El reloj de la estación ferroviaria central de Bolonia (centro de Italia) marca desde hace 40 años las 10.26 horas cuando el dos de agosto de 1980 una bomba estalló causando 85 muertos y 200 heridos en el que es el peor atentado de la historia italiana.

La asociación de víctimas y la instituciones volvieron a pedir que se esclarezca la verdad.

"Es necesario reafirmar el deber de la memoria, la exigencia de la plena verdad y justicia y la necesidad de un incansable trabajo de defensa de los principios de libertad y democracia", precisó el presidente de la República, Sergio Mattarella, en el mensaje con ocasión del aniversario.

Mattarella visitó hace unos días Bolonia y se encontró con la asociación de familiares de las víctimas, que siguen pidiendo que se esclarezca quienes ordenaron el atentado.

Hace meses, el fiscal general de Bolonia retomó la investigación siguiendo la pista del dinero que sirvió para organizar la masacre.

El atentado se produjo en los llamados "años de plomo", cuando el país sufrió varios actos terroristas de matiz político.