Como ya sabemos en Panamá el 3 de noviembre se celebra la independencia de Colombia,  pero poco saben que en la víspera del 3 de noviembre de 1903, la comunidad italiana tuvo participación indirecta en la gesta separatista a través del inmigrante italiano, de origen calabrés, Francesco Lo Polito

Francesco Lo Polito, quien había llegado al istmo a finales del siglo XIX, contaba, por esos años, con una cantina ubicada en el sector de Santa Ana cerca del Cerro Ancón. 

Francesco, siendo un miembro muy respetado y conocido por la comunidad italiana, de ese entonces, contaba igualmente con una caballeriza, en el patio trasero de su cantina, conformada por un número plural de carretas las cuales utilizaba y arrendaba para diferentes labores en la ciudad.

Es de saber que el General Esteban Huertas, quien se convertiría posteriormente en gestor y prócer de la independencia, decidió en horas de la madrugada dirigirse a la cantina de Francesco Lopolito, acortando camino por el restaurante Panazone de los hermanos Ciniglio, para así poder llegar más rapidamente a la cantina de Lo Polito, el cual ya estaba por cerrar, con el fin de pedirle su apoyo en la gesta separatista que estaba por iniciarse.

La solicitud del General consistía en la petición de doce carretas con sus mulas y sus cocheros para respaldar la rebelión que llevarían a cabo un grupo de panameños para su independencia.

Considerando la premura, por la llegada de las tropas colombianas al puerto de la provincia de Colón para dirigirse a la ciudad de Panamá, Francesco aceptó ayudarlo y para tal fin, ambos se dirigieron a la parte trasera de la Cantina Lopolito en donde estaban las caballerizas que él poseía. Allí se concretó el acuerdo del plan del General Huertas, buscaron los cocheros y armaron las carretas, ubicando en una de ellas al propio General Esteban Huertas, escondido, para transportarlo al cuartel General ubicado en Las Bóvedas, al igual que las otras once carretas llenas de fusiles y municiones.

Gracias a la gestión conjunta del General Esteban Huertas y Francesco Lo Polito, al llegar al cuartel general, el General se dispuso a abastecer al cuerpo de gendarmes con el armamento traído en las once carretas y poder así defender al istmo panameño de las tropas colombianas, para lograr, a las pocas horas, la independencia de Panamá.

Como datos de interés , Francesco Lo Polito, mientras vivió en Panamá, su esposa Anna María con sus hijos se mantenían en Castrovillari, Italia.
A los años llegaron a Panamá sus hijos Ulises, Vicente, Carmela y Oscar mandados a buscar por su padre mientras que los otros hijos al igual que su esposa se mantuvieron en Italia sin venir a Panamá.
Francesco, por su parte, viajaba todos los años a visitar a su esposa e hijos hasta que murió en Panamá.

Al morir Francesco Lo Polito su familia mantiene aún vivo el recuerdo de su ancestro, quien fuese pieza clave de la independencia del Istmo panameño.

 Hoy en día, sus descendientes siguen dejando huellas en Panamá como fue el caso de Claudio Lo Polito en el ámbito automovilístico y Ana María Lo Polito conocida como Ana María de Panamá, destacada actriz hoy en día radicada en México, habiendo generado muchos aplausos en recordada obras de teatros  que hicieron historia en los años 80.