Su misión principal es asistir a los más necesitados sin distinción de procedencia o religión. La Orden de Malta defiende la dignidad del ser humano. Con el lema “Tuitio Fidei et Obsequium Pauperum: testimonio y defensa de la fe y asistencia a los enfermos y necesitados” nace esta Orden religiosa laica que se remonta al año 1048 y que se mantiene fiel a estos principios que inspiraron su fundación.

 La Soberana y Militar Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, de Rodas y de Malta, su nombre completo, es neutral, imparcial y apolítica. Desde 1113 fue reconocida por el Papa Pascual II y está ligada a la Santa Sede pero al mismo tiempo es independiente como ente propio de Derecho Internacional, la Soberana Orden de Malta mantiene relaciones bilaterales con más de 120 Estados y con varias organizaciones multinacionales, así como una misión permanente de observación ante Naciones Unidas. Está presente en 120 países y actúa a través de 11 Prioratos, 48 Asociaciones nacionales, 133 misiones diplomáticas, 1 organización de ayuda internacional y 33 cuerpos nacionales de voluntarios, así como numerosos hospitales, centros médicos y fundaciones especializadas. No tiene ningún objetivo económico o político y no depende de ningún otro Estado o gobierno.

 La Orden de Malta en Panamá

 En Panamá las relaciones con la Soberana Orden de Malta iniciaron el 2 de agosto de 1948 mediante Protocolo suscrito en Roma.

Panamá cuenta con una misión diplomática de la Soberana Orden de Malta a cargo de su embajador el Su Excelencia Señor Lupo del Bono y con la Asociación Panameña de los Caballeros de la Orden de Malta cuyo presidente es Vittorio de Sanctis de Ferrari

Existen numerosos Convenios a lo largo de los años entre la Orden y Panamá. Siempre con el propósito de establecer bases de colaboración para desarrollar acciones de cooperación social, humanitaria y de salud.

Su presidente nos comenta “Durante el año 2020, la Asociación Panameña de la Orden de Malta y la Embajada de la Orden de Malta Panamá, realizaron donaciones y giras de ayuda social y médica a comunidades rurales y a personas en estado de pobreza y pobreza extrema, gracias a los aportes de cada uno de los caballeros de la Orden de Malta, empresas, organzaciones internacionales y personas con espíritu de servicio a los mas necesitados y olvidados de la sociedad”

“El 2020, exigió un esfuerzo adicional con la situación de emergencia de salud nacional a causa del Covid-19; y la asociacion se enfoco principalmente en la entrega de alimentos, equipos médicos, medicamentos, máquinas de coser y materiales para confeccionar mascarillas, y enseres de primera necesidad, con el fin de que superáramos juntos esta crisis mundial económica y de salud” continuó el presidente De Sanctis.

Gracias a los diferentes programas fueron beneficiadas 24.200 personas directa e indirectamente que recibieron alimentos, medicinas, equipos médicos, artículos de aseo personal, equipo hospitalario y ropa nueva.

El plan para el año en curso continúa incansable con el programa Alimenta al Prójimo en comedores comunitarios y hospicios, con giras médicas en El Darién y la recepción de 16 contenedores de ayuda humanitaria para hospitales, hospicios, casas y hogares de niños, niñas y adolescentes en riesgo social.