Durante los años 40, 50 y 60 llegaron para quedarse italianos de las regiones de Calabria y Basilicata.

Italia ha sido uno de los países europeos que más inmigrantes ha generado en diferentes partes del mundo dejando vestigios de grandes colonias italianas esparcidas, en particular, en todo el continente americano y Panamá no fue la excepción. En su momento, por motivos diversos, un número significativo de italianos, procedentes, en su mayoría, del sur de Italia, arribaron al Istmo en busca de un futuro mejor y a conseguir el sueño americano.  

Estos grupos de italianos procedentes la mayoría de la región de la Calabria y de la Basilicata, zonas meramente agrícolas muy similares en su entorno geográfico, en su gastronomía, en su música y en su gente, optaron por una nueva vida en Panamá.  






Estas regiones al igual que muchas otras de toda Italia se vieron afectadas económicamente en la época de la post guerra y sus ciudadanos optaron por emigrar.  



Esta situación trajo consigo el éxodo de grandes masas de connacionales a países tales como: Estados Unidos, Canadá, Venezuela, Argentina, entre otros, así como también hacia Panama.



La inmigración de importantes grupos de italianos a Panamá se dieron entre los años 40 y 50. Posteriormente llegaron otros grupo de inmigrantes, la mayoría vinculados a los que habían llegado con anterioridad, al Istmo entre los años 50 y 60.  



Según una investigación recabada en la región de Calabria, en particular de la provincia de Cosenza, la mayor afluencia  de inmigrantes provinieron de localidades  como 

Castrovillari, Morano, Cassano, Scalea,  Sibari, Spezzano, Santa Domenica Talao,

entre otros.  De lo cuales resaltan muchos de los apellidos que hoy en día conocemos y que ya superan las cinco generaciones de presencia en Panamá tales como  los

Grisolia, Rotondaro, Martino, Averza, Bonifatti, Lo Polito, La Vitola, De Luca, Donato, Carbone, Russo, Stabile , Calvosa, Cappelli , Pacce, Cava, DAnello,  Schettini, Caropresso, Feoli, De Marco, Varcasia, Marrone , Donadio, Borace, Amato, Alessandria , Pugliese , Bloise, Pecorini, Rizzo, Macrini

, por mencionar algunos.  



De la región de Basilicata específicamente de las provincias de Potenza y Matera la mayor afluencia se generó de localidades como

Moliterno, Viggiano, Potenza, Maratea, Acquafredda, Policoro, Castelmezzano.

Estos grupos de connacionales al igual que los calabreses formaron grandes núcleos familiares entre los que podemos mencionar: a los

Viggiano, Buglione, Colamarco, Mangravita, Cerabona, Gaudiano, Melillo, Lagruta, Lafratta, Pataro, Latorraca, Esposito, Ditrani, Calvo, Balvo, Germino, Matteo, Maglione, Cozzi, Mazzeo, Lapadula, Spina, Petrocelli,  Graziadei

, entre otros muchos .



Estos dos grupos de italianos se asentaron en Panamá adaptándose rápidamente.  Sin olvidar sus raíces se agruparon para mantenerse unidos y activos en diferentes sectores de la capital y el interior del país.  



Los calabreses, por su parte, se ubicaron en la ciudad capital de Vista Hermosa a la que muchos denominaron “el barrio de los italianos” en su gran mayoría de la localidad de Castrovillari. En ese sector se instalaron familias numerosas, padres, hermanos, primos y tíos logrando una comunidad que mantuvo sus raíces y las tradiciones de sus ancestros dando como resultado que los apellidos en las mayorías de las nuevas familias que surgían fueran los mismos como por ejemplo:

los Donadio Gugliotti, los Martino Cardone, los Pugliese Donadio, los Macrini Medaglia, los Stabile Russo, los De Pacce Russo, los Russo Pugliese, los Calvosa Donadio, los Padula, los La Vitola Martino, los Matteo Donadio, los Silvestri Pugliese, los Rampolla Guanti, los Donadio Medaglia, los De Luca Gugliotti, los Marrone Lopretto, los Lo Polito Torcchia,

igual otras muchas familias de la región calabresa convivieron en el mismo sector como los

Tirone, los Romagnoli, los Bloise, los Cargiulo, los Lamboglia, los Esposito, los Pico, los Famiglietti, los Rotondaro, los Vecchio, los Vigna, los Latorraca, los Borace, los de Mare, los Aronne, los Vigna,

entre otros.







De esa gran comunidad se heredó una rica cultura gastronómica propia del sur de Italia a través de algunas damas de origen calabrés que allí residieron cómo: por

Elena Gugliotti de Donadio, Rossina Martino de Gugliotti , Maria Medaglia de Macrini, Teresina Pugliese de Silvestri, Maria Cardone de Martino, Ida Donadio de Medaglia y Lucia Pugliese de Russo

fueron ejemplo de ese legado.



Como aporte a ese legado en 1990 Teresa Martino de La Vitola, descendiente del barrio de los italianos, siendo

presidenta de la Asociación de las Damas Ítalo Panameñas,

llevó a cabo la publicación del

primer libro de recetas italianas

en donde muchas damas aportaron como elaborar sus especialidades calabresas.  Siendo hoy en día populares platos culinarios de la mesa panameña. 



 

De Vista Hermosa quedan muy pocos vestigios del barrio de los italianos, convertida en la actualidad en un área comercial en donde solo quedan los recuerdos de uno los primeros asentamientos italianos del periodo post guerra de la ciudad de Panamá.



En cuanto a los lucanos (italianos procedentes de la región de la Basilicata) al igual que los calabreses se radicaron en el país dándose a conocer por su trabajo y dotando a Panamá de hombres y mujeres profesionales en el entorno económico del país.



Ya por los años 80 un grupo de lucanos, radicado en la provincia de Veraguas, decidieron agruparse y crear una

Asociación de Lucanos en Panamá.

Por iniciativa de la familia Melillo con el apoyo de los demás lucanos en el país, formalizándose el 5 de enero del 2011 con su primera junta directiva conformada por

 Vincenzina Melillo

como presidenta estando acompañada por un selecto grupo de  lucanos:

Nunzio Buglione, Vincenzo Mangravita, Filomena Latorraca

,

Evelia de Melillo, Mario Esposito y Jose Palermo.

Para tal fecha se contó con la presencia en Panamá de

Luigi Scaleone, Pietro Simonetti y Angela Latorraca

, en representación de los lucanos del mundo, el

Embajador de Italia en Panamá

,de ese entonces, el dr

Placido Vigo

, el Presidente  de la Soc Italiana el sr.

Arnolfo La Vitola,

y la periodista de la RAI

Bestrice Volpe

acto que fue llevado a cabo en la

Sociedad Italiana de Beneficencia.

La Asociación se dio a conocer no solo a nivel nacional e internacional.  Su presidenta

Vincencina Melillo

fue partícipe de la Conferencia Mundial de las mujeres lucanas del mundo en Asunción, Paraguay entre el 24 y 26 de abril del 2012.  



 



Los lucanos se sienten orgullosos hoy en día de su Asociación y celebran cada 22 de mayo como la fecha establecida como el día de los Lucanos en el mundo. Orgullosos de sus raíces cuentan con un famoso dicho muy conocido

“Dove c’e un lucano la Basilicata fiorisce“ (Donde hay un Lucano, la Basilicata florece).







 





La Asociación estableció sus objetivos para mantener vivas sus tradiciones y el vínculo con la región de sus ancestros, entre los que podemos mencionar :



- Honrar y enaltecer la memoria de sus ancestros oriundos de la Región Basilicata (Italia) y a todos los ciudadanos y/o descendientes de inmigrantes de la región Basilicata, residentes en Panamá.



- Estrechar lazos de amistad con la región Basilicata y propiciar todo tipo de intercambio, incluso con instituciones similares en el resto del mundo.



- Motivar, incentivar y contribuir a la enseñanza del idioma italiano.



- Promover, mantener y difundir entre los asociados, costumbres e idiosincrasia de la región Basilicata.



- Gestión y promoción de becas de estudio destinada a jóvenes descendientes de inmigrantes Lucanos.



- Crear y mantener un registro de ciudadanos y descendientes de Lucanos.



- Establecer comunicación y vínculos con organismos oficiales y comunas Lucanas, que posibiliten la obtención de información en forma rápida y eficiente.



- Promover y mantener vivo el idioma italiano entre sus asociados y las nuevas generaciones.



En la actualidad su

junta directiva

está conformada por

Domenico Melillo como presidente acompañado por Vincenzo Mangravita , Vincenzina de Melillo , Giovanni Cerabona, Emilo Latorraca , Antonio Buglione y Evelia de Melillo.



 

La Asociación entre sus eventos trajo como invitado a Panamá al reconocido arquitecto

Michele Graziadei

para ofrecer conferencias sobre

Matera que en el año 2019 fue reconocida como la capital europea de la cultura.  



 

Igualmente llevó a cabo en agosto del 2019 una visita con descendientes lucanos de Panamá a Potenza al presidente de los lucanos del mundo

Carmine Cicala

con motivo del proyecto bilateral de

Turismo de las Raíces.

 



La Asociación realiza un evento muy importante por el cual se ha dado a conocer a nivel nacional y se trata de la

Feria Internacional de Degustación,

que se realiza en Santiago de Veraguas, y ofrece gastronomía y folklore de la región de la Basilicata a beneficio de ANCEC (Asociación  Nacional contra el Cáncer, capítulo de Veraguas) a toda la comunidad panameña en general.



Esta actividad fue la visión y sueño del Dr. Domenico Melillo el cual en conjunto con su familia han logrado del evento anual una tradición gracias a su continua e incansable labor. 



Finalizo, no sin antes honrar a todos los italianos que llegaron de otras regiones de Italia, del norte al sur con igual importancia y relevancia histórica a la que calabreses y lucanos aportaron a Panamá: cultura y gastronomía como regalo a esta gran nación. 



Quiero igualmente agradecer a las damas una de origen calabrés y otra de origen lucano por sus aportes a este artículo:

Teresa Martino de La Vitola y Vincenzina Melillo.