dirigirse hacia el sudoeste. Por fin, en la noche del 11 al 12 de octubre Colón afirmó haber visto una luz en la lejanía, por lo que ordenó a la tripulación que redoblase su vigilancia e incrementó los premios para el primero que avistase tierra. Y a las dos de la madrugada, Juan Rodríguez Bermejo, conocido como Rodrigo de Triana, dio la voz de "Tierra Tierra": una isla coralina del archipiélago de las Bahamas, que Colon bautizó con el nombre de San Salvador.

Colón creía haber descubierto la parte más oriental de Asia no un nuevo continente.

Cuando regresó a casa, Cristóbal Colón emprendió otros viajes y sólo en el tercer viaje se dio cuenta de que había descubierto un nuevo continente que se llamaba "América" en honor a otro navegante italiano, Américo Vespucio, que describió el territorio y vio que, por la cantidad de tierra y vegetación que pudo observar, dedujo que no podía ser un archipiélago de pequeñas islas sino un verdadero continente. Fue el primero en darse cuenta del alcance real del descubrimiento de Colón.