Panamá, 26 abril 2020

Es un placer para mí poder hacer llegar este saludo al Corriere di Panamá y a todos sus lectores, particularmente en este período caracterizado por tantos condicionamientos en términos de interacción social y comunicación.

El nacimiento, o más bien el renacimiento de un periódico italiano en Panamá, me agrada, porque siento también, como creo muchos de ustedes, la necesidad de que nuestra comunidad encuentre un sentido de pertenencia que fortalezca los contactos y lazos entre los muchos italianos e italiano-panameños que, en diferentes épocas y circunstancias, han cruzado el océano para establecerse, temporal o permanentemente, en este país.

La nuestra es una comunidad dinámica, altamente estimada y bien integrada en la economía, sociedad y cultura panameñas. Por otro lado, la presencia italiana en el istmo se remonta al primer asentamiento colonial en el Pacífico en 1519. Desde Cristóbal Colón y los primeros comerciantes genoveses que se establecieron desde el principio en lo que ahora llamamos Panamá Viejo, pasando por los emigrantes que llegaron para la construcción del ferrocarril transoceánico y el canal, los italianos siempre han contribuido al crecimiento y desarrollo de Panamá. En el siglo XX, sin incomodar, los cuatro presidentes de la República llevaban apellido de origen italiano, me gusta recordar a los muchos compatriotas que han prosperado con su laboriosidad y su ingenio y que han establecido industrias aquí, comenzaron negocios y actividades empresariales, constituyendo un factor importante en el fortalecimiento de la amistad y colaboración entre Italia y Panamá. Finalmente, en los últimos años, hemos tenido la suerte de presenciar la llegada de una nueva y sustancial oleada de jóvenes profesionales en los sectores más diversos, que espero puedan integrarse cada vez más exitosamente en su nuevo país de adopción, sin perder los lazos con su patria. Para todos los miembros de esta comunidad ahora muy grande, la Embajada pretende ser un punto de referencia abierto y disponible, ayudando a promover y apoyar nuestra cultura, nuestra economía y, en general, el espíritu italiano que siempre debe distinguirnos en el extranjero.

Es por eso que los invito, aún más durante esta difícil emergencia de salud, a mantenerse en contacto con la Embajada a través de su sitio web y sus redes sociales: también a través de estas preciosas herramientas buscamos de valorizar lo mejor de Italia, difundiendo contenido artístico y eventos culturales, así como obviamente toda la información esencial para los compatriotas desde un punto de vista práctico y sobre los servicios de la Cancillería Consular.

Concluyo este discurso, deseándole la mejor de las suertes al Corriere di Panamá, un proyecto editorial que estoy seguro ayudará a fortalecer el espíritu de unión, diálogo y cooperación dentro de la gran comunidad italiana en Panamá.

Dr. Massimo Ambrosetti

Embajador Italiano en Panamá