Comunidad

El CGIE hace un balance y mira hacia el futuro

La pandemia también ha cambiado la acción del Consejo General de los Italianos en el Extranjero, que se prepara para celebrar su primera asamblea plenaria en línea, el lunes 28 a partir de las 3pm.

Redazione Aise

9/25/2020 12:52:00 PM

Meses de trabajo intenso, en el territorio y en la red, en apoyo de los compatriotas bloqueados en el extranjero o más trivialmente encerrados en casa, sin poder salir, siempre en contacto con la Farnesina y su Unidad de Crisis, consulados y embajadas, sin olvidar el seguimiento del trabajo en el Parlamento.
Este nombramiento será el primero de una serie que continuará en las próximas semanas con reuniones "temáticas" con interlocutores institucionales y no institucionales.
El invitado de honor, o mejor dicho, definitivamente esperado, es el Ministro de Asuntos Exteriores Luigi Di Maio, que por ley es también el Presidente de la Cgie, que el lunes se reunirá, aunque virtualmente, por primera vez con los consejeros.
Una oportunidad para iniciar un diálogo sobre la labor del Cgie, antes, durante y después de la pandemia, y sobre las políticas del Gobierno en las mismas tres fases. Con la mirada puesta en el futuro, también a la luz del resultado del referéndum.
Temas anticipados hoy por el Secretario General Michele Schiavone, en una conferencia de prensa en línea, junto con los Secretarios Adjuntos Silvana Mangione y Rodolfo Ricci.
Ellos, como todos los consejeros, están ahora en casa en todas las plataformas en línea, que para los CGIE fueron un lugar de encuentro y confrontación, pero sobre todo de acción durante la pandemia, en apoyo de los compatriotas.
En este "plenario" especial, explicó Schiavone, "informaremos de lo que se ha hecho en estos siete meses, durante los cuales el CGIE no ha parado nunca". Después del 28, "tendremos varias citas con ministros, viceministros y subsecretarios no sólo de la Farnesina, para discutir y actualizar algunas de las intervenciones del programa de gobierno con respecto a las comunidades italianas en el extranjero".
Al principio de la emergencia, todas las energías se concentraron en el regreso de los compatriotas varados en el extranjero: "Cgie, Comités, asociaciones se han movilizado" en constante contacto con la Unidad de Crisis y su director general Stefano Verrecchia quien, recordó Schiavone, "durante 4 años fue secretario ejecutivo de Cgie, por lo que conoce muy bien nuestras comunidades y nuestras historias". Algunos comités "han llegado a organizar vuelos", mientras que "constante" fue "el diálogo con embajadas y consulados".
Una vez finalizada esa fase, "nos dedicamos a recaudar fondos para enviarlos tanto a Italia como a nuestras comunidades. Schiavone subrayó que, en el mismo período, con el Comité Presidencial, participó en las audiencias parlamentarias tanto para la bicameral sobre las cuestiones de los italianos en el extranjero como para el examen de los diversos decretos (Cura Italia, Rilancio, Semplificazioni) "consiguiendo instar a los Maeci a que asignaran fondos adicionales para ayudar a los necesitados fuera de la UE, pero también a las categorías más débiles de Europa, pienso en los que no cumplían con la seguridad social, por ejemplo.
En cuanto al futuro, "ahora tendremos que trabajar para superar el estancamiento y hacer frente a las importantes novedades en materia de representación producidas por el resultado del referéndum", pero también debatir "cómo remodelar el sistema para adaptarlo a los nuevos instrumentos de digitalización, racionalizar los procesos administrativos en la red diplomática consular, en las relaciones con otros ministerios y tratar de canalizar este nuevo "sentimiento" de comunidad en la promoción económica, cultural y lingüística, pero también deportiva del país y contribuir a su "reconstrucción"". Hay muchos desafíos que Cgie "no quiere evitar": esto se discutirá el lunes con Di Maio que "asumió el cargo hace más de un año y que estará con nosotros por primera vez". En esta reunión del Consejo, el Consejo General "se ha enfrentado a 4 ministros de asuntos exteriores y con cada cambio hemos reajustado nuestro trabajo siguiendo las instrucciones del gobierno".
Los puntos de partida serán la representación, el voto en el extranjero, la actualización del Aire, el trabajo y la asistencia, pero también el próximo financiero, la participación en el pacto de exportación, así como en la presidencia italiana del G20 del próximo año, una "oportunidad a aprovechar", así como el año de Dante o el centenario del Enit, con el que el Cgie firmó en febrero "un acuerdo y un convenio para lo que la Farnesina llama el turismo de retorno que utilizaremos a partir del próximo año", como sucederá para el convenio con el Museo de la emigración de Génova.
Si la epidemia lo permite, por supuesto. Porque el virus sigue ahí, las víctimas y las cuestiones críticas también, como recordó la Secretaria Adjunta para los países anglófonos fuera de la UE, Silvana Mangione, quien desde Nueva York citó las dramáticas cifras de la epidemia en los EE.UU. y Sudáfrica, sin olvidar la "generosa respuesta" de las comunidades en la gestión de la crisis así como la confrontación diaria con el Sistema Italiano, que ha coordinado esta acción evitando la duplicación.
Situaciones complicadas, por lo tanto, que también dificultaron la votación, recordó Mangione, quien por un lado elogió la labor de los consulados en los Estados Unidos -y la de Nueva York en particular, que actuó como coleccionista de los paquetes del país- y por otro criticó "la profunda falta de información, cuando no engañosa, dado que el mismo mensaje martillado por la Rai Italia creó una enorme confusión porque también mencionaba las fechas de la votación en Italia".
Un voto presentado, sin embargo, que tendrá importantes consecuencias en la representación en el extranjero y en los territorios: "para los países anglófonos fuera de la UE en la próxima legislatura pedimos que la nueva ley electoral mantenga el artículo 6, párrafo 2 de la Ley 459, que el número de senadores sea el mismo para todos (es decir, uno por división - ed) y que los diputados se atribuyan según los miembros del Aire. También pedimos la cancelación de la norma que permite a los residentes de Italia presentarse a elecciones en el extranjero".
Mangione se convirtió entonces en el portavoz del malestar de los organismos gestores que se enfrentan a la nueva circular de la DG Country System, "sobre la que no se solicitó la opinión del Cgie, dada en cambio en el texto anterior, el de noviembre de 2019". Circular que, para los organismos de Australia, el Canadá y los Estados Unidos, y Sudáfrica, tiene "ideas innovadoras interesantes", pero que "debe completarse y perfeccionarse" en algunos puntos, como "el calendario para la asignación de fondos, la definición de los requisitos para la inscripción de nuevos solicitantes de contribuciones para proyectos en los registros consulares", podríamos entonces crear "un portal de la DGSP para facilitar la finalización de las cuestiones de contabilidad" y "elaborar un vademécum de derechos y deberes de los dirigentes escolares que se convierten en figuras de enorme importancia". Por último, hay que reflexionar sobre el hecho de que "la emergencia de la calamidad hace imposible la recaudación de fondos, dado que en la circular se pide una participación del 20% en todas las iniciativas" y que se podría haber escuchado a los órganos de gestión: "muchos se sienten "humanamente" heridos por la labor que han realizado con gran abnegación durante años" durante los cuales "han acumulado suficiente experiencia para ser consultados".
El subsecretario de nombramientos del gobierno, Rodolfo Ricci, señaló la contribución "de las asociaciones y el mecenazgo que durante la emergencia han seguido funcionando, para prestar servicios a las comunidades". Una "parte de la capacidad del país en el extranjero que sabe "mantenerse" ante la emergencia", que, también según Ricci, producirá nuevas salidas.
Por lo tanto, en el futuro el número de italianos en el extranjero aumentará aún más: para representarlos, dada la victoria del "sí" al referéndum, habrá menos parlamentarios. Un resultado que "me ha sorprendido parcialmente", dijo Ricci, que esperaba la victoria del "sí" pero con porcentajes diferentes. "Estamos en una coyuntura histórica, que debe ser abordada de manera franca y abierta" porque "es una cuestión que no sólo concierne a Cgie, sino que, al menos debería, a toda la política e instituciones del país, que no pueden pretender nada como lo hicieron en el pasado".
Una reforma de la ley electoral es inmediatamente necesaria, por supuesto: "tenemos que entender cómo garantizarán la proporcionalidad entre las distribuciones con respecto a los números de los compatriotas", comentó Ricci. "Espero que dentro del Cgie no caigamos en la trampa de los conflictos internos: los que querían esta reforma deben hacerse cargo de la solución. No puede ser el Cgie quien resuelva el asunto, la política debe hacerlo. Seis millones de compatriotas de paso no pueden estar representados en una "reserva" tan pequeña, es necesario "restablecer una proporción de representación" pensando quizás en "candidatos italianos en el extranjero en los colegios nacionales" y mientras tanto pedir "mayores prerrogativas para el Consejo General".
Un cuadro que, para Schiavone, estaría incompleto sin un Ministro para los italianos en el mundo: dado que habrá menos parlamentarios, "la figura de enlace podría ser de nuevo un Ministro, que se convertiría en imprescindible para seguir los aspectos que nos preocupan".
La nueva geografía de la representación también incluiría la Bicameral, recordó Mangione: "fue en noviembre de 2017 cuando el CGIE aprobó las propuestas de reforma de los Comités y del Consejo General; la crisis de la covidencia demostró que nuestra labor había sido de largo alcance porque los Comités se habían convertido en defensores de los derechos locales, en antenas en el territorio y en centros de información; mientras que el CGIE se ha convertido en un órgano auxiliar de facto del Estado, como demuestra el diálogo constante con la Farnesina"; por lo tanto, "con un mínimo de mantenimiento posterior al corte las dos propuestas deberían convertirse en el primer punto del orden del día de la Bicameral".
Cgie hablará con Di Maio el lunes sobre todo esto: "nuestro presidente se presentará finalmente a todos nosotros los asesores", comentó Schiavone, en esta "primera discusión" en la que queremos "hacer un balance de las políticas de la Farnesina para los italianos en el extranjero, dialogando, centrándonos en las necesidades de los italianos en Sudáfrica, Túnez y Marruecos, o las de aquellos que han estado tratando de regresar durante meses y sólo pueden hacerlo con triangulaciones internacionales de vuelos; o, de nuevo, las de las escuelas en el extranjero". Fue Di Maio y el gobierno del que forma parte los que tomaron estas decisiones y por lo tanto es útil escucharlo. Una confrontación franca y serena para comprender el destino de las políticas para nuestras comunidades, que son cada vez más numerosas".

Tags