Es de hecho, uno de los idiomas más fáciles de aprender y con los años, ha ido tomando fuerza. Cada vez más personas deciden estudiarlo a nivel mundial, y de hecho, el idioma italiano ya es considerado como la 4ta lengua más estudiado en el mundo.

Siendo Italia uno de los países más bellos y culturales del mundo, con una riqueza histórica inigualable que nos envuelve en su atmosfera y nos hace soñar con ciudades tales como Florencia, Nápoles, Roma y Venecia, hace imprescindible a muchos conocer lo básico del idioma de Dante. 

Por ende, ese vaivén del romanticismo italiano también ha impactado en el istmo panameño, lo cual ha provocado, a través de los años, el interés de grandes y chicos por aprender esta bella lengua.

Por años, profesores independientes incursionaron en dar clases privadas o bien a grupos pequeños por sus propios medios sin ninguna certificación solo con el fin de transmitir sus conocimientos a los interesados. No obstante, en 1980 la Embajada de Italia contacta a Carmela Lafratta de Cuestas con el fin de proponerle dirigir los cursos de italiano que se dictaban allí por una profesora italiana que dejaba el cargo.

La visión de los cursos era ofrecer la posibilidad de enseñar la lengua a los descendientes de italianos y mantener los lazos culturales con Panamá para los cientos de panameños interesados en aprender el idioma. 

Carmela de Cuestas contaba con un elevado conocimiento de la lengua italiana y poseía un título universitario.  En su haber contaba con los folletos con que había estudiado en la Universidad para Extranjeros de Perugia Italia los cuales los adaptó para los cursos ya que en un principio, no se contaba con un programa de estudio ni textos o materiales didácticos, solamente se apoyaban en una gramática  básica.

Al irse incrementando la población estudiantil se tuvo que pedir el apoyo de otra profesora, Giovanna Ferrari de Sousa, la cual trabajó por algunos años en la enseñanza del idioma con Carmela de Cuestas antes de regresarse a Italia.   

El interés por la lengua y la cultura italiana siguió creciendo. Se constituyó un círculo de lectura, se programaron y dictaron cursos de conversación y cultura, se empezó a crear una pequeña biblioteca y se decidió también prescindir de los libros de textos provenientes de Italia por las dificultades de envío y costos que generaban y se decidió escribir y redactar los propios textos, adecuándolos al nivel de los estudiantes. Este último proyecto se cumplió en pocos meses y los libros se siguieron usando por años con las debidas actualizaciones y recomendaciones dadas por Carmela de Cuestas.

La población de los cursos continuó en aumento y se hizo contacto con otras instituciones culturales italianas de la región, con la Sociedad Dante Alighieri y con algunas escuelas italianas en el exterior para así poder participar en los congresos y encuentros de la Federación de Escuelas Italianas de América.

Carmela de Cuestas, por su parte, participó en varios cursos de capacitación y actualización docente en Italia, precisamente en la Universidad para Extranjeros de Perugia, en Colombia y Venezuela, que le ayudaron muchísimo con la didáctica en la enseñanza del italiano a extranjeros dándole mayor valor a los cursos que se daban en Panamá. 

En 1989 por iniciativa conjunta de Carmela de Cuestas, de los estudiantes y de los ex integrantes de los cursos se crea “la Academia Italiana”, con el fin de integrar, a los ya existentes cursos de italiano, cursos de cocina, de teatro, y eventos culturales, conformándose con tres profesoras y una secretaria en primera instancia en un área acondicionada cerca de las en ese entonces nuevas instalaciones de la Embajada de Italia en Altos del Golf y posteriormente en un local arrendado más acorde a las necesidades de los cursos por factor espacio.

Posteriormente al equipo se incorporó Graciela Mojica García de Paredes como profesora. La Academia duró 10 años y en 1999 cierra definitivamente sus puertas.

Al cerrar la Academia Italiana, y necesitando continuación en los cursos del idioma la Sociedad Italiana de Beneficencia fue la mejor opción como instalación para seguir, se dio la aprobación por parte de la JD de turno y se reiniciaron los cursos en la nueva ubicación por parte de Carmela de Cuestas, Graciela Mojica y un número reducido de profesoras para darle seguimiento a los diferentes niveles ya existentes.  

Al poco tiempo Carmela de Cuestas se retira, ya que se traslada con su familia a la provincia de Chiriquí, por lo que Graciela Mojica queda a cargo como directora de los cursos en la Sociedad Italiana. Como dato de importancia Carmela Lafratta de Cuestas fue reconocida por el Gobierno Italiano con la condecoración de “Cavvaliere della Solidarieta” así como también un reconocimiento de la región de la Basilicata a nivel internacional.

Graciela Mojica, fué egresada del Instituto Enrico Fermi y con 15 años de experiencia en docencia igualmente en la misma institución, se graduó además en Historia del Arte de la Universidad Italiana para extranjeros, de Perugia. Como directora de los cursos de la Sociedad Italiana puso su alma y corazón por impulsar el idioma italiano destacándose dentro de la comunidad y la población estudiantil de los cursos. 
“La professoressa”, como se le conocía, hizo famosa en sus clases la frase “La vita e piu bella parlando italiano”, la cual se convirtió en el lema de los cursos.  

Gracias a su personalidad y su profundo apego a la lengua inició una cruzada para impulsar los cursos que la llevaron a promoverlos en programas educativos de Canal 5, así como en artículos plasmados en diferentes medios escritos.

Los años siguieron pasando y los cursos se fueron perfeccionando a través de textos más especializados y acordes para una población estudiantil más exigente lo cual trajo consigo que el profesorado seleccionado estuviese mejor preparado con formación académica en Italia.   

Por las aulas de la Sociedad Italiana pasaron profesores de un alto valor académico y humano tales como Rossana Bastiani, Maria Gabriella Pelosato, Gianna Cerracchio, Emilia Vignoli, Simona Cecamore, Marina Leccese así como también Gabriel Valencia, Ralton Villar, Katya Cano y Melissa Quiros.
Han pasado niños, adolescentes y adultos; profesionales como ministros, directores de entidades, embajadores, miembros de la policía nacional y profesionales en general que han sido parte del estudiantado. 


Igual se han ofrecido cursos especiales de italiano a la policía nacional y personal del Senan y Senafront que estuvieron en servicio para la Jornada Mundial de la Juventud en el 2019. También se les han dado cursos especiales a los estudiantes becados por el Ministerio de Cultura para su formación en el Conversatorio Santa Cecilia de Roma.


Los cursos han tenido una población, por períodos, superior a los 100 estudiantes. En la actualidad la población de estudiantes ha crecido lo cual ha provocado que se distribuyan en 11 grupos, habiendo horario matutino, nocturno y sabatino.


En la actualidad, a los socios e hijos de socios de la Sociedad Italiana se le ofrece un 10% de descuento sobre el costo del curso.

Luego de la desaparición física de la querida Graciela Mojica, queda encargada en el año 2016 como Coordinadora, Melissa Quiros, arquitecta con una maestría en restauración del Politécnico de Milan. Ha trabajado como interprete y fue la encargada de la elaboración del material didáctico para la oficina de la UNESCO de Mantova, Italia en 2012-2013.
Actualmente continua como interprete y traductora oficial en Panamá, y obtuvo un postgrado en docencia superior en el 2010. Para ampliar sus conocimientos de docencia ha realizado cursos de Didáctica del italiano por la universidad para extranjeros de Siena en el 2017 y cursos de facilitador para el examen CILS por la universidad para extranjeros de Siena.

Por ende, los cursos de italiano estuvieron y están actualmente en las mejores manos de la docencia ítalo-panameña.

Este crecimiento y valorización de los cursos dio como resultado que los mismos fuesen reconocidos por el Ministerio de Relaciones Exteriores Italiano dentro del marco de la Sociedad Italiana y fuesen considerados sede del Consorcio de Universidades ITALICON que promueven la lengua italiana a través del e-learning. 

La temática original de la profesora Carmela Lafratta de Cuestas se mantuvo en cuanto a complementar los cursos de italiano con cursos de cocina con la inclusión en la actualidad de cursos de pintura. 

Por su parte la profesora Graciela Mojica logro imponer los cursos de conversación lo cual implicaba salir de los predios de la Sociedad Italiana a cenar pizzas o pastas con los estudiantes de los cursos para practicar el idioma de una manera más casual y menos didáctico.


Hoy en día los cursos de italiano han sido considerados para la preparación de los exámenes de admisión de universidades italianas y para aplicar a la obtención de la ciudadanía italiana a través de la aprobación del curso del idioma. De esta manera están avalados en la actualidad por la Universidad para extranjeros de Siena.

Igualmente, desde el año 2019 la Sociedad Italiana fue reconocida como el centro oficial del examen CILS (Certificación de italiano como lengua extranjera) que es el examen oficial reconocido por el Gobierno Italiano.

En el futuro se complementarán los cursos de español para italianos, los cursos de conversación, para niños, la metodología virtual y los cursos privados fuera de las instalaciones serán algunas de las nuevas modalidades que a través del equipo docente se estarán trabajando para el aprendizaje.   

Me despido no sin antes agradecer a Carmela de Cuestas y a Melissa Quiros por la información suministrada con la cual pude llevar a cabo la redacción de este artículo sobre la historia de los cursos. Y aprovecho para exhortarlos en considerar en aprender el idioma de da Vinci, Botticelli y Michelangelo. Los interesados pueden llamar a la Sociedad Italiana o seguirla en Instagram para mayor detalle de costos, matrículas, así como los diferentes niveles y horarios de los cursos.