Julio Croci deja la Argentina y también la presidencia de Feditalia, la federación que agrupa a las asociaciones italianas del país sudamericano. Trasladado a Panamá por motivos de trabajo - trabaja para la Organización Internacional para las Migraciones - Croci decidió a regañadientes dejar la dirección de la "gran casa de las asociaciones". En un mensaje en facebook, el ahora ex presidente agradeció a todos los que le apoyaron en el cargo, a la comunidad italiana de Necochea y a la Faca Argentina por el afecto que le mostraron, y le deseó un buen trabajo a la Junta Directiva de Feditalia.
Croci subraya, por lo tanto, la importancia de trabajar con "un espíritu de solidaridad e igualdad", siempre "en equipo", haciendo "autocrítica si es necesario", persiguiendo "los valores y el amor por nuestras raíces", prohibiendo "el individualismo y el autoritarismo".
Recuerda a Luigi Pallaro - a quien dirige un "eterno homenaje" - y a Karin Orlandi, fallecida repentinamente hace unos días, Croci agradece a todos los presidentes que le precedieron y dirige un agradecimiento "especial" por su "continuo apoyo" a Darío Signorini, Leonardo De Simone e Irma Rizzuti.
"He estado participando en las actividades de la comunidad durante más de 20 años; mucho de lo que soy, incluso en el trabajo, lo he aprendido de las personas que he conocido a lo largo de este camino", escribió Croci. "He dedicado tiempo, pasión y trabajo a la comunidad y siempre estaré agradecido por lo que la comunidad me ha dado. Tanto como pueda colaborar de nuevo, cuente siempre conmigo. ¡Un gran abrazo!".