El Comité Presidencial del Consejo General de Italianos en el Extranjero se reunió ayer por videoconferencia, a la que también asistió el subsecretario de Asuntos Exteriores, Ricardo Merlo, conectado desde su oficina a la Farnesina.

Los subsecretarios de área Silvana Mangione, Giuseppe Maggio, Mariano Gazzola y Rodolfo Ricci participaron en el trabajo, presidido por el Secretario General de CGIE Michele Schiavone; los directores Eleonora Medda, Rita Blasioli Costa, Gianluca Lodetti, presidentes y vicepresidentes de las comisiones temáticas, Giangi Cretti (Información y Comunicación), Andrea Mantione (Seguridad, Protección Social y de Salud), Fabrizio Benvignati (Derechos Civiles, Políticos y de Participación), Fernando Marzo (Presidente de Lengua y Cultura); En Collevecchio (Promoción del Sistema de País en el Extranjero), Manfredi Nulli (Conferencia Permanente de Estado, Regiones, Provincias Autónomas), Silvia Alciati (Nuevas Migraciones y Nuevas Generaciones) y el Secretario Ejecutivo Marco Nobile.

La reunión, informa una nota del subsecretario, comenzó con el agradecimiento de todos los miembros del Consejo al subsecretario Merlo por su intenso trabajo y su constante dedicación en el seguimiento de los diversos temas relacionados con los italianos en el extranjero, con en particular, en este momento, el tema de las repatriaciones de nuestros compatriotas bloqueados en el extranjero debido a la emergencia del coronavirus. Las felicitaciones también fueron unánimes hacia la Farnesina por la operación que permitió la liberación y el regreso a la casa de la joven compañera de trabajo milanesa, Silvia Romano.

Merlo, continúa la nota, agradeció enormemente la participación de los presidentes de las siete comisiones temáticas que hicieron una contribución importante, exponiendo todo el trabajo que están llevando a cabo.
Entre los temas tratados durante la larga y participativa conferencia, los criterios y métodos de desembolso de fondos extraordinarios para compatriotas en el extranjero en dificultades, cinco millones de euros asignados por el gobierno con el decreto de Cura Italia solo para estar aún más cerca de los italianos en el mundo en el momento del virus.

Merlo aclaró que ese dinero también puede y, sobre todo, servir para celebrar acuerdos con las estructuras ya presentes en los territorios y ha garantizado la claridad en la elección de los criterios para asignar los fondos. Además, expresó su deseo de involucrar a las instituciones italianas tanto como sea posible en este proceso.

En cuanto a los vuelos de regreso, se informaron los números de vuelo (Italia es el país europeo con el mayor número de retornos, ya que trajo a casa alrededor del 90% de sus ciudadanos atrapados en el extranjero), y explicó que la Farnesina, entre el 10 de marzo y el 12 de mayo garantizó más de 740 operaciones que permitieron el regreso de aproximadamente 80 mil compatriotas de 117 países diferentes.

Finalmente, se ha elaborado una lista de países en los que aún es necesario movilizar nuestra diplomacia para que nuestros compatriotas puedan regresar a casa lo antes posible.

Durante la reunión, el tema de 150 millones destinados a la internacionalización y el patrocinio de Made in Italy y el peso que las realidades locales (desde Comites y CGIE hasta asociaciones y patronatos) se discutieron en este proceso difundir la "marca italiana", haciendo que nuestro sistema de país sea más eficiente.

En este sentido, Schiavone también recordó el importante acuerdo firmado el 18 de enero entre CGIE y Enit, que en esta etapa será aún más decisivo para garantizar un servicio concreto para promover el turismo en Italia.

El subsecretario Merlo, que escuchó con gran atención los estímulos, las objeciones y las ideas de todos, aseguró que continuará a la vanguardia en la defensa de los intereses de los italianos en el mundo, se ha comprometido a encontrar las respuestas necesarias para resolver algunas de las preguntas planteadas por el Comité Presidencial y, concluye la nota, ha renovado su disponibilidad para el debate con la CGIE.