Tras una guerra desgastadora de 6 años que involucró gran parte del territorio europeo y asiático, la toma de Berlín conjuró la rendición del ejército alemán en todos sus frentes.

E

n la madrugada del 7 de mayo, ante los mandos estadounidenses y británicos en Reims (Francia), el general Alfred Jodl firmó el acta de rendición incondicional del ejército alemán ante los aliados. El ejército soviético, al enterarse de este hecho, demandó la capitulación de un acuerdo específico entre ellos y las tropas alemanas para evitar que las beligerancias continuaran en su frente. Esta acta se firmó un día después, el 8 de mayo, en la localidad de Karlshorst, en la ocupada Berlín.

Esto no significó el final del sufrimiento en el continente para millones de civiles, ni siquiera el final de la guerra, que continuó en Asia hasta agosto y en varios países europeos, donde se combatió hasta casi los años cincuenta. El Día de la Victoria empezó la reconstrucción de un continente devastado por el mayor conflicto de su historia, pero la paz todavía era un objetivo lejano. “Europa entera vivió durante décadas bajo la alargada sombra de los dictadores y las guerras de su pasado inmediato”

 

escribió el historiador británico Tony Judt en Posguerra de Taurus.

El final de la Segunda Guerra Mundial también representó el principio de la construcción europea. Los países vencedores habían aprendido del error del Tratado de Versalles y comprendieron que solo una Europa unida, que incluyese a Alemania, podría evitar un tercer conflicto mundial. Sobre las ruinas de Europa, en aquel desolador y a la vez esperanzador año 1945, se empezó a construir el futuro.

Panamá y la guerra

Panamá se vio involucrado en la Segunda Guerra para apoyar a Estados Unidos ya que ambos países tenían estrechas relaciones en aquel momento. Jugó un papel importante ya que sirvió de vía de transporte para los armamentos y también ofreció a los soldados un lugar donde alojarse en el camino. 

Estados Unidos preparó las tierras panameñas en caso de invasión al Canal por parte de los japoneses que merodeaban la bahía. 

Durante los años de la guerra las relaciones entre Panamá y USA tuvieron altos y bajos, pasaron dos presidentes (Arias 1940-1941 - Ricardo Adolfo 1941-1945). Panamá firmó un acuerdo de arrendamiento de tierras como sitios de defensa con Estados Unidos ampliando así el área de dominio americano en el país. El gobierno nacional estimuló el ingreso de panameños a las fuerzas armadas norteamericanas, también se le dieron mayores oportunidades a la mano de obra panameña en el trabajo en la zona canalera. En lo económico Panamá tuvo grandes ingresos durante la época de la guerra. 

A partir de noviembre de 1945 se iniciaron los pedidos de evacuación de militares americanos de las zonas de defensa.

El final de la Segunda Guerra Mundial también representó el principio de la construcción europea. Los países vencedores habían aprendido del error del Tratado de Versalles y comprendieron que solo una Europa unida, que incluyese a Alemania, podría evitar un tercer conflicto mundial. Sobre las ruinas de Europa, en aquel desolador y a la vez esperanzador año 1945, se empezó a construir el futuro.