En Panamá con el pasar de los años, la comunidad italo panameña, ha sido generadora de grandes hombres y mujeres que han hecho de sus nombres leyendas en el mercado local en las artes, deportes, política y la moda no se ha quedado atrás.

Con una vasta experiencia académica internacional y con varios idiomas en su expertise, italiano, inglés, español y francés ,la convirtieron en una profesional de alto perfil para los negocios y la moda.

Se desenvolvió profesionalmente iniciándose en la Banca en los Estados Unidos y luego en Panamá, posteriormente asumió un nuevo rol como gerente de marca de la firma Chanel. De allí pasó a Polo Ralph Lauren como encargada para América Latina para luego asumir la responsabilidad de directora de fragancias de la firma Pierre Cardin debiendo cambiar su residencia a Paris.

Ya en Francia durante los años 80 decide regresar a Panamá a trabajar para la firma Paco Rabanne encargándose nuevamente de toda América Latina.

En esos años en Panamá decide asumir un nuevo reto y se asocia con algunos amigos para abrir el restaurante "El Pavo Real" innovando así el concepto de bar - restaurante en Panamá.

En 1985 en un viaje a Miami comienza su amor por la costura y la moda. Pasión que realmente nace a sus 14 años cuando se confeccionó ella misma su primera prenda de vestir.

Con la apertura de su taller de costura en la calle Uruguay se dedica inicialmente a la confección de sweters tejidos siendo sus amigas sus primeras clientes. La demanda creció y su pasión se cristalizó en la confección de vestidos de noches así como también en vestidos para las debutantes del Club Unión de esos años, que ella misma confeccionaba, cocía y entallaba. Una trilogía del arte difícil para muchos pero qué Laura magistralmente supo lograr a la perfección.

Poco a poco se fue involucrando también en la confección de bisutería fina llegando a producir más de 100 piezas únicas en perlas y piedras preciosas para muchas damas de nuestra sociedad.

En 1987, presentó su primera colección en Moda Euforia, un evento organizado por Marie Claire de Bueno en el Teatro Nacional

Cómo diseñadora siempre aclaro que el diseñador hace prendas para vender, ella en cambio confecciona prendas a la medida para sus clientes.

Por su ardua labor en el sector fue galardonada y reconocida en el año 2006 en el evento panameño “Días de Moda“ evento en el cual se consagró como diseñadora con el premio a la mejor colección de alta costura del año 2006 titulada “Mi colección feliz”.

Dado el éxito alcanzado en el evento, la Revista dominical SIETE del periódico nacional Panamá América, le hizo entrega de un merecido reconocimiento por sus 25 años de trayectoria en la alta costura panameña también durante el año 2006.

En el arte de la moda en Panamá podríamos destacar igualmente a las diseñadoras de ascendencia italiana Regina y Giovanna Carbone y a la italiana Patrizia de Paganis Colapinto, relacionista de modas con más de 15 años en Panamá quien trabajo para Vogue Italia y quien cuenta con una firma de relaciones publicas para representar a diseñadores a nivel internacional.

Una vez más hacemos eco que la influencia italiana en el país se identifica en todas las facetas del arte y la cultura y Laura Zerbinati es ejemplo viviente de esta realidad.