Comunidad

Pasado y presente de la Juventud Italo Panameña

.

6/12/2020 9:03:31 PM



LOS ORÍGENES. 

La actividad de la comunidad italiana en Panamá data desde mediados del siglo XIX, cuando los inmigrantes italianos empezaron a organizarse para mantener vivas las tradiciones de sus padres y abuelos en estas tierras lejanas. 

La mayoría de los italianos que llegaban a suelo panameño no superaban los 25 o 30 años de edad. Esto conllevaba muchos sacrificios para aquellos que venían solos, sin familia y sin conocer el idioma. 

Con el tiempo fueron adaptándose a la inclemencia del clima y al nuevo idioma. Fueron formando sus familias y creando  núcleos de amigos en común, sin perder sus raíces.

El primer grupo de italianos que se conformó fue en 1882 con la creación de la Sociedad Italiana de Beneficencia.

La mayoría de los 37 italianos que la integraron en ese entonces, no superaban los 35 años de edad. 

Al iniciarse los trabajos de construcción en el Canal Interoceánico, entre 1904 y 1914, llegaron al istmo, según los anales de la historia, 1941 italianos de los cuales más de la mitad no eran mayores de 30 años.

Esto sustenta que los primeros líderes y gestores en enaltecer y mantener vivas las tradiciones y costumbres de la madre patria fueron en su mayoría jóvenes. 

LA EXPANSIÓN.

Con el pasar de los años la comunidad italiana creció y con ella se fortaleció también la Sociedad de Beneficencia. 

Ese crecimiento y el asentamiento de muchas jóvenes familias italianas en el interior del país, motivó el surgimiento de nuevos gremios de la comunidad italiana en otras provincias.

Lucanos en Veraguas.

A cientos de kilómetros de la capital, la provincia de Veraguas fue una de las que tuvo mayor incidencia de colonos italianos. 

Posiblemente por lo parecido de las tierras con la región de donde provenían, muchos connacionales se dedicaron a la agricultura y a la ganadería. 

Fue allí donde un grupo de italianos, oriundos  de la región de Basilicata, tuvieron la idea de resaltar sus raíces, creando  la Asociación de Lucanos en Panamá.

La iniciativa fue de los hermanos Melillo con el fin de mantener latente el intercambio cultural y comercial entre la Región Italiana y Panamá.

En la actualidad la Asociación le ha dado un gran valor a la juventud italo panameña. Llevaron a cabo, en agosto del 2019, el primer intercambio de jóvenes de descendencia lucana en Panamá.

Estos fueron recibidos, en Potenza, la capital de la Región, por el presidente  de los Lucanos del mundo y participaron en el proyecto bilateral “Turismo de las Raíces”. 

La Asociación Lucana recibe, anualmente, el apoyo de los jóvenes de la comunidad italiana de la Provincia y de la capital, para la realización del “Festival Internacional de Degustación”. Este se lleva a cabo, el mes de marzo de cada año, en Santiago de Veraguas.

La juventud italo panameña  participa de los bailes folclóricos, desfiles de trajes típicos y respalda éste evento gastronómico que se realiza a beneficio de la noble causa de la “Asociación Nacional contra el Cáncer (ANCEC) - capítulo de Veraguas”.

EL CRECIMIENTO.

Con el pasar del tiempo surgieron nuevos grupos y asociaciones en la comunidad italo panameña, que fueron enriqueciendo y sumando miembros a las actividades sociales, de difusión cultural y de fomento deportivo.  

La Asociación de Damas Italo Panameñas.

La Sociedad de Beneficencia Italiana, con el pasar de los años, fue despertando el interés en las esposas de sus miembros.

Esto trajo como resultado que en 1979, algunas damas consideraran unirse para llevar a cabo obras de índole social. 

Nació así la “Asociación de Damas Ítalo Panameñas”, que sigue activa al día de hoy y por la que han pasado distinguidas damas de la comunidad italiana.

Sus actividades han contado con el respaldo de la juventud de la comunidad Italiana, en especial, hijas y nietas, en los festivales anuales de la “Caravana de Asistencia Social”.

Por iniciativa de las Damas Ítalo Panameñas en el año 1981 y bajo la presidencia de la Sra. Carmen de Marotta se conformó un grupo folclórico italiano que participa en presentaciones privadas de la comunidad y en el “Festival de las Damas Diplomáticas”. 

El grupo, estuvo conformado en sus inicios por tres parejas, entre los que recuerdo: Roberto Mangravita, Felicetta Marotta, Paola Benzi y Arnolfo La Vitola. Siendo aún adolescentes, se logró este primer contacto semilla de la juventud ítalo panameña.

Las Asociaciones de cultura y deporte.

El amor por la cultura italiana dio paso a que surgieran en Panamá nuevos grupos que fomentaron  la música, el teatro y las artes en general. Entre ellos, surge en 1966, el “Círculo Italiano de Panamá” y más adelante, la “Sociedad Cultural Panamá-Italia”.   

En el ámbito deportivo nació el “Club Deportivo Italia” del cual salieron figuras sobresalientes del fútbol panameño. 

Ya en los años ´80 surge “Il Circolo di Studio della Lingua Italiana (CISLI)”,  integrado por egresados de los cursos de idioma italiano, en su mayoría jóvenes universitarios. 

El fin era realizar actividades culturales de índole teatral, musical y de las artes en general, para difundir la lengua itálica.

Entre los precursores de esta gran hazaña podemos mencionar a  Giovanni Stagnaro, Carmela de Cuestas y Graciela Mojica.

La Asociación de Jóvenes Ítalo panameños

La actividad de la comunidad italiana siguió creciendo y en especial modo la de sus jóvenes.

En 1985 un grupo de éstos, deseosos de difundir las tradiciones oriundas entre sus coetáneos ítalo panameños, promovió una reunión formal en la sede de la Sociedad Italiana. Para ese entonces estaba ubicada en el sector de Parque Lefebvre de la capital.

La convocatoria contó con más de 50 participantes y allí se cristalizó la conformación de la “Asociación de Jóvenes Ítalo panameños”.

Ésta agrupación surge con el objetivo de fomentar y transmitir las tradiciones y la cultura italiana a los jóvenes integrantes.

La primera junta directiva fue presidida por Arnolfo La Vitola, acompañado por Felicetta Marotta, Carla Iovane, Leonardo De Pace, Gina Francolini y Carlo Marotta. 

La Junta, con el fin de hacer la presentación oficial de la Asociación y divulgar los planes de acción, llevó a cabo una reunión con el presidente de la Sociedad Italiana de Beneficencia, en ese entonces el Sr Romano Francolini. Así mismo fue recibida por el entonces Embajador de Italia, el Dr. Giovanni Vicente Mareri. 

Las primeras actividades de ésta fueron de índole social, para apoyar económicamente a la escuela “República de Italia” y a la “Sociedad Italiana de Beneficencia”. 

El grupo tenía entre otros propósitos,  integrar al mayor número de jóvenes descendientes de inmigrantes italianos y mantener vivas y divulgar las tradiciones de sus ancestros.

Desarrolló actividades en conjunto con “Il Circolo di Studio della Lingua Italiana (CISLI) “. Se destaca el baile de máscaras que deleitó al público con sus máscaras y disfraces y lo remontaron a las vivencias del famoso Carnaval de Venecia

Las actividades poco a poco se fueron incrementando. El número de jóvenes que se sumaban a la asociación crecía. Muchos habían estado al margen por desconocimiento o por no sentirse en pasado identificados. 

Se unieron jóvenes ítalo panameños de diferentes estratos sociales, de diferentes credos y orígenes. Lográndose así el cometido principal, que era fortalecer y unir al mayor número de jóvenes de ascendencia italiana de la ciudad de Panamá, sin importar sus diferencias sociales. 

El Primer festival juvenil folklórico.

Gracias a ese empuje y con el apoyo de la “Sociedad Italiana de Beneficencia”, de la “Asociación de Damas Ítalo Panameñas” y de muchas personas de origen italiano, se logró  el 28 de junio de 1986 llevar a cabo un evento que consagraría a la Asociación y que dio mucho de qué hablar en Panamá.

“El Primer festival juvenil folklórico”, con la presentación inaugural del grupo folclórico de la Asociación, dirigido por Francesco Dalessandri y conformado por Giovanni  Scollo, Felicetta Marotta, Gabriel Pérez Matteo, Eugenia Pérez Cataruzzo, Evelia Marotta, Marilena Alessandria, Guido Grisolia, Josefina Buglione, Maria Buglione y Leonardo De Pacce.

Así mismo la presentación de 17 jóvenes de la comunidad italiana desfilando los trajes típicos representativos de las regiones de Italia, de donde provenían sus padres o abuelos, con una coreografía netamente folclórica que muchos aún recuerdan y que fue noticia en los medios por su originalidad.

Este evento contó con el respaldo de Juan Manuel Cappellera y de la recordada Sra.  Eugenia Cataruzzo de Perez la cual fue motivadora para el grupo participando activamente de las reuniones y actividades.

Entre las jóvenes debutantes de este primer festival estuvieron: María Teresa Alessandria, Giovanna Pacce, Nina Iovane, Sonia Iovane, Gina Mangravita, Josefina  Buglione, Gina Francolini, Anna Maria La Vitola, Rosaida Calvosa, Rosa María Stabile, Pierangelli Cozzarelli, Thais Barboni,  Lucia Stabile, Carmen Pérez Matteo , Lourdes Iglesias Martino, Antonella Spirito, Monica Epifanio.

Fue elegida como la primera Reina del Festival, la joven Anna María La Vitola.

En 1987, a petición de la comunidad italiana se realizó la segunda edición del exitoso evento, con un nuevo grupo de jóvenes debutantes, siendo elegida como Reina del Festival, en esa ocasión, la joven Inés Grisolia.   

Ese año, la comunidad italiana, tuvo una candidata a Reina del Carnaval de la ciudad de Panamá. Fue la joven Angela Stagnaro, quien quedó elegida como primera princesa del carnaval.

La Asociación igualmente conformó un equipo de fútbol entre con la participación de los jóvenes Orlando Bonvini, Paolo Sanfilippo, Vicente Yaniccelli, Luigi Alessandria, Nino Mangravita , Rafael Bruno, Giuseppe Cassino, entre otros.

El ocaso de la “Asociación de Jóvenes Ítalo panameños”.

En 1988 se conformó una nueva junta directiva presidida por Umberto Marrone. Lamentablemente la situación política del país, sometido al régimen militar de ese entonces, hizo imposible la continuidad de la Asociación que quedó archivada en la historia de nuestra comunidad ítalo panameña.

El legado de dicha Asociación.

No obstante el cese de sus actividades, no se puede pasar por alto, que en dicha Asociación surgieron varias parejas que hoy en día son reconocidas familias de nuestra comunidad italiana, tales como Josefina Buglione y Vicente Yaniccelli, Maria Carla Spirito y Luigi Alessandria, Rosa María Stabile y Giuseppe Cassino.

Igualmente no podríamos dejar de mencionar a otros miembros que igualmente fueron motor activo de las actividades, como Maru Pérez Cataruzzo, Rafael Cozzarelli, Tiziana Minghelli, Carmen Mangravita, Paola Benzi, Julio Alessandria, Teresa Iovane, Lucia Mangravita y Maritza Oranges.

Luego de casi 30 años los ex integrantes de la Asociación, son hoy en día hombres y mujeres profesionales. Parte integrante de la sociedad de Panamá, reconocidos muchos de ellos en el ámbito artístico, económico, bancario y empresarial del País.

UN NUEVO AMANECER

Los años pasaron y la historia se repite. Hace 2 años, nuevamente un grupo de jóvenes esta vez liderizados por Andrea Melillo, Alfonso Moreno Vaccaro, Jean Carlos Borace, Norberto Testa y Angelo Marino, se acercaron a la Sociedad Italiana proponer la idea de conformar la “gioventù della societá”.

La juventud es sinónimo de fuerza y el respeto y la admiración por la cultura italiana corre por nuestras venas, fueron las palabras del joven Norberto Testa en la primera reunión que se sostuvo.

La reacción de la Junta Directiva aceptó unánimemente la idea y propuso a Aldo Stagnaro y Arnolfo La Vitola, como asesores y representantes de los jóvenes ante la Sociedad Italiana.

El grupo se conformó  rápidamente teniendo como primeros integrantes  a Jean Carlos Laguna Borace, Patrizia Scocca, Gabriella Scocca, Andrea Melillo, Giovanni Borace, Angelo Marino, Alessandra Luongo, Maurizio Cannizzaro, Norberto Testa y Sarangel Pugliese.

Se coordinaron las reuniones semanales en la Sociedad Italiana y se fueron creando los  diferentes comités. Las primeras  actividades se empezaron a realizar a mediados del año pasado.

Tuvo lugar “L´Aperitivo Culturale” y la “Festa della Donna”. En ambos eventos  lo recaudado fue destinado para causas benéficas de algunas ONG. Una labor loable y muy meritoria de la nueva generación de jóvenes.

 Visión de futuro.

En la actualidad ya el grupo está integrado por más de 100 jóvenes que, siguiendo sus propias directrices y los lineamientos de la Sociedad Italiana, están brindando apoyo e integrándose en todas las actividades de la ésta última.

Han participado activamente en la fiesta del 2 de junio, en la fiesta de Navidad y en conferencias y charlas llevadas a cabo en la Sociedad italiana con el apreciado apoyo de su Directora la Sra. María Patricia Ramos.

Igualmente hacen un llamado a todos los jóvenes de ascendencia italiana a que  formen  parte de esa asociación, sin importar su lugar de nacimiento, su credo o su status social. Los interesados pueden comunicarse a los teléfonos o por medio de las redes, de la Sociedad Italiana.

 

El común denominador entre la nueva juventud italiana y su antigua predecesora, es la finalidad de estrechar los lazos de amistad de todos los integrantes y mantener vivas las raíces de sus ancestros y las tradiciones dictadas de generación en generación.

 

Estamos seguros, que al igual que lo hizo la primera agrupación hace 30 años, la nueva juventud ítalo panameña dejará el nombre de Italia y de Panamá muy en alto. 

Dará mucho de qué hablar y de allí ciertamente surgirán los futuros socios y directivos de nuestra Sociedad Italiana de Beneficencia.